Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

miércoles, 02 de junio de 2021
10.7 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

No estoy enamorado

- Publicidad -
- Publicidad -

Escribe: Mario Cuevas

El punto de partida es ‘I’m Not In Love’, de la agrupación 10cc, editado en “The Original Soundtrack” (1975), el mayor éxito de este grupo originario de Manchester, integrado por el tecladista-vocalista Eric Stewart y el bajista Graham Gouldman. El tema fue ideado en principio como una bossa nova pero luego mutó en una balada soft-rock con un tratamiento especial de las voces. La idea fue del tecladista Lol Creme, quién sugirió una pared (o cortina)  de voces como tempo de acompañamiento. Ésta se creó grabando las voces de los cuatro integrantes cantando una sola nota al unísono, mezclándolas en dieciséis pistas, creando un coro de doscientas cincuenta seis voces que se mezclaron con loops (varios compases musicales grabados y reproducidos en secuencia dando sensación de continuidad) con los acordes básicos de la canción. La frutilla del postre fue la inclusión de la voz de Kathy Warren, recepcionista de Strawberry Studios, lugar donde registraron la canción, susurrando “Be Quiet, Big Boys Don’t Cry…” (Tiempo después, esta frase inspiraría a The Cure para componer su hit ‘Boys Dont Cry’).

- Publicidad -

Cuenta Eric Stewart que se dio cuenta que la canción se convertiría en un éxito cuando vio a los integrantes del staff del estudio de grabación tarareando el tema. Antes de agregarle las partes con las primeras voces, la banda pidió una reunión con Jonathan King, responsable del sello británico Phonogram. Luego de escuchar la pista, King quedó tan impactado que les ofreció un jugoso contrato por cincos años a razón de un disco por año.

La letra habla de alguien con sentimientos encontrados acerca de un amor que transitó: “No estoy enamorado, así que no lo olvides, es solo una etapa tonta por la que estoy pasando y solo porque te llamo, no me malinterpretes, no pienses que ya la hiciste…

Conservo tu fotografía sobre la pared, esconde una mancha sucia que permanece ahí, así que no me pidas que te la devuelva. Yo se que tu sabes, que esto no significa nada para mi… No estoy enamorado, no, es porque… Oh, esperarás mucho tiempo por mi…”

‘I’m Not In Love’ es un patito feo entre las canciones que componen “The Original Soundtrack”, mientras que ésta es ensoñación y remanso en estado puro, en el resto del álbum abundan los temas con marcados riffs de guitarra, con pulso rockero a mejor estilo de la primera etapa de Queen.

Los 10cc terminaron como grupo en 1983, volvieron a reunirse en 1995, con el álbum “Mirror Mirror”, en el que incluyen una versión acústica de, no podía ser de otra manera, ‘I’m Not In Love’.

 

El trío más mentado

Con el discurrir del tiempo, ‘I’m Not In Love’ fue transitada por varios intérpretes. Richie Havens (como single en el 2004, editado en el compilado “Dreaming As One: The A&M Records”, 2009), The Pretenders (incluida en la banda de sonido del film ‘Propuesta indecente’ (1990); Tori Amos (de “Strange Littke Girls”, 2001, álbum de covers de Los Beatles, Neil Young, Tom Waits y otras luminarias); y hasta una versión en español a cargo del vocalista francés Hervé Villard como simple en 1975.

Pero la versión que nos ocupa hoy es la del trío Fun Lovin’ Criminals, publicada en su álbum “Mimosa” (2000). Los Fun Lovin´ Criminals son un trío neoyorkino liderado por un personaje llamado Huey Morgan, de sangre portorriqueña e irlandesa en iguales proporciones, que en su adolescencia tuvo problemas con la ley. “Me dieron la opción de ir a la cárcel o enrolarme con los Marines, así que fui y me anoté – cuenta Huey – La experiencia me enseñó un par de cosas, pero fue duro. Tuve que obedecer a oficiales muy poco amables e ir a pelear en una guerra sin tener ni idea de los motivos por lo que estábamos allí. No se lo recomiendo a nadie.”

Debutaron artísticamente con “Come Find Yourself” (1996) y tuvieron cierta repercusión con ‘Scooby Snacks’, una canción que habla sobre un robo cometido por los mismos músicos, pero drogados. Más tarde explicarían que la letra estaba inspirada en diálogos y escenas de las películas de Quentin Tarantino.

Esa onda de gángsters italo-americanos, el soul, con toques de lounge, hip hop y la actitud irreverente cautivaron al público inglés (actualmente

Huey es uno de los personajes de la televisión y la radio británica).

Su segundo álbum es “100% Colombian” (1999), con temas descollantes como ‘Mini Bar Blues’, con B. B. King como invitado y ‘Love Unlimited’, un adictivo tributo a Barry White. “El primer tipo de música que me llamó la atención fue el soul –  explica Huey – The Delfonics, The Stylistics, Earth, Wind & Fire y Barry White. Hay gente que llama a cierto tipo de alimentos ‘cómida cómoda’. Bueno, pues ese tipo de música es ‘música cómoda’. Hubo una época en la que el soul equivalía a grandes cantantes como Otis Redding. Ése era el tipo de cosas que escuchaba mientras crecía en Nueva York.”

Luego apareció “Mimosa”, que es casi un disco ‘escondido’ o como declaran los miembros del grupo ‘un disco de lados B’. El subtítulo del disco, “The Lounge Album”, brindaba una pista clara del rumbo musical del mismo. El objetivo, logrado con creces, era remozar algunos clásicos encauzándolos hacia una corriente soul y funk. ‘Crazy Train’ de Ozzy Osbourne, ‘Couldn’t Get It Right’ de la Climax Blues Band o ‘We Have All The Time In The World’ de Louis Armstrong lucen luminosos pasados por el tamiz de Fun Lovin’ Criminals.

En cuanto a ‘I’m Not In Love’, conocida en nuestro país a través del programa de tv ‘El rayo’, conducido por Dolores Barreiro, difiere en gran medida de la original. Donde los 10cc la visten de ensoñación y sutileza; Huey y sus compañeros hacen de ‘I’m Not In Love’ una canción sugerente y provocativa. El glamour, las raíces souleras y el riesgo musical, una constante en el trío neoyorkino, le dan un vuelo diferente a sus canciones, y en este caso, a sus versiones. Luego de cinco años de silencio discográfico originado por problemas contractuales con su manager (lo último fue “Livin’ In The City”, 2005), los Fun Lovin’ Criminals lanzaron “Classic Fantastic” (2010), como reacción a los problemas que estaban superando. La muestra es ‘Conversations with Our Attorney’, con la participación del cómico Paul Kaye, precisamente encarnando a un abogado que no está en sus cabales.

spot_img
spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img