Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

sábado, 25 de septiembre de 2021
14.6 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Nanna, cocina hogareña enriquecida por mano experta

- Publicidad -
- Publicidad -

Guido Torrecilla es bolivarense, pero se formó como chef en Buenos Aires, donde trabajó en diversos emprendimientos durante dos décadas en las que no dejaba de pensar en “hacer algo” en su ciudad. Hasta que decidió dar el crucial paso de volver, y tras siete años de alimentar el proyecto del restorán propio desde los cimientos del terreno que junto a su pareja adquirió con esa idea, hoy puede disfrutar de Nanna, que abrió puertas el viernes pasado.

Allí lo encontramos al momento de esta entrevista, el miércoles, entre tablas, cuchillos, ollas y sartenes del flamante restorán de De Lucía 444, que tiene cocina a la vista del cliente y esa es una de sus principales novedades. Un ambiente cómodo, que le permitirá al chef y su equipo, unas doce personas en total incluyendo recepcionista, abastecer con comodidad el salón.

- Publicidad -

Tras realizar la carrera de Gastronomía en la CABA y desempeñarse en restoranes, hoteles cinco estrellas y en un servicio de catering aéreo, emprendió el regreso con el viejo sueño de restó propio como dínamo y bandera. “Siempre quise volver. Me fui para crecer y aprender, para ser lo que soy ahora. Por eso hace ocho años compramos este terreno donde hoy está Nanna, un proyecto que se edificó de cero, ladrillo a ladrillo, y que nos llena de orgullo porque está súper pensado en todos sus aspectos”, expresó el cocinero al diario, junto a su compañera, Ornella, que se emocionaría varias veces durante la charla. Ornella Mitta Muiño forma parte del equipo como administrativa, organiza lo que comúnmente denominamos ‘la papelería’, que también es vital en cualquier emprendimiento comercial. “Hicimos todo esto con mucho sacrificio, compramos en 2012 el terreno en cuotas, y fuimos construyendo muy de a poco, con mucho esfuerzo. Hasta que llegó este día hermoso; es muy fuerte, por eso me emociono”, expresó la joven, que nunca pierde la sonrisa.

 

ALGO SOBRE LA CARTA

La columna vertebral de la carta está constituida por pastas, carnes y ensaladas, más postres y entradas. Torrecilla está al frente de una ‘brigada’ de cocina, como le gusta definirla, integrada por un encargado de pastas, uno de carnes y uno de entradas. “Yo soy el último filtro de lo que recibe el cliente, estoy en la última línea. La producción la hago de mañana junto a alguien, y de noche despachamos, junto a mozos y recepcionista, que es quien recibe al cliente”, enumeró.

El salón es de estilo clásico y cálido, en tonos claros, con unas lámparas con tulipas artesanales que son el fuerte de la decoración. Nanna abrió puertas el viernes pasado por la noche, a tope de capacidad como ha venido siendo una constante en estos primeros días. Viene a sumarse a la nutrida -a pesar de la pandemia- oferta gastronómