Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

lunes, 28 de noviembre de 2022
26.8 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Pacho no descarta la unidad radical, ni que ‘Bali’ sea el candidato del oficialismo

A fondo con alguien que proyecta ser intendente y lo dice sin ambages.

- Publicidad -
- Publicidad -

De Ibarra al mundo, César Pacho va en un Renault Clío, un autito-banderín de la política vernácula desde que Axel Kicillof se alzó con la gobernación provincial tras recorrer cada pueblito bonaerense a bordo de un coche de ese modelo, que era propiedad de su gran amigo y mano derecha ‘Carli’ Bianco y que terminó su gira mágica nada misteriosa arrumbado en una playa de estacionamiento cerca de la Legislatura. César recuerda que lo compró antes, y que básicamente lo usa para lo mismo: hacer política, recorrer, estar en todas partes en modo sol, darse a conocer. Su modelo de campaña es el de otro peronista, ‘Bali’ Bucca, que en los albores de 2011 se lanzó a la aventura de visitar hasta al último vecino del partido, en el marco de aquellas incansables caminatas del optimismo por las que, al principio, casi nadie daba un peso, y que lo llevaron más lejos que a ninguno.

A contramano del formato clásico de esperar a último momento para jugar el naipe propio, hace varios meses que el contador admite, en público y en privado, que quiere ser intendente y que lo intentará ni bien se dé la coyuntura. Y confía en que los planetas se alineen ya, porque está convencido de que en la carrera por la Intendencia, al radicalismo, o al frente que lo contenga, le tocará el embalaje. Su ‘dibujo’ de campaña, y en eso también se emparenta con Bucca, contiene tres ejes: no criticar, proponer y mostrarse dinámico, ejecutivo y campechano, a lo que agrega un elementos-apuesta: “el involucramiento de los comunes para cambiar la sociedad”. Lo constructivo por sobre lo destructivo. Mientras todos se ‘matan’ él sonríe, mira fijo y escucha, hiperkinético pero aún con pausa; es su plan, cuando tenga que empezar a ‘morder’ ya se verá. Pacho se considera lo nuevo, pero subraya, porque ya le costó una jaqueca, que no reclama salir a tirar los ‘viejos’ por las ventanas.

Claro que se cuida de autoimponerse, vale decir que sólo será precandidato a intendente si Evolución Radical, la corriente interna de la que es referente local, lo elige para ello. Pero avisa que no hay que descartar la unidad en la siempre internista UCR y aliados, al tiempo que da a entender que eso sería lo más productivo para salir a la lid contra un oficialismo al que ve desconchado y que, según asevera, casi temerariamente, es capaz de presentar como aspirante al sillón de la Belgrano a un viejo conocido: Eduardo Luján Bucca.

Juan Carlos Morán ya se habría lanzado como precandidato a intendente. Como militante radical, ¿qué opinión te merece que vuelva a intentarlo?

-Me parece bien que todas las voces estén representadas. Él representa a un grupo importante de personas, es un militante político que trabaja hace mucho, y si decidió eso creo que está bien.

En 2019 perdió contra Pisano por una cifra obesa de votos, curiosamente en una comunidad de fuerte raigambre radical. ¿Se hizo una autocrítica interna sobre eso, o, al menos, cuál es tu lectura?

-Yo no tengo la verdad, que siempre es relativa: creo que comete errores no forzados. Fue un número uno, pero hoy carece de eficacia por cuestiones sobre las que tendrá que hacer su autocrítica con su grupo. Seguramente han hecho mal muchas cosas. Observo algunas: estoy en un medio chico, no puedo andar criticando al otro, sino proponiendo, que es lo que hago a diario. La cohesión de los votantes se plasmará cuando adviertan una propuesta sólida y que nos incluya a todos.

¿Considerás que sus críticas y su modo de ejercer la oposición contra el oficialismo y en particular Marcos Pisano fueron excesivos?

-Yo creo que hay cosas que ha hecho mal, en cuanto a sus críticas a Pisano pero también a la coalición interna. Y uno tiene que hacerse cargo de lo que hace y dice, porque después todo queda a la vista: tenés una elección PASO con un resultado, y después hubo un retroceso grande en votos a nivel colación interna, lo que significa que no podés coordinar o cohesionar el espacio opositor, ya no sos el referente.

Es evidente que muchos radicales fueron a votar en contra suya, que hubo un castigo propiciado desde adentro del espacio teóricamente propio. De otro modo no se explican semejantes números.

-Exactamente. El ruido es ‘no acompañó el radical’. Bueno, pero también hay que ver por qué pasó. ¿Por qué un radical votó por Pisano? Hay que analizarlo. Yo no soy un juez, pero sí te garantizo que hay muchas cosas que no han hecho bien.

Al igual que él, vos ya estás lanzado a la carrera por la intendencia en 2023.

-Yo ya te he dicho abiertamente, y vuelvo a decirlo, que quiero ser candidato, pero también te digo que no soy el único posible. Si aparece alguien nuevo, que genera un refresh, estaré firme y no me importa si no es del espacio en el que participo. 

Lo que podés asegurar es que Evolución presentará un precandidato, pero no te arrogás ese lugar, lo vas a ocupar si te eligen, y si no, acompañarás.

-Exacto. Para tener una elección distinta, tenemos que hacer las cosas de otro modo. Evolución propone un trabajo colectivo: primero, escuchémonos, sentémonos a una mesa y busquemos los puntos de encuentro, que son muchos. Yo hablo con todas las líneas, o con la mayoría, incluso de todos los partidos, y todos queremos que Bolívar luzca limpio, que los caminos rurales estén mejor, que haya más seguridad.

