Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

martes, 28 de mayo de 2024
9.4 C
San Carlos de Bolívar

Opinión: De esto y aquello

Nota 1548 - (4ª Época), Por el Dr. Felipe Martínez Pérez.

- Publicidad -
- Publicidad -

Supongo que falta tiempo para pasar de los diálogos de sordos e improperios a la constitución de las listas  que de alguna manera es interesarse algo  por el país, no mucho, porque en las listas los primeros intereses son los propios, que no está mal cuándo de verdad se piensa hacer las cosas como es debido. Y por aquí de acuerdo a las necesidades que son todas, no es para romperse mucho el cerebro. Porque aquí el oficialismo te lo da servido a diario, y desde hace un cuarto de siglo, y el pescado sin vender, porque al parecer poco le interesa a alguno de la oposición aceptar el convite y realizar un juico tras otro para lo cual hay que tener una infantería que por estas pampas no se reconocen. Y sin embargo, bien que se podría pasar de la desazón a la sazón de una nación,  con fundamentos capaces, para no volver nunca más para atrás. Pero claro gobiernan los del nunca más que se han convertido en el siempre más. Eso sí, más de lo peor.

Ya sé que hasta  dentro de unos cuantos meses faltan muchos diálogos y muchos contubernios y mucho ir y venir,porque todos quieren ser presidentesaunque por el momento no se atreven a decirlo. Solo se atreven los que no irán. Porque el asunto es que por el lado oficial,hasta el presidente parece querer otra vez ser presidente sin tomar conciencia  de la cantidad de agua, turbia, que ha pasado bajo los puentes. Y los cansados de tanto trabajar por la patria, empiezan a irse para casa o para la casa grande de sus provincias, donde cada cual tiene su quintita y no está para perderla.  Y los otros como hay varios  y curiosamente cuando de ello se trata, digo de la patria, salen a relucir entreveros nunca arreglados o vaya uno a saber qué; y por ende se anda por los pasillos medio a oscuras.

Pero por lo que se atisba, todavía no es tiempo de que salgan a la lid quienes deben salir que es de esperar no sea el que nos ha metido en el entrevero, atados de pies y manos.De  la gran ilusión se ha terminado en la  tremenda desilusión  que los vivos  la recordarán hasta el último día. O sea, que es hora que el triunfo no pase por los tontos ni por los perversos. Y además, porque que es hora,porque poco falta para que se paren los relojes de la patria. O sea, que lo curioso es que faltan en la lid quienes deberían estar. Es decir uno de dos o tres. Se habla de los que la gente no quiere o prefiere, y de los otros  que son los que quiere la gente, de esos no se habla y nadie sabe por qué. Y ante estos dilemas  hay que decir que un buen político no se quema nunca ni le teme a la calle. Mientras tanto se ve que nadie tiene un plan ni horizonte alguno y otros  que dicen tenerlo pero para más adelante, se lo guardan, como si fuera oro fino.

     A ver si algo cambia. Por ejemplo,Illia no se quemó nunca, lo quemaron que no es lo mismo. Por supuesto que cometió un tremendo error; tener un programa y querer cumplirlo.Y lo estupefaciente es que cuando hay atisbos de programas para ir tirando pues para poco sirve. Y si de verdad hay un programa como el aludido pues termina fuera de juego. Es decir que hará treinta o cuarenta años, que nada por aquí y nada por allí ni por acullá. Y sin embargo, se vivía, Adonde se podrá llegar cuando de verdad, es de esperar, se calienten por la nación.  Y lo tremendo y para nada extraño, conociendo el paño,es que asistimos a semejante agonía con los remedios en manos de los perversos, digo, no deja deser extraño que en ambas vertientes todos anden a la greña; y también entre sí. Y en consecuencia da la impresión que ninguno sabe ver más allá de sus narices.  Se pelean más entre ellos,más que  en contra de los otros ellos. Es de risa; y el país de drama continuo. Optar por el menos malo. Y a esta altura vuelvo a decir que habría que adelantar las elecciones. Pero a estas alturas no hay Adelantados.

Y es hora de preguntarse cuando aparecerá alguien que no admita discusión ni miedo y que se conozca por una trayectoria de bien en la cosa pública; y dejar de lado a los Ceos que para nada le han servido a este país, diría más, han servido solo y en su gran mayoría para ir contra Argentina y cada uno de los argentinos.En sus respectivas empresas les hubieren echado a patadas; Y la patria, al menos ésta, no demanda a nadie. Y terminan, cada cual con su jardincito y viva la Pepa que la vida son dos días. Claro que el jardín de estas gentes es para varias de sus generaciones. Basta salir a la calle.Y los ceos anteriores han siso malos por dos razones, la primera porque eran y son incultos a la vez que soberbios, y la soberbia es el peor pecado que hace tiempo lo dijo Teresa; y la segunda porque les falta ese orgullo de pertenecer a Argentina. Para ellos la bandera es un trapo, y sin embargo en ella está la patria o nación o país. Lo escribo así porque unos odian la palabra patria y otros le tienen miedo.De todas maneras y sin vueltas, mientras adolezcan de cultura les faltará humanismo y por supuesto se les verá todavía por sexto mojando la oreja del otro. Es hora  de tirar por la borda los que prometen y andar con los que están comprometidos, con la patria, claro. Y dejar de una buena vez este estercolero.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img