Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

sábado, 17 de julio de 2021
7.5 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Nota 1479 – (4ª Época): De esto y aquello

Por el Dr. Felipe Martínez Pérez

- Publicidad -
- Publicidad -

Y lo que les faltaba a los argentinos. Bestias sueltas a las coces. Que los analfabetos rompan por ley el alfabeto; y para más inri, lo peor, que los delos hemiciclos pagados por el trabajo de los argentinos, se aumenten el cuarenta por ciento, para no hacer nada o hacer poco, pero si romperel lenguaje de cada uno de los argentinos. Les viene bien para aumentar la brecha, destruirel lenguaje que se habla desde siglos. Parece no se han dado cuenta que Güemes y hasta Rosas hablaban castellano.Y Belgrano, del cual se han enamorado y nadie entiende por qué, porque a la primera la pifian, tal la cantidad de homenajes virtuales a la bandera cuando los homenajes le vienen bien en las plazas y con barbijo; o supondrán la creó en una habitación. Todos han hablado y hablan este lenguaje lleno de magistrales figuras en la literatura Hispanoamericana que el mundo ha reconocido. Y de golpe y porrazo se alzan contra el idioma cuatro gritones y gritonas; y los políticos les aplauden.

Es decir que buscan el hundimiento del suelo que los vio nacer. ¿Son o se hacen?  Por lo tanto no tiene sostén alguno, el hecho de patear el carro, amén de que odian el campo pero compran campo. Adonde apuntan estos descerebrados que además de atentar de mala manera contra el ciudadano, hasta se encocoran. Sería interesante saber cuánto les pagan por encocorarse.  O sea, que los diputados progres y los progres senadores pretenden que nadie pueda leer el Quijote o el Facundo; de todas maneras el primero no lo han leído y al segundo le tienen un miedo atroz. Tampoco ellos mismos saben los sitios por donde cabalgan y para muestra, la pandemia, sin solución alguna por los científicos del desgobierno. Y ni hablar de los cultillos,que bastarecordar, la ignota del otro día que lamentó la muerte de Shakespeare ocurrida hace unas semanas.

- Publicidad -

Y tan campantes en el hemiciclo,y por alrededores. Que hay que ser brutos y a tono con los dictados del camporaje. Quepagan, y muy bien para que destrocen. No importa que, lo que sea, pero que tenga importancia. Lo importante es que no pueden obligar a lo negativo y no hay que obedecer a ninguna de estas niñatas o niñatos, porque si se les enseña a hablar bien nadie puede decir nada porque es lo usual, y si lo que hay que hacer es hablar mal, pues quienes prohíben son exclusivistas y nada inclusivos. Por lo demás es sabido que no entienden de sujetos y predicados y si entienden y se esfuerzan en el crecimiento de la recua de inútiles. Ya sé que la recua de mulas y mulos se extiende por el mundo, pero que rompan el lenguaje sin ton ni son, en la patria de Sarmiento y de Borges, simplemente para divertirse y dividir, es de perversos. Y los perversos son malvados e infames, entre otros sinónimos. Que es tan rica esta lengua que también podrían acogerse a la vileza y la ruindad.

Parecido al hecho tonante de que la Argentina de siempre, ajena a estos insólitos, tenga tres Nobel en Ciencias Médicas y han tardado 15 meses en vacunar y todavía a unos pocos, si contamos lo que hay que contar, es decir, las dos dosis. Y en los últimos aparece la puesta en escena, en que cada uno aparece sentado al sereno para recibir la vacuna en las plazas, que son los ambientes montados al efecto; porque se les termina el tiempo de los votos. Me imagino que les diría y les haría el Dr. Houssay, a los famosos científicos del gobierno. Seguro les sacaría el cartelito de “retírese” y sin dudarlo les cerraría las puertas de las aulas.

Porque Argentina ha sido pionera en múltiples asuntos y no puede ni debe soportar más  inútiles puestos adrede en puestos de importancia y aquella Argentina respetada en el mundo no puede levantarse a diario a escuchar chorradas de las más altas autoridades. Que al cabo, solo sirve para  ensañarse con cada uno de los argentinos,y hundir la Argentina toda. Y esta caterva de camorreros son quienes nos dicen como tenemos que hablar. Argentina no puede acostumbrarse a maldecir cada mañana al levantarse,cómo estos insoportables perversos la llevan al precipicio; una faena muy bien edificada; y que los políticos, todos, asuman la corrección como un vicio apabullante que acompaña en comisión o por omisión el mal camino. Basta de políticos correctos ante una democracia incorrecta.

Y ahora el  sistema de salud traído de los pelos. Sin embargo, es demasiado importante un sistema de salud para que justo lo lleven adelante quienes han dejado a merced del  virus a todos y cada uno de los habitantes de la nación, salvo ellos, que se vacunaron casi a pie del avión.Y es llamativo que justo cuando los sistemas de salud mundiales abren o han abierto rumbos de importancia a la salud privada, aquí se les da por meterse en donde poco saben. Justo la salud, que hay que tener cara.Echar por la borda lo privado sin privarse ellos de lo mejor, a la vez que le dejan hospitales y clínicas sectorizadas donde no se puede elegir con quien atenderse.

Y entronca con la gran experiencia negativa desde que al Proceso le dio por municipalizar los hospitales. Para estar más cerca de Usted, claro. O sea, la manía de enfrentar. Unos y otros. Sin embargo, jamás en los meses interminables que se han ido sucediendo, nunca, pero ni una vez, han hablado de dar trabajo. Al contrario, se lo han ido quitando. ¿Alguien ha visto que algún político haya erigido una fábrica? Causa perplejidad verlos dirigir la única fábrica que han sabido construir con una cadena de producción bien aceitada con partidas diarias de miedo e incertidumbre, y a destajo elaborar desorientados y confusos para inundar el mercado. Basta con ver a la  media docena de CEOS que a diario consumen la paciencia de la gente.

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img