¿Y hay disposición de todas las líneas de sentarse a consensuar?

-Es un ejercicio, yo lo estoy proponiendo. Yo trabajo por algo distinto, que no sea la persona, sino primero sentarnos a evaluar propuestas que nos convengan a todos.

Es decir que no habría que descartar la unidad del espacio opositor.

-Yo no lo descarto, no tengo dudas de que hay que agotar las instancias de diálogo y buscar los puntos de encuentro. Como ocurrió durante la pandemia, en las famosas reuniones en el CRUB: funcionarios del gobierno convocaban a toda la comunidad, representada en dirigentes de instituciones y referentes sociales y políticos, e íbamos a escuchar. Eso es lo que nos falta como sociedad, en todas partes: escuchar al más idóneo, que no siempre pasa; a veces se escucha al amigo o al allegado del que tiene el conocimiento sobre el tema, que no siempre te da el mejor asesoramiento.

Otro que estaría interesado en competir es Nicolás Morán, el sobrino de Juan Carlos pero que ahora transitaría otra vertiente política. ¿Cómo lo ves?

-Me parece un buen cuadro. Un chico que ha tenido cuatro años de Concejo, un buen cuadro para debatir y por qué no en algún momento ser candidato a intendente. Como Emilia Palomino (la concejal sería la aspirante por el errequismo).

Hay otro nombre en danza, aunque él habría dicho que no: Luciano Carballo Laveglia. Claro que si es Juan Morán el candidato, Luciano no tendría lugar.

-Pero si no es Morán, Laveglia por qué no. Trabajan juntos, Luciano pegó el saltó del simonismo al moranismo, y podría ser. Bienvenido. Somos todos militantes, todas las voces deben estar representadas, y la sociedad, en una PASO, definirá.

De las figuras en danza, es el que más experiencia tiene: fue secretario de Obras Públicas, de Gobierno, concejal en varios períodos.

-Sí, tiene todo un camino recorrido, de muchos años, pero los tiempos han cambiado y la sociedad pide caras nuevas, con ideas nuevas. Los chicos hablan en otro idioma: hablan de ecología, o ambiente sustentable, tienen otras ideas. Es difícil para todos los espacios políticos. Nos cuesta convocarlos, no creen en la política, no quieren hablar con políticos, se sienten usados. Creo que tenemos la responsabilidad de darle seriedad a la palabra política, que es lo que trabajo diariamente.

“Altas chances”, pero “no si vamos divididos”

¿Qué chances ves de recuperar el municipio?

-Altas. Si hacemos las cosas bien, en línea con lo que te vengo diciendo, de sentarnos, de que no me voy a llevar la pelota si no soy yo.

No si van divididos.

-Si vamos divididos no veo chances. Creo que los trapos se lavan dentro de casa, como me enseñó mi abuela de chico. Tenemos que hacer un esfuerzo todas las líneas del espacio opositor, y ser responsables. Marcos Pisano está haciendo muchas cosas mal, y muchas bien también, pero tenemos que ser responsables. La única forma en que podemos ser expectativa para la sociedad es presentando una propuesta, sin personalizar en Pisano sino proponiendo algo mejor.

¿Qué está haciendo mal Pisano?

-Bolívar está muy sucio; los caminos rurales han mejorado algo, han tomado alguna decisión pero pasaron mal muchos años, este deterioro era evitable; si tenés una comisión vial con representantes de cada zona, te van a poder decir lo que está mal. El famoso abovedado de las calles, no se hacía, ahora parece que sí y es positivo. El tránsito: dos accidentes por día, con lo que implica el gasto en salud, y es prevenible. Se irán a enojar si salen a pedir en serio carnet y casco, pero hay que hacerlo. No es ponerse la ‘gorra’, es prevenir que gente quede lisiada para toda su vida.

Ariel también

¿A quién creés que deberá enfrentar el candidato de la oposición, a Pisano?

-Creo que hay dos líneas: veo a ‘Bali’ ahí.

¿’Bali’ candidato a intendente 2023?

-Yo creo que sí. Y sumo a Ariel Ferreyra, al que veo dando vueltas por todos lados.

¿Tu modelo de campaña es el de ‘Bali’, es decir caminar y caminar?

-El trabajo que quiero mostrar, para el grupo y que luego se amplíe, tiene que ver con trabajar. Volver a las bases, al modelo de la gente que laburó sin esperar nada. Tiene que haber un equilibrio entre que desarrolles tu vida profesional y muestres un camino de laburo público, no de denostar al otro, que está demostrado que no sirve.

Mucho de lo que haga Evolución acá, estará atado a lo que se decida a nivel nacional. ¿Quién te gusta para candidato, Macri, Manes u otro? (Cuando le menciono a Macri pone una cara, como diciendo ‘dame un antiácido que no lo ‘trago’’, aunque ya se lo bancó una vez, y por eso mismo quizá ahora ya no quiere más ‘lola’; veremos.)

-A mí me gusta mucho Facundo Manes. Creo que es algo nuevo, hay que apostar por él. Hablo de gente nueva que no ha participado en política, no importa su edad. Llegó el momento de involucrarnos: la única forma de cambiar la sociedad es involucrándonos los comunes. Si no, queda todo en una discusión de microclima político. Ahí está el desafío de Evolución: ir a buscar a los enojados, para que el día en que lleguemos, porque estoy convencido de que en algún momento lo vamos a hacer, esté en cada lugar un idóneo. (…) Por ejemplo, un jubilado con tiempo es un recurso extraordinario, ¿por qué no lo vamos a buscar? Hay gente que sabe mucho de lo suyo a la que hoy no se va a buscar para nada.   

Chino Castro

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img