Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

sábado, 21 de mayo de 2022
11.5 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

“Observar el mundo desde una perspectiva artística y resolver problemas”

La Escuela de Estética cumplió 21 años.

- Publicidad -
- Publicidad -

Única en su tipo en la ciudad, la Escuela de Educación Estética Nº 1 está cumpliendo veintiún años, dos décadas durante las que, tras vencer cierta renuencia inicial de una comunidad a la que le costaba entender su función específica, se ha institucionalizado como un ámbito formativo necesario para los niños/as y adolescentes de la ciudad, que no viene a reemplazar nada sino a enriquecer los esquemas y contenidos históricos desde una perspectiva artística que, a su modo, también sirve en términos prácticos, para los desafíos de la vida cotidiana.

Lorena Marisol Mega no está desde el principio, es decir desde el 16 de marzo de 2001 (el acta fundacional tiene fecha 16 de diciembre de 2000), pero es quien mayor antigüedad acumula en la institución con sede en Balcarce y Alsina, con colorido frente y banderas wiphala y argentina flameando en mancomunión. La también actriz y dramaturga se incorporó en 2003, como docente de Expresión dramática (coloquialmente conocida como Teatro), una de las cuatro asignaturas básicas, y hace cuatro años es la secretaria de Dirección.

Qué momento para comenzar. Para el país 2001 fue un año bisagra, y para la educación de Bolívar en particular también, porque abrió puertas la Escuela de Estética, una institución diferente en relación a lo que había.

– Qué importante también, si lo pensamos dentro de aquél contexto nacional y en un lugar de la características de Bolívar, que se abriera aquí una escuela de arte. No perdamos de vista que se llama Escuela de Educación Estética, pero la significación ha ido cambiando, ya que la mirada acerca del arte no es ya tan puramente estética. A mí me gusta nombrarla como escuela de arte, porque eso es lo que se lleva a cabo ahí dentro con los niños, niñas y niñes desde los cinco años a los dieciocho. En principio pasan por cuatro áreas (Teatro, Música, Plástica y Literatura), y luego tienen la posibilidad de elegir talleres.

Justamente, a los talleres que ofrece la escuela dirigida por Mariela Holgado pueden concurrir incluso estudiantes que no cursan en la Escuela de Estética. Están vigentes e incluso con su inscripción abierta en Balcarce y Alsina, los de Arte urbano; Música popular; Canto colectivo; Fotografía; Medios audiovisuales; Teatro y Máscaras y cabezudos. (Además, este año la entidad tiene en funcionamiento como extensión educativa un taller en Urdampilleta.)

La secretaria puso de relieve que la escuela no cobra matrícula de inscripción ni cuota, algo que aún hoy no termina de conocerse cabalmente a nivel comunitario. “Es un establecimiento público, al que el alumnado no tiene que llevar los materiales de trabajo, que los provee la propia institución”, con recursos de Provincia, de la asociación cooperadora o de los propios docentes, según la necesidad, puso de relieve ‘Loló’. La  asistencia no es obligatoria, y los estudiantes concurren en contraturno con respecto a su colegio de base.

Ahora se retomaron las clases en las aulas, pero durante dos años, al igual que todas las escuelas tuvieron que resistir en un medio de una pandemia, a través de recursos tecnológicos que permitieron trabajar a cada quien desde su hogar, resignando el vínculo presencial.

– Esa resistencia yo creo que provocó que este año tengamos una matrícula muy alta, más que otros años.

¿Cómo lo explicás?

– Creo que ese ‘descanso’ forzoso (produjo mucho interés en concurrir a las aulas). Y seguramente también ha contribuido la publicidad, el boca a boca. Hay estudiantes de la escuela que ahora llevan a sus hijos, ese es un buen dato.

Esta institución está consolidada, instalada dentro de la comunidad. Nos hemos enfocado en construir la identidad de la escuela, y a eso ayuda el trabajo articulado con otros establecimientos, que no sean necesariamente educativos. Por ejemplo el año pasado trabajamos mucho con espacios municipales, para poder visibilizarnos, decir presente, estamos acá. Fue un trabajo arduo pero provechoso.

“El arte también es conocimiento”

Poco a poco se ha ido instalando que lo que ofrece esta escuela es necesario, completa algo.

– Claro. Hay que tener en cuenta que ha ido cambiando la mirada sobre el arte, no se lo ve como un vehículo sólo para comunicar, para expresar algo, sino que sirve para la vida, para observar el mundo desde una perspectiva artística y resolver problemas. Nuestra función es formar espectadores, no artistas, que los chicos vean y entiendan que a partir del arte se puede pensar de otro modo. Formar una mirada diferente y alternativa de las cosas, de eso se trata. Y también enseñar que las cosas no suceden fragmentadas, el arte también está dentro de un contexto social, político, histórico. Nada ocurre al azar, no estamos afuera de lo que sucede, del contexto. La mirada sobre todo esto ha ido cambiando, socialmente, en estos veinte años. El arte también es conocimiento.

Chino Castro

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img