Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

jueves, 27 de enero de 2022
11.7 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Nicolás Macchiaroli: “mi objetivo hoy es sumar puntos para poder inscribirme en la pre previa de un World Padel Tour”

Nicolás se encuentra viviendo en España dando clases de Padel.

- Publicidad -
- Publicidad -

Hacía tiempo que deseábamos contactar a Nicolás Macchiaroli para saber qué es de su vida. Se trata de uno de esos jóvenes que se escapan de nuestra órbita, a los que de un día para el otro dejamos de verlos en la ciudad y nos preguntamos qué estarán haciendo. Uno de nuestros últimos y más lindos contactos con él había sido en Mar del Plata, en la cobertura de una Final Provincial de los Juegos Bonaerenses, hace ya bastante tiempo… Por estas horas, nuestras ganas de entablar contacto con él aumentaron al verlo en una publicación de Facebook junto a Andrés Britos, compartiendo una clínica en Italia. Por eso lo llamamos, le pedimos que nos ponga al día de lo hecho en estos años y “Nico” entendió de qué se trataba nuestra solicitud. A continuación, nos habla de sus últimos años en Argentina y su presente en España.

– En el 2013 decidí irme a estudiar a La Plata, seguí la Licenciatura en Relaciones Públicas y a su vez empecé a entrenarme en la academia de Sebastián Mocoroa, donde ya se entrenaba Andrés (Britos). Digamos que fui “influenciado” por él para sumarme y retomé el padel y la competición. Aunque en ese momento no podía considerarme un profesional del deporte, la idea era asumir este entrenamiento de una manera similar a lo que hace un profesional. En Bolívar había dejado de entrenar y cuando jugaba, lo hacía con amigos, en algún turno…

- Publicidad -

– En febrero de 2014 hice mi primera pretemporada, allí en La Plata, y al mismo tiempo hice el curso de ingreso a la Facultad, así que fue un mes bastante duro. Tenía triple turno de entrenamientos y a eso le sumaba los estudios, pero me fue muy bien. En ese entonces todavía no tenía en mi cabeza la idea de venirme a España, pero con el correr del tiempo le surgió a Andrés la posibilidad de venirse y también me fue “picando el bichito” a mí… Más adelante, por el 2016, confirmé mis ganas de hacer mi futuro, sobre todo lo relacionado al padel, fuera del país.

– En ese entonces, cursaba de lunes a sábados, entonces los estudios me impedían competir. Así que decidí concentrarme más en la idea de entrenar, formarme, tanto como persona como jugador, visualizando mi futuro más en otro lugar que en Argentina. Si bien competí en el Circuito, justo agarré la época en que la Federación Argentina estaba muy mal; de hecho, al tiempo se disolvió y luego se formó lo que hoy en día es la AJPP (Asociación de Jugadores Profesionales de Padel) gracias  a varios jugadores “históricos” que ya estaban en sus últimas etapas de competición y armaron esa Asociación. Gracias a ellos empezaron a surgir torneos, aunque en el momento en que ellos comenzaron a trabajar no se hacía la cantidad de competencias que existen hoy en día. Así que por esas cuestiones no competí mucho y al ser un ranking absoluto, al igual que el tenis, hasta que no te metés en cierta posición, tenés que empezar a jugar muy temprano. Hay veces que tenés que jugar desde un lunes o un martes, dependiendo del tamaño del torneo, y en en ese momento no podía perderme tantos días de cursada para irme a jugar, por ejemplo, a Córdoba. Si bien lo hice, no fue de manera continua debido a la Facultad. Otra cosa “negativa” que tiene el país, es que al ser tan extenso tenemos torneos muy alejados entre sí, entonces te demanda mucho tiempo de logística, traslados, etc. Entonces desistí de la idea de competir tanto a nivel nacional y sí aproveché para entrenarme y formarme, mientras terminaba la carrera.

– Desde el 2014 al 2019 estuve entrenándome en la academia de “Seba” y sinceramente crecí muchísimo. Aprendí un montón de cosas del deporte, de las que no estaba al tanto; en eso creo que influyó el hecho de ser de Bolívar, de una ciudad del interior, y no tener tanto contacto con realidades super distintas. Eso me llevó a madurar mucho, por eso considero que mi paso por La Plata y por la academia resultó muy positivo; me siento muy contento por todo lo aprendido y por lo que sigo aprendiendo…

– En agosto de 2019 me recibí y como mi idea, desde hacía un tiempo y por las charlas que tenía con Andrés, era venirme a España, mis ganas de viajar a Europa fueron cada vez  mayores. Así que después de recibirme, a mediados de septiembre de ese mismo año ya estaba acá, en España. Tenía muchas ganas de jugar y medirme con los jugadores de acá, donde me di cuenta que el padel era otro deporte, distinto al que practicábamos allá. Ahora hay pistas (canchas) de alfombra y vidrio en todos lados, pero en ese entonces era poco habitual encontrarlas; de hecho, nosotros en la academia entrenábamos en cemento y solamente los torneos grandes, de mayor puntaje, disponían de pistas de blindex. Acá, en cambio, hace más de diez años que se juega sobre césped sintético y con paredes de blindex. Esas “cositas” de un deporte más profesional me llenaban de ilusiones y ganas de venirme para acá…

