Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

sábado, 21 de mayo de 2022
10.1 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Para pararme en el centro de mi vida

- Publicidad -
- Publicidad -

La instructora Margarita Buriano dictará un curso de meditación de nivel inicial, desde agosto y hasta noviembre inclusive, en Laprida 81, donde funciona su espacio, Aguas serenas.

Comenzará el sábado 17, de 15 a 16.30 horas. En adelante, las clases serán los sábados en ese horario (teórico-prácticas), y los lunes y viernes de 19.15 a 20.15 (estos encuentros, donde se practicará la meditación, serán opcionales, el que pueda concurrirá el lunes, el que pueda el viernes, o ambos días).

El costo es de 1.500 pesos por mes, más 500 en concepto de matrícula. A quienes cumplan con un porcentaje de asistencia del 75 por ciento, se les entregará un certificado al final del curso.

“La idea es ofrecer la posibilidad de comprender la meditación desde la visión de los yoguis que seguían la doctrina del raja yoga”, resumió Buriano en entrevista con este diario.

 

PONERME A SALVO DE LAS OSCILACIONES

La meditación no es una actividad exclusivamente placentera, como algunos creen…

-Hay que diferenciar el estado de placer momentáneo que puede brindar una actividad recreativa, y el entusiasmo y sensación de éxtasis que produce, del estado de paz que provoca la meditación. A veces estamos demasiado excitados, y de inmediato caemos en la profunda tristeza y la angustia. Es porque volamos demasiado alto, o tuvimos muchas expectativas con algo, y luego se nos vino abajo todo. La meditación no tiene que ver con esas oscilaciones, sino con un estado de calma y de reflexión sobre uno mismo. (Esas oscilaciones se producen por falta de sincronización interior, que conduce a una suerte de disociación del ser. Es cuando nuestro corazón nos dicta una cosa, nuestra mente piensa otra y nuestro cuerpo hace otra. Podemos pasar años viviendo así, presas de la ansiedad, el miedo, el apuro, la desconcentración, sin siquiera buscar la unión y la armonía interna, alertó Buriano.)  Es (la meditación) un estado integrado e integral, en el que tenemos conciencia de los aspectos que se están produciendo en nosotros en todo momento. La observación del todo, que podamos desengancharnos emocionalmente de determinados estados y engancharnos nuevamente con la calma, constituyen la búsqueda del yoga. 

 

GESTIONAR LA ENERGÍA EN TODOS SUS ASPECTOS

¿Interviene la respiración?

-Claro. Cuando estamos asustados, la respiración cambia y nos agitamos, porque buscamos defendernos. Eso sería en lo cotidiano, lo que nos sucede cuando una situación externa nos altera la respiración, por miedo o violencia. Por eso buscamos herramientas para reconectar con nuestra respiración. Dentro del curso se trata de llegar a la gente con conocimientos que pueda aplicar en el día a día. Porque hay una brecha que superar, quizá alguien aprende a meditar pero regresa a la casa y vuelve a ser un violento.

 

Por eso el desafío es aplicar ese nuevo conocimiento cotidianamente.

-Ahí está. Hay ejercicios, hay herramientas, están los ocho pasos del yoga. Principios, sería la palabra exacta, que nos van a posibilitar manejar mejor nuestra energía. Los primeros dos pasos son ciento por ciento para el día a día, en los siguientes seis se puede ir avanzando recién después de obtener un dominio de los iniciales. De la gestión de la energía, de eso se trata. En todos sus aspectos: el físico, el mental, el afectivo y emocional, el intelectual/mente. Y poro el otro lado está la voluntad, que es lo que mueve la energía.

 

SINCERARSE CON UNO MISMO

“Es importante el compromiso. No tiene sentido incorporar estas herramientas si uno no las va a usar en la vida de uno. Hay gente que ha seguido conectada; depende de la capacidad que cada quien tenga de sincerarse consigo mismo y de entender que estos instrumentos se adquieren para trabajar en serio”, aseveró la instructora.

El raja yoga avanza hasta “la postura de meditación, la retirada de los sentidos, tener una mirada todo el tiempo introspectiva, de que todo pasa por mi centro, por la observación de uno mismo. Es llevar la energía hacia uno y desde allí canalizarla hacia afuera”, resumió Buriano. Algo que, como todo, comienza por el primer paso.

“Quizá muchos genios que descubrieron grandes inventos llegaban a estados de meditación elevadísimos de modo inconsciente. Este yoga, el raja yoga, el que estudia la mente, tiene que ver con tomar conciencia de esa concentración que puede lograr tu mente para desarrollar cualquier actividad”, completó.

Chino Castro

 

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img