Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

miércoles, 18 de mayo de 2022
3.1 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

“Nuestro amateurismo cerrado
no está tan lejos del fútbol profesional”

Marcelo Arbe retomó su trabajo iniciado tiempo atrás y se muestra muy conforme con la actualidad.

- Publicidad -
- Publicidad -

El fútbol en Bolívar se encuentra en un momento de reestructuración, crecimiento y proyección muy interesante. Las columnas que sostienen esta estructura que comienza a crecer se encuentran en las divisiones inferiores, lugar de gestación de los futuros futbolistas que nutrirán las competencias en Primera división. Esa metodología tiene un gran exponente en el trabajo que se está desarrollando en Casariego. Un club que desde cero en 2016 imaginó un trabajo que a lo largo del tiempo está rindiendo sus frutos. El gestor de esta revolución fue Marcelo Arbe, que retomó su trabajo iniciado tiempo atrás y que se muestra muy conforme con la actualidad. El ex jugador de Primera división de Loma Negra cuenta con una prestigiosa y dilatada carrera en el fútbol y conoce como nadie los pasos a seguir en la formación de futuros futbolistas. En una charla con La Mañana analizó el presente del proyecto Casariego y se animó a ofrecer una idea de cara al fortalecimiento de este deporte que en la ciudad se encuentra hoy más que tonificado.

Fuiste el gestor del proyecto de inferiores de Casariego. Hoy, retomaste la actividad tras un tiempo…

– Gracias a Dios tuvimos la oportunidad de iniciar la actividad futbolística en un club de barrio. Con la vuelta al trabajo, en sólo dos meses armamos las cinco categorías, captando a los chicos de los distintos barrios. Los demás clubes ya estaban armados, por lo que no era fácil juntar la cantidad de pibes necesarios para presentar las listas en la liga.

En 2016 diste el puntapié inicial para darle músculo a este proyecto. En la actualidad, Casariego hasta cuenta con una Primera ¿cómo describís la evolución del proyecto?

– Hoy el club es una realidad, mostrando adelantos a pasos agigantados. Todo acompañado con el fervor y las ganas con la cual la gente trabaja. Casariego cuenta hoy con un campo de deportes, el cual se organizó en 4 ó 5 meses. El club cuenta con las cinco categorías, las cuales le pueden competir de igual a igual a todos. Una Reserva,  Primera, equipo femenino y senior. Esto demuestra que cuando hay ganas, actitud y espíritu, las cosas se pueden hacer y genera que todo el mundo hable de Casariego.

Imagino que el anhelo de Casariego debe ser el poder conformar una Primera con productos genuinos de sus inferiores…

– Creo que en un mediano plazo se va a poder lograr. Con el paso del tiempo se fortalecen las categorías, con chicos que se quieren sumar al club. Hace un tiempo tuvimos la oportunidad de participar en Olavarría de un gran torneo que organiza Estudiantes, con la participación de algunos chicos de Balonpié, Bancario e Independiente. En Pehuajó ganamos un torneo en categoría 2009. Esto marca que el club se va jerarquizando y no tiene nada que envidiarles a los equipos que tienen más antigüedad.

Venimos de años en donde los chicos en general optaron por otros deportes, dejando al fútbol en un estado de anemia. Sos un formador y me imagino que te encontraste con este problema con el paso de los años ¿Hoy, el fútbol en Bolívar vive un reverdecer?

– La campaña nuestra como educadores es tratar de darle elementos a los chicos para que se puedan nutrir de conceptos y fundamentos. En esos primeros años debemos estar para aportarles enseñanzas desde lo humano, cultural y deportivo. Eso nos permitirá nutrir al fútbol con grandes valores, como pasa hoy con Lescano, Miramón y Panaro, quienes están incursionando en el nivel profesional. Las canteras de todos los clubes tienen que motivarse e ilusionarse, ya que esos chicos 2004 estaban con nosotros hace muy poquito. Ahí está nuestro trabajo para inculcarles que no sólo pateando una pelota de fútbol uno se hace profesional. También hay que ser buen estudiante, persona, estar predispuesto a captar la disciplina, el orden y el respeto hacía todos los actores de este deporte.

