Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

martes, 01 de junio de 2021
13.6 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Para el pueblo lo que es del pueblo, un libro que nos faltaba

Germán Reguero reconstruye los orígenes del Anarquismo local.

- Publicidad -
- Publicidad -

Amado, Sotelo, Scalise y Vallespir son algunos de los apellidos que Germán Reguero rescata del olvido en Hijos del pueblo, volumen que reconstruye los orígenes del anarquismo en Bolívar y su protagonismo sindical. El volumen se centra en el período 1918-1922, momento de auge en la ciudad de la Federación General de Trabajadores, y desde allí traza la huella de lucha de una serie de militantes sociales desconocidos por la gran mayoría de nuestra comunidad, sobre los que poco y nada se ha escrito.

“Hijos del pueblo es el resultado de una extensa investigación sobre la historia del movimiento obrero orientado por el anarquismo en Bolívar. Los invito a descubrir un pasado desconocido de nuestra ciudad”, invita desde su Facebook Reguero, que actualmente también es uno de los referentes de la Agrupación “Rodolfo Walsh” de la izquierda local.

- Publicidad -

¿Qué encontraremos en el libro?

– Iba a ser mi tesis de Licenciatura en Historia, en la Universidad La Plata, y se transformó en este volumen que cuenta la historia de la Federación General de Trabajadores de Bolívar, orientada por los anarquistas. Abarca desde 1918 a 1922, la época más rica en luchas, organización y actividad cultural de la Federación, que de todos modos se extiende hasta el ’26, ’27, y desaparece.

Este trabajo es la historia de los sindicatos que organizaron los militantes anarquistas. Pero no sólo eso, porque lo pongo en un contexto político local: en ese momento gobernaban los radicales, habían ganado la primera intendencia acá, y estaban las diferentes variantes de militantes obreros: socialistas, los sindicatos autónomos, como se les llamaba en la época. Hablo de la fundación del Partido Socialista en Bolívar, voy un poco hacia atrás y un poco hacia adelante de esos años. 

“Miguel Vallespir fue el referente más conocido e importante”

¿Con qué apellidos daremos? Esos militantes ya no están entre nosotros, pero sí sus descendientes y sus historias…

– Eso fue todo un tema. Encontrar documentación sobre la Federación fue todo un problema. Hubo que hacer un trabajo de detective muy grande. No pude hallar su archivo, volantes, sus libros de actas, el libro de actas de la biblioteca que tenían. Sólo encontré en el Archivo Histórico local su periódico, que se llamaba Unión y Cultura, un nombre hermoso para un emprendimiento así. Editaron treinta y cuatro números, de los cuales se conservan catorce. Ese fue el disparador. Pero el inconveniente es que muchos escribían con seudónimo, para preservar su identidad. Sacaba un documento y firmaban El secretario, por ejemplo. O empleaban un seudónimo. Así que reconstruir todo eso fue difícil. Pero así y todo estructuré una lista con unos treinta nombres, más o menos, que aparecen al final del libro. Allí podremos dar con apellidos como Amado, Sotelo, Scalise y Vallespir, que para mí fue el referente más conocido e importante de la Federación. Miguel Vallespir, que emigra de Bolívar a Coronel Suárez por diferentes situaciones internas dentro de la Federación y complicaciones de trabajo. En esa ciudad muere muy joven. 

La obra es de realización independiente o autogestivo, no tuvo apoyo del estado ni de ninguna editorial. La investigación estuvo a cargo de Reguero. Colaboraron su compañera, Aldana Lora, en narración y diversos trámites relativos al registro de la obra, y también Miguel Ángel Francisco en el acabado final de Hijos del pueblo. El diseño y los aspectos gráficos estuvieron a cargo de Juan Cristian Vicente. La cubierta es en color rojo, con tipografía en blanco y negro y tres puños en alto como imagen de portada.

A fines de esta semana Reguero comenzará a distribuir la obra entre quienes la adquirieron en la preventa, a 400 pesos, que sigue abierta. Los interesados/as deben comunicarse con el autor a través del teléfono que figura en el flyer acerca del volumen que posteó estos días en su cuenta de Facebook. “Han encargado varios, así que estamos muy contentos”, comentó el escritor en diálogo el sábado con el programa radial Fuga de Tortugas, que se replica aquí. Desde la semana que viene, también estará disponible en la vidriería “El Turco”, de calle Quintana entre Las Heras y General Paz, y en el kiosco “Buenas ondas”, ubicado en la vereda de la terminal de ómnibus.

Próximamente, además, será presentado en la biblioteca “María Alcira Cabrera”, de Falucho 780, en un encuentro abierto regido por el protocolo sanitario vigente en la ciudad para los espectáculos y reuniones culturales en espacios cerrados. “Habrá sólo veintiséis lugares disponibles, y no tenemos una fecha definida pero queremos que sea pronto, porque quizá el otoño se venga muy duro en cuanto a medidas restrictivas por la pandemia”, señaló finalmente el investigador.

Chino Castro

spot_img
spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img