Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

lunes, 27 de septiembre de 2021
7.8 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Operación escuchar, un antídoto en cuarentena

- Publicidad -
- Publicidad -

En 1977, cuando arreciaba la dictadura, Charly García dijo que lo único que podía hacerse era ver películas. En plena cuarentena, no hay muchas más cosas disponibles, una de ellas es escuchar discos y canciones. Por eso recurrimos hoy a uno de nuestros mayores gourmets musicales, Mario ‘Chiqui’ Cuevas, para que nos ilumine el camino:

 

- Publicidad -

Pappo tenía cuarenta y dos años cuando armó su banda nuevamente y decidió grabar “Blues local”, que en definitiva, sería el más exitoso de su frondosa discografía. El disco abre con ‘Longchamps Boogie’, con Pappo cantando ‘La lluvia sigue cayendo sobre un asfalto gris, aquí en Longchamps…’. Le sigue el hit, ‘Mi vieja’, que no convencía mucho a Pappo para grabarla. A continuación el instrumental y experimental ‘Buscando el tesoro de Borneo’. Luego llegan los acordes bien marcados de blues en ‘Saco italiano’; se sucede otro instrumental, ‘La almeja’, con Pappo iluminando la pista con su viola; a continuación, el tema que titula el disco. Le continúan tres covers: la deslumbrante versión de ‘Pequeña ala’, de Jimi Hendrix; la emotiva ‘Una casa con diez pinos’, de Manal, con la participación de los manales Alejandro Medina y Javier Martínez, y una versión de ‘El tropezón’, de Freddie King. ‘Dr Tazo’, ‘Blues del perro’ y ‘Dos bajistas’ son tres composiciones con el característico ADN de Pappo. El cierre no podía ser mejor: una versión en castellano de un tema clásico del género, ‘Nacido bajo un signo malo’.

 

El primer casete original que tuve en mis manos fue “News of the World”, tenía dieciséis años y ni siquiera disponía de un reproductor para escucharlo. Dice el escritor y crítico Edgardo Scott que hay gente que sucumbe a la nostalgia ingobernable, escuchando toda la vida la música que escuchó en su infancia, a lo sumo en la adolescencia. No es mi caso, claramente, pero a “News of the World” le tengo un cariño especial, es una especie de tesoro musical para mí. Tesoro que conserva orgullosamente su valor artístico y hoy sigue sonando fresco, joven y hermoso

“News of theWorld” (1977), que contiene dos superhits utilizados hasta el hartazgo en diversos eventos deportivos: ‘We Will Rock You’, tema de May que abría el álbum, de pura rítmica y contundencia, rápidamente amado por sus fans; y ‘We Are The Champions’, de Mercury, de proporciones épicas.

El tremendo éxito de estas dos canciones provocó que se perdiera el resto del álbum a pesar de contener piezas de gran valía: ‘All Dead, All Dead’, de May; ‘Spread Your Wings’, ‘Get Down, Make Love’, y ‘It´s to Late’.

 

Los verdaderos artistas son los que navegan al margen de las tendencias, marcando su camino, imponiendo sus propias reglas. Patti Smith es un claro ejemplo de ello. Esperó ocho años para mostrar su material nuevo, el disco “Banga” (2012),  pero valió la pena. “Es un mosaico de la conciencia humana…” dice, haciendo referencia a la diversidad temática de las canciones que describen situaciones y personalidades que la conmovieron este último tiempo.

“Banga” fue grabado en los Electric Lady Studios en Nueva York, bajo la producción de Patti, siempre secundada por sus viejos compañeros: el bajista Tony Shanahan, el baterista Jay Dee Daugherty y el guitarrista Lenny Kaye. Como invitado, el histórico Tom Verlaine en guitarra.

En 2009 Jean-Luc Godard le pidió a Patti ser parte de un film que se iba a llamar ‘Socialism’. Por esos días había leído ‘El maestro y Margarita’, novela del ruso Mikel Bulgakov, y entre sus páginas encontró a Banga, ‘el perro entre los perros’ de Poncio Pilatos. Ese fue el punto de partida del undécimo disco de la carrera de Patti Smith.

 

Fue un rato de inspiración, un momento de comunión. Tres almas en sintonía, con un propósito en común, una meta a conseguir con la poesía y la música como instrumento. En el estudio de grabación produjeron sólo cuarenta y dos minutos de música, pero bastaron para dejar una hermosa e indeleble huella en los corazones de los oyentes.

Es probable que por separado ninguno de sus integrantes pudiese haber grabado este disco; o con músicos de egos demasiado notorios, pero los tres, interactuando y en comunión sí lo lograron. Así nació “Tribalistas”(2002), el disco que crearon solidariamente Marisa Monte, Carlinhos Brown y Arnaldo Antunez.

“Tribalistas” comienza con ‘Carnavaria’, una invitación a presenciar la escola que está presta para desfilar, para hacer historia, para conmemorar y para escandalizar también. Los sambistas desfilan por la avenida, mientras los tribalistas citan en la letra a diferentes comparsas participantes e inventan un verbo hermoso: ‘carnavalizar’. Mientras los tambores repican, cantan en el final: “Siento la batucada aproximarse, estoy ensayando para tocar…”.

 

El último disco es tanguero-milonguero: en su estadía en Alemania el urdampilletense Sergio Gobi armó un sexteto de tango con un húngaro, un alemán y tres argentinos que se tocaban todo. 6 Australes se llamó esta agrupación con la que Sergio registró “Eclipse” (2008), el único álbum que grabaron, luego se disolvieron.

El trabajo comienza con ‘La Lujanera’, una milonga hecha y derecha en lo musical y fellinesca en lo lírico; en la deliciosa milonga ‘Plaza Cortázar’, Gobi retrata con maestría la citada plaza, ubicada en el corazón de Palermo Viejo, y en ‘Odiseas’, introduce una constante en su obra, los viajes. “Si no hay complicaciones a toda vela, si no hay sirenas a barlovento / si sopla el viento en contra del olvido y la pena / el día menos pensado peinando olas, estoy volviendo para vos sola…”

“Eclipse”es toda exquisitez, por la poesía y voz de Gobi, por la música y por los grandes instrumentistas que integran el sexteto.

 

Mario Cuevas es columnista dominical de este diario, desde febrero de 2006.

Chino Castro

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img