Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

sábado, 13 de julio de 2024
4.3 C
San Carlos de Bolívar

Oliver Stone: Wall Street, 1987

Escribe Ariel Dadante.

- Publicidad -
- Publicidad -

En 1987, una película cambió para siempre la forma en que la gente veía Wall Street. Este clásico del cine, dirigido por Oliver Stone y protagonizado por Michael Douglas en su papel ganador de un Óscar como el implacable Gordon Gekko, no solo ofreció una visión inolvidable del mundo de las finanzas de los años 80, sino que también influyó en las decisiones de carrera de innumerables espectadores.

“Wall Street” fue un éxito inmediato en su lanzamiento, obteniendo reconocimientos importantes, incluyendo el Oscar al Mejor Actor para Michael Douglas. La película presentaba a Douglas como Gordon Gekko, un astuto y despiadado magnate de las finanzas, y a Charlie Sheen como Bud Fox, un joven y ambicioso corredor de bolsa.

En la década de 1980, Wall Street simbolizaba la cima del éxito financiero. La posibilidad de lograr una fortuna en la bolsa era un atractivo irresistible para muchos. “Wall Street” capturó este espíritu de la época, presentando un mundo de lujo, poder y oportunidades.

Aunque la película también mostraba el lado oscuro del sueño americano, con sus personajes principales atrapados en una red de codicia y corrupción, no dejaba de ser un imán para aquellos que soñaban con triunfar en la meca de las finanzas.

Lo más fascinante de “Wall Street” es su poder para influir en las decisiones de carrera de los espectadores. A lo largo de los años, los actores y el director de la película han comentado cómo la gente se les acerca para decirles que se convirtieron en corredores de bolsa debido a su influencia.

Es un testimonio de la influencia del cine en la vida real, mostrando cómo una película puede capturar la imaginación de una generación y guiarla hacia una carrera que antes podría haber parecido inalcanzable.

Wall Street fue la primera película que mostró a un personaje usando un teléfono móvil sin cables. Desde el principio, Sean Young le decía constantemente a Oliver Stone que ella debería interpretar a Darien y que Daryl Hannah debería ser despedida. Young solía llegar tarde y sin preparación al set. Es parte de la razón por la que su papel es tan pequeño.

Esta es la única película que ha ganado tanto un Oscar (Mejor Actor – Michael Douglas) como un Razzie, los antioscars(Peor Actriz de Reparto – Daryl Hannah), no solo por actuación, sino en cualquier categoría.

Kenneth Lipper, banquero de inversiones y ex vicealcalde de Nueva York para Finanzas y Desarrollo Económico, también fue contratado como asesor técnico principal. Inicialmente, rechazó a Oliver Stone porque sentía que la película sería un ataque unilateral. Stone le pidió que reconsiderara y Lipper leyó el guión respondiendo con una crítica de 13 páginas. Por ejemplo, argumentó que era poco realista que todos los personajes fueran «moralmente en bancarrota». Lipper aconsejó a Stone sobre el tipo de computadoras utilizadas en el piso de negociación, la proporción precisa de mujeres en una reunión de negocios y los tipos de extras que deberían estar sentados en la reunión anual de accionistas donde Gekko pronuncia su discurso «La avaricia es buena». Stone estuvo de acuerdo con las críticas de Lipper y le pidió que reescribiera el guión.

Lipper aportó un equilibrio a la película y esto ayudó a Stone a obtener permiso para filmar en el piso de la Bolsa de Nueva York durante las horas de negociación. Lipper y Stone discreparon sobre el personaje de Lou Mannheim. Stone rodó una escena mostrando al honesto Mannheim cediendo al comercio de información privilegiada, pero Lipper argumentó que las audiencias podrían concluir que todos en Wall Street son corruptos e insistió en que la película necesitaba un personaje intachable. Stone cortó la escena.

“Wall Street” no es solo una película. Es un fenómeno cultural que ha inspirado a generaciones a seguir carreras en el mundo de las finanzas y continúa influyendo en cómo vemos Wall Street.

Al igual que el mundo de las finanzas que retrata, la película es un recordatorio de que el cine puede ser tan poderoso e influyente como la bolsa.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img