¿Con un trabajo apuntado a la formación se puede soñar con más casos como estos?

– Los clubes tienen que proyectar pensando en financiarse con la futura colocación de un jugador. Eso permitirá comprar los elementos y todo lo que se necesita para mejorar y sobre todo no dar ventaja. Creo que lo que pasa hoy con estos chicos, demuestra que nuestro amateurismo cerrado no está tan lejos del fútbol profesional.

Fuiste jugador de Primera división ¿qué te genera ver que en medio de un contexto muy desfavorable surjan jugadores con proyección de elite?

– Mucha felicidad. Uno como formador y como persona que pudo vivir el deporte en alto nivel en otras épocas, se siente muy esperanzado. Siempre le digo a chicos que deben ser sus espejos, ya que Miramón, Lescano y Panaro hace tres años estaban pateando la pelota acá con ellos. Nadie tiene la bolita de cristal para poder llegar, pero para lograr eso se deben cumplir muchos roles y etapas. Existen millones que apuntan a eso, por lo que siempre le digo a los chicos que si apuntan a eso, deben ser conscientes de que hay que dejar de lado muchas tentaciones. Deben fortalecer su sueño junto a ese elemento que eligieron llamado pelota para poder progresar. 

Hoy volvemos a contar con un Torneo Oficial en Bolívar y con una competencia Interligas ¿Qué te genera?

– Creo que entre todos debemos apuntalar, fortalecer y comprender lo que pasa. Los dirigentes deben tomar la experiencia de nosotros, quienes contamos con mucha trayectoria. Eso debe hacerse sin egoísmo, con solidaridad y comprensión en post de apuntalar la camiseta de Bolívar. Hay que dejar los egos, esto no es “yo esto”, sino que es Bolívar. Hay que limar asperezas entre dirigentes y técnicos para darle una mano a la Liga. Lo de Olavarría me parece muy bueno para fortalecer, ya que a Olavarría lo teníamos como un fútbol muy superior al nuestro. Los resultados de la primera fecha del torneo demostraron que esas diferencias no eran así. Estamos evolucionando y nos permite saber que no estamos tan lejos de las grandes potencias de la zona.

Decís que se debe fortalecer ¿cómo se logra eso?

– Hace años que vengo diciendo que el fútbol debía regionalizarse. Hay que buscar la forma para que estos torneos se instalen y que logren ser un objetivo de incentivo y entusiasmo. A la luz de los resultados de la primera fecha debemos comenzar a creer en nosotros. Ese contexto hace también que las inferiores salgan de la modorra local.

Si apuntalamos lo local y sostenemos lo regional contaremos con los elementos para formar chicos en un nivel competitivo para el tercer escalón que sería el profesional. Hay que hacer convenios con clubes de Primera para probar jugadores.

¿Cómo se sostiene económicamente una estructura de estas características?

– No hay dudas que si no existe un apoyo extra de alguna empresa, fabrica o el municipio. La política tiene que entender que los chicos que se suman para jugar al fútbol son sacados de la calle, donde se les ofrece contención por lo que tienen que entender que deben apoyar. Los gastos para financiar esta estructura no pueden salir en su totalidad de los clubes, por lo que es necesario hacer entender que el fútbol cumple una función social.

¿Cómo imaginamos el futuro?

Me enfoco en lo que se tiene que hacer para dar un salto superador. En el caso mío, cumplo la función de formador y educador, la cual tiene una gran importancia para trasladar conocimientos. Apuesto a que los chicos tengan una identidad, una forma de jugar, que se sientan cómodos jugando con un elemento que se llama pelota. Busco darles fundamentos y conceptos para que sigan creciendo. Convencerlos de que el paso al profesionalismo no está tan lejos, mejorando sus aspectos tácticos, físicos y estratégicos.

                                 P.L.P.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img