Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

domingo, 26 de mayo de 2024
10.1 C
San Carlos de Bolívar

“No me miro en nadie, me desilusiono porque se terminan generando discusiones dirigenciales que no generan nada”

Laura Rodríguez hizo un repaso de la actualidad del Honorable Concejo Deliberante.

- Publicidad -
- Publicidad -

La concejal Laura Rodríguez, presidente del bloque de Unión por la Patria – Partido Justicialista, hizo un repaso de la actualidad del Honorable Concejo Deliberante; pero también se animó a ir para atrás en algunas cuestiones.

¿Cómo anda todo por el Concejo Deliberante?

– Con varios cambios, cada vez que se renueva la mitad del Concejo nos invita un poco a todos a reconfigurarnos en nuestra tarea cotidiana. Uno cuando trabaja en equipo y en grupo trabaja de una forma, y a medida que esos integrantes van cambiando eso también se va modificando. Ahora estamos en presencia de Franco Canepare como el presidente, él también a nivel institucional está empezando a marcar un par de cambios en la dinámica del funcionamiento y eso nos invita a todos a pensar cómo queremos este Concejo, un poco más dinámico, más abierto, con más comunicación de la comunidad.

¿Tenías ganas de ser presidenta del Concejo?

– Creo que es un rol que a mí no me calza, no lo digo por un tema de capacidad, no es un rol en el que me vea por lo que implica en términos más protocolares e institucionales, prefiero estar en la banca pudiendo debatir, hablar, que estar conduciendo la sesión.

Uno te ve más peleadora que Canepare hoy…

– Depende las armas que uno tenga. A veces le falta al Concejo ese debate de ideas un poco más fuerte, creo que también tiene mucho que ver quiénes son las personas que están en la oposición. Le temo un poco este año al Concejo Deliberante en esos términos, me parece que desde el 10 de diciembre se generó una cuestión muy combativa, innecesaria, lo hablé con los presidentes de bloque.

¿Lo decís por la levantada de Juntos por el Cambio en una sesión y luego el no quórum junto con La Libertad Avanza?

– Sí, son varias cosas a las que no veníamos acostumbrados, el efecto sorpresa en ciertas cosas, hay ciertos códigos que manejamos internamente hablándonos, siempre destaqué el buen diálogo que tengo con el resto de los presidentes de los bloques.

Vos tenés buen diálogo con Luciano (Carballo Laveglia) pero él vive diciendo que no puede llegar al intendente Pisano…

– Sí, tiene que ver también con cómo son los vínculos y cuál sea el objetivo de esa vinculación. Tengo buena relación con los presidentes de los bloques porque juntos podemos lograr cosas que tienen que ver con el funcionamiento del Concejo, no necesariamente con los debates ideológicos o partidarios en los que no vamos a estar de acuerdo nunca, por eso estamos sentados donde estamos cada uno. Eso no quita que hayamos podido trabajar cosas en conjunto y muy bien. El vínculo con el Ejecutivo es muy particular y siempre lo fue, yo a pesar de ser presidenta de bloque no he tenido un vínculo fluido con el Ejecutivo en términos concretos de hablar con el intendente por cuestiones, creo que hay un mito alrededor de eso también. Siempre tuve mucha independencia.

La mayoría de los intendentes lo dejaron de lado siempre al Concejo Deliberante, aún aquellos que antes de ser intendentes fueron concejales…

– Sí, y ser oficialismo con mayoría, una mayoría tan amplia que siempre tuvimos quizás relaje en eso; pero estamos frente a otros desafíos en términos políticos que nos tienen que involucrar mucho más desde otro lado y se empiezan a dar cuestiones dentro del bloque donde todos pensamos distinto aunque pertenezcamos a un mismo proyecto político y eso se tiene que ordenar y conducir no sólo desde la presidencia del bloque sino también con quienes conducen el proyecto político al que queremos representar.

¿Cómo la manejás a tu tía (Mónica Ochoa, también concejal)?

– A pesar de los estilos que tenemos cada uno, lo hemos sabido manejar bien. Muchas veces me dice “te miro y ya me doy cuenta qué tengo que hacer”, ese es un beneficio. Dentro de la libertad que tenemos cada uno en el bloque, hay cuestiones que las tenemos que acordar, hay muchas cosas en las que no hemos estado de acuerdo; pero por suerte hemos tenido la fortaleza de mantenerlo dentro del ámbito laboral y eso nos ha dado paz en otros términos. En su momento respondimos a distinta conducción política, también lo tenemos claro, y muchas veces lo hemos tenido que hablar y blanquear. La única forma de solucionarlo es hablando siempre y lo hemos venido manejando bastante bien.

En algún momento descansabas Marcos Beorlegui en los debates, ¿ahora descansás en Hernán (Mansilla)?

– Vamos a tener roles muy definidos y en eso Hernán viene a aportar mucho al bloque, lo respeto mucho en términos políticos, tiene un gran recorrido tanto en el Ejecutivo como en el deliberativo, conoce de cerca muchos temas, incluso mucho más que nosotros aunque los estudiemos. Tiene un estilo muy descontracturado que a mí me calza perfecto, yo soy de esas. Se sumó hace poquito en reemplazo de Bali y hemos venido trabajando muy bien, nos ha hecho aportes enriquecedores.

Se habla mucho en el bloque oficialista de muchos temas nacionales y pocos temas locales…

– Siempre nos pasó, todos sabemos que es mucho más fácil ser oposición en términos de presentación de proyectos, uno cuenta con otras herramientas. Distinto es ser concejal del oficialismo, no porque uno no tenga la libertad de poder pensar proyectos o ideas, sino que requiere ordenar todo el andamiaje que requiere la implementación de esa idea para que efectivamente sea de implementación real y no quede en ideas bonitas u Ordenanzas que se aprueban y no se cumplen, que hay un millón. En eso hay que congeniar con el Ejecutivo, hay que pensar en los gastos, en las prioridades y cuesta un montón consensuar. Uno puede tener un montón de ideas pero no podés hacer mucho. Tiene cosas a favor también, uno puede utilizar el vínculo con funcionarios nacionales, provinciales, los contactos, las gestiones, para ser parte de lo que haga el Ejecutivo; pero a título personal como concejal, hay que ser muy estratega, muy innovador para pensar cosas que no requieran mucho gasto, que no generen complicación. Uno cumple un rol más de vínculo con la comunidad y de nexo con el Ejecutivo, y resuelve en lo cotidiano un montón de cosas que nunca llegan a ser proyecto. Todo el trabajo silencioso que uno hace no se ve y es de todos los días; pero siempre requiere del acompañamiento del Ejecutivo, que avale lo que uno quiere hacer, y en eso es muy importante también el vínculo que uno tenga con los funcionarios para conocer las realidades de cada área y ver cuáles son las necesidades y las proyecciones para poder pensar proyectos en esa línea.

¿Te mirás años atrás? Uno veía a Laurita Rodríguez ligada al clan Bucca como la novia de Eugenio en su momento, y esta mujer con la que hablamos hoy pareciera tener poco que ver con aquella chica jovencita…

– Sí, en realidad no lo veo en términos de crecimiento sino del aprendizaje que he adquirido por estar con el cuerpo, cuando acepté los desafíos en aquel momento tenía 22 años, siempre estando dentro de la familia de Eugenio y viendo a Bali, que lo acompañé desde que fue candidato a concejal. Lo vi con muchos sueños y muchas ideas que me parecían muy locas en ese momento. El contexto nacional y provincial que agarró Bali para la inserción de los jóvenes en la política a mí me invitó a soñar y a creerme posible absolutamente todo, ni te digo cuando llegó a la intendencia. Después vas sufriendo distintas decepciones producto del contexto, de los dirigentes, propios y ajenos, por eso muchas veces hay cosas que son de los políticos, no de la política; creo en la política en los términos no partidarios, en lo que significa el hacer, las herramientas que uno tiene, las soluciones que puede dar y lo gratificante que es eso.

¿Te molestó que te corrieran de la lista? Ibas a ser nuevamente intendente suplente y de buenas a primera apareció Bali ahí…

– No me molestó entendiendo cuál era el objetivo. Yo había sugerido incluso que Bali tenía que estar en la boleta.

¿De uno o de dos?

– En cualquier lado.

Porque ese operativo clamor estuvo de Bali candidato a intendente…

– Sí, esa fue una discusión más mano a mano de ellos; pero después en el armado de la lista. Muchos lo habíamos sugerido porque la veíamos venir, veíamos lo que se daba en la calle, hay cosas que genera Bali que las genera sólo él, para bien o para mal pero son de él, y en ese momento era un aporte importante que le podía hacer al espacio porque peligraba el municipio, después de lo que nos costó en su momento tenerlo, lo que cuesta sostenerlo con los cambios a nivel nacional que va habiendo con el paso de los años, con el desgaste propio de una gestión de tantos años.

Vamos al horario del Concejo, Ariel Alomar se queja porque le ponen las sesiones en horario de trabajo. Es cierto que a la hora que sesionan una persona de laburo no podría ser parte…

– Esto es un trabajo, no es un hobbie, se lo digo siempre a Alomar, no es que lo último que uno tiene que hacer en el día es ir al Concejo a tomar café, no, es un trabajo por el cual a uno le pagan una remuneración, por el cual uno firma que no tiene incompatibilidad de horario, por el cual uno asume un compromiso laboral nuevo como cualquier otro.

Pero eso te limita al día que Bali te diga: “Laurita, andá a ver a 3 amigas para que sean candidatas a concejal”, y alguna seguro te va a decir “yo a la hora que sesiona el Concejo no puedo”…

– La sesión del Concejo es una vez al mes, un día de 30 que tiene el mes.

Está bien, pero si miramos los horarios de las sesiones de los HCD de Henderson, Daireaux, 25 de Mayo, General Alvear, Saladillo, las sesiones son a las 20 horas; en Bolívar son a las 14…

– Ariel Alomar había presentado un proyecto de modificación de reglamento, que es un debate que hay que dar, hay que ponerlo a debate.

Parecía que el 2024 iba a ser un año tranquilo…

– Los años que no son electorales nos invitan un poco a reflexionar sobre lo acontecido en el año anterior y sobre lo que queremos para el año entrante. No podemos descansar, tenemos grandes debates que darnos adentro. Si queremos seguir siendo parte del proyecto que gobierne Bolívar, tenemos que aprovechar estos años bisagra para darnos los debates internos que después nos agarra el apuro por dar cuando se vienen los cierres de lista o en la campaña. En su momento soñamos un Bolívar, hoy tenemos que pensar en otro Bolívar, no sólo por las demandas cotidianas que puede tener la gente sino por lo que uno puede proyectar para adelante teniendo un presidente como Milei.

¿Qué espejo tenés a nivel nacional?

– No me miro en nadie, y uno también se desilusiona un poco, porque se terminan generando discusiones dirigenciales que no generan nada, convocando Massa por un lado, Máximo por el otro, cuando existen los problemas que tenemos y debemos ver qué hacer con lo que está pasando. Me pegó muy fuerte el triunfo de Milei en términos emocionales.

¿No lo veías venir?

– Sí, pero no tanto.

Angel Pesce

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img