La facultad no fue una traba; era algo impulsado por mis “viejos” y yo también quería recibirme, de lo contrario no habría hecho la carrera. No fui obligado en ningún momento. La que sí fue una traba fue la imposibilidad de obtener la ciudadanía italiana por descendencia de mis padres, aunque ambas familias son provenientes de Italia. Entre la burocracia que hay en el país y lo lento que es el trámite, me llevó muchísimo tiempo y cuando vine a Europa lo hice sin los papeles; entonces no podía estar más de tres meses o tenía que pedir una prórroga para extenderme hasta seis meses, pero recién me enteré de esta posibilidad en mi segundo año en Europa… Al estar sin papeles no me asenté en Barcelona sino en un pueblito aledaño, costero, Cunit. Es un pueblo donde Andrés había trabajado un tiempo antes, lo mismo que otro jugador con el que coincidí en la academia y tenía muy buena relación, así que fui con referencias y entré a trabajar a un club donde la parte de padel la gestionaba este amigo. Por esa razón, todo se me hizo mucho más llevadero. 

Allí estuve desde septiembre hasta diciembre, cuando regresé a Argentina, y en febrero de marzo de 2020 volví a España. Seguía sin los papeles, aunque con el trámite de ciudadanía más encaminado, así que regresé a Cunit y ahí desde el 10 de marzo “me fumé” todo el confinamiento por la pandemia. Llegué, tuve una semana “de libertad” y me encerraron dos meses y medio; después, cuando se liberó, estuve trabajando hasta fines de noviembre,  cuando regresé a Argentina. Como seguía sin los papeles y estaba obligado a residir fuera de Barcelona, los torneos me quedaban lejos, los lugares de entrenamiento también… Por lo tanto decidí quedarme en Argentina esperando que me llegue la ciudadanía.

En marzo de este año me llegó un e-mail en el que se me comunicó que me reconocen como ciudadano italiano; pero debido a la pandemia, los trámites del pasaporte internacional se hacen por turnos y conseguí uno recién para el mes de agosto. Por lo tanto, me quedé en el país hasta hacer ese trámite y en septiembre regresé a España con la idea de quedarme; ahora estoy asentado en Cerdanyola del Valles, un pueblo cercano a Barcelona, donde vivo con Andrés y estoy trabajando aquí cerca. El objetivo es quedarme instalado acá al menos hasta diciembre de 2022.

Como dije, me recibí de Licenciado en Relaciones Públicas en agosto de 2019 pero ejercí poco; trabajé con unos amigos de la Facultad que abrieron una productora, pero siempre mi objetivo principal fue el padel. Mi foco estuvo puesto en eso. Acá en España trabajo como profesor, aunque los españoles le llaman “monitor”; estoy super contento y siento que la gente está muy a gusto con mi forma de trabajar, así que disfruto lo que hago.

En cuanto a torneos, compito en la Federación Catalana, que tiene un circuito que abarca tres provincias: Tarragona, Girona y Barcelona. La idea es metirme entre los 30 mejores de ahí porque es una de las exigencias de World Padel Tour para poder inscribirte en sus pre previas. Tenés que tener puntos World Padel Tour o al menos estar entre los 30 mejores de Catalunia o, dependiendo de tu país o región, también se fija en los puestos del ranking.

Entre mis idas y vueltas jugaba torneos pero a veces no coincidía en las fechas de mi residencia en España, entonces no podía defender mis puntos en el ranking. Así que sumaba, después restaba, me acercaba al puesto 100, me alejaba… Ahora estoy en el proceso de volver a meterme de a poco entre los 100 de Cataluña con el objetivo de llegar, a futuro, a estar dentro de los 30 para así poder jugar las pre previas de World Padel Tour. Es lo que más anhelo y el objetivo principal por el cual estoy acá en España.

Además de la Federación Catalana también quiero jugar algunos torneos de la Federación Internacional de Padel, los que se hacen en todo el mundo. Ellos están “asociados” con World Padel Tour, por lo que otorgan puntos de acuerdo a la instancia que alcances en sus torneos. Justamente Andrés jugó  uno en Cagliari, Italia, al que yo no pude ir por cuestiones laborales. El año que viene espero estar más “ordenado”, tanto económicamente como en mi día a día para poder viajar y hacer esos torneos.

A su vez, hay un circuito que está muy en auge ahora, y es el APT (American Padel Tour). Este circuito está dándole muchísima visibilidad al deporte en todo el mundo, está buscando hacer pruebas en países a los que el padel no ha llegado y además transmiten muchos partidos, lo cual es muy positivo para jugadores que todavía están en ascenso.

Esos son mis objetivos en cuanto a competencias. En lo que respecta a lo sucedido hace unos días en Italia (N. de la R: lo vimos en una publicación de Face junto a Andrés Britos y por eso lo contactamos) fuimos de jueves a domingo. El viernes hicimos una clínica; Andrés dio una clase y yo me metí un poco para ayudar y hacerle correcciones a los asistentes, pero como era mi primera vez en Italia, el idioma me limitaba un poco… Así y todo, me hice entender. Fue una experiencia muy linda, gratificante; conocí mucha gente, me gustó el país y me trataron super bien. El sábado hicimos una exhibición para la inauguración de un club muy lindo, de alto nivel, en la que participó Germán Tamame (de Trenque Lauquen) más un italiano, y hubo mucho público, incluso “peloteamos” con gente que quiso jugar con nosotros. Y el domingo seguimos con las clases y retomamos el viaje a España.

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img