Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

miércoles, 25 de mayo de 2022
10.8 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Nuevos vientos: Esperando a Yamile Burich

Escribe: Mario Cuevas.

- Publicidad -
- Publicidad -

En septiembre del año pasado tuvimos el privilegio de presenciar dos grandes shows de dos saxofonistas argentinas. En el marco de un homenaje a Julio Cortázar, se presentó en Bolívar Yamile Burich con su grupo, dejando boquiabiertos a todos los presentes en Firpo Resto Bar.

Días después La Asociación Musical de Bolívar anunció la presentación de Quintete en el Auditorio de la Biblioteca Rivadavia. Quintete estaba integrado por un viejo amigo, Quique Ferrari (bajo), Elías Colo (piano), Estaban Landoni (guitarra), Eric Vallejos (batería) y la saxofonista Ingrid Feniger.

Para la ocasión le preguntamos a Ingrid sobre Yamile y la llegada al jazz de saxofonistas mujeres: “Me puse muy contenta de saber que Yamile Burich fuera a ir a tocar allí, Yamile es una gran saxofonista – contestó Ingrid – Me preguntas por Ada Rave y Camila Nebbia, todas son grandes amigas y grandes músicas que van dejando una huella en el camino. Con respecto al lugar de las mujeres en la música en general, y en el jazz también, de a poco vamos haciéndonos espacio y nos vamos visibilizando. Todo esto es muy importante porque ha hecho que de a poco se pueda de a poco estos espacios”.

El próximo sábado 2 de abril, y gracias al trabajo deLa Asociación Musical de Bolívar, que este año está cumpliendo seis décadas de existencia, tendremos el placer de contar nuevamente con la presencia de Yamile Burich. En ese caso en cuarteto con Gustavo Silva en piano, Maia Korosec en contrabajo y Hernán Rodríguez en batería.

Yamile Burich es rosarina pero transitó su niñez y adolescencia en Salta. En Tartagal, viendo a su padre tocar el piano comenzó a estudiar dicho instrumento. A sus diez años la familia se trasladó a Salta capital, en la Escuela Superior de Músicavio un chico tocando el saxo y el flechazo fue instantáneo, inmediatamente abandonó el piano. A esta altura de su adolescencia Yamile conocía nuestro folklore y el tango, la música cubana y la brasilera, también Michael Jackson, Stevie Wonder, Charly García pero un día se encontró con Charlie Paker y el mundo hizo ¡Bebop!

Coli Montero fue su primer profesor de saxo, a los dieciséis debutó en una banda que hacía covers y los dieciocho estaba estudiando el instrumento con Hugo Pierre en Buenos Aires.

Tiempo después decidió viajar a La Habana, allí formó varias formaciones de jazz latino y salsa, luego se establecióen Londres e ingresó al GoldsmithsCollege. Allí la becaron para ingresar a la prestigiosa escuela Berklee, de Boston,pero Yamile prefirióviajar a Nueva York y New Orleans para conocer músicos y músicas y tocar, siempre tocar.

Regresó a Argentina en 2006 y formó un cuarteto junto a Ramiro Penovi en guitarra, Sebastián Casaccio en contrabajo y Nicolás Segura en batería, con esta formación grabó She’s the Boss (2009) y Black Jack (2014), álbumes de standarsque contiene clásicos del swing y bebop como All of Me.

Nos imaginamos que no debe haber sido fácil para Yamile transitar el camino elegido. El jazz era un espacio casi exclusivamente para los hombres, salvo honrosas excepciones, el único rol ‘permitido’ para la mujer era el de vocalista.

En 2014 Yamile armó un quinteto femenino, las Ladies Jazz, con Yamile en saxo alto, Patricia Grinfeld, en guitarra, Diana Maria Arias, en contrabajo, Analía Ferronato en batería y Carolina Cohen en congas (es miembro casi estable la vocalista AyelénZucker). La incorporación de Cohen en congas denota la intención del quinteto: agregarle sabor y ritmo latinoamericano al quinteto. Ahora! (2015), Random (2016), Live at Thelonious Club (2019) y Alegría (2019) son los discos registrados por Yamile Burich& Jazz Ladies.

Tomamos por ejemplo el álbum Random: nos encontramos con Barco quieto, la deliciosa zamba de María Elena Walsh, el exquisito El blues del parral, y un festival de swing en Salta Blues.

Fue un momento de gran impacto para el quinteto, parte de la prensa las catalogó como la primera formación de jazz integradas por mujeres, amplificando la difusión del quinteto de Yamile.

“El jazz siempre fue y sigue siendo muy machista – le confiesa Yamile al periodista y productor de radio y tv Germán Serain – Es muy raro ver grupos que convoquen a mujeres para tocar. También es muy difícil ocupar el rol de líder. Por ese motivo convoco mujeres: es ponerse en el lugar de otras chicas a partir de lo que yo misma sentí en su momento como instrumentista. Es darles trabajo y oportunidades de crecimiento, porque el escenario es uno de los pocos lugares en donde uno puede crecer, y aprender. Es como un laboratorio donde uno va adquiriendo experiencias. Y tener esa posibilidad siendo mujer a veces es muy difícil, si bien ahora está la Ley de Cupo Femenino, que establece un mínimo de un treinta por ciento de mujeres solistas o agrupaciones mixtas en los eventos que convoquen a más de tres bandas. Pero en Estados Unidos también existe una ley similar, e igualmente sigue siendo difícil tener presencia”.

Yamile ama las composiciones de María Elena Walsh y de Astor Piazzolla. “Toda la obra de María Elena Walsh, desde la armonía, letra y melodía es una gran referencia. Y Piazzolla es mi otro favorito, tuve la suerte de participar en los homenajes por su centenario…”, le confiesa la saxofonista y compositora a Juan Manuel Mannarino, de Página 12, y habla de sus referencias en el saxo: “Charlie Parker es el rey – dice -SonnyRollins es único en lo rítmico, Wayne Shorter como gran compositor, Kenny Garret es puro fuego. Y rescato como inspiración a SharelCassity, pude tocar con ella en Nueva York”.

Bardo (2021) es su séptimo y último disco como solista, aquí Yamile toca saxo tenor, alto y soprano. Grabado en el mítico Estudio Ion junto a Gustavo Silva en piano, Ramiro Franceschin en guitarra, Leonel Cejas en contrabajo y Sebastián Groshaus en batería, el repertorio de Bardo está compuesto por material propio, recomendamos Caos y desorden, preciosa balada, y Coco Blues, un instructivo de cómo hacer jazz con todo el swing.Yamile está con un proyecto de danza: grabar un disco con canciones de María Elena

Walsh, mitad del repertorio con las canciones para niños y el resto con sus composiciones para ‘grandes’.

“María Elena Walsh es una de las mejores compositoras argentinas, es increíble desde las letras, la música, desde las armonías – declaró Yamile en El Tribuno de Salta – Como artista fue increíble y nos dejó un legado. Cada que vez que decido repertorio escucho otra canción que me gusta y la sumo porque es infinita su obra. Es una forma de aprender de tu cultura, también, desde su música de María Elena Walsh, porque es muy argentino lo que hace, hay muchos ritmos de nuestro país”.

En marzo del año pasado Yamile se dio el gusto de participar en un homenaje a su admirado Astor Piazzolla. En el marco de las celebraciones por el centenario del músico marplatense se realizó un concierto en el Teatro Colón protagonizado por Proyecto Eléctrico Piazzolla, agrupación que contó con grandes instrumentistas, entre otros: Luis Cerávolo: batería, Esteban Sehinkman: sintetizadores, Lucio Balduini: guitarra eléctrica. Como invitadas estuvieron las cantantes Amelita Baltar y Paula Maffia, y Yamile Burich, quién con su saxo interpretó Años de soledad, uno de los grandes temas que compuso Piazzolla para Reunión cumbre (1974), el disco compartido con el saxofonista barítono Gerry Mulligan.

Aquí estamos, esperando a Yamile Burich, ella y el resto de las saxofonistas argentinas, ya son una realidad, hace tiempo que vienen soplando nuevos vientos que están enriqueciendo nuestra música popular argentina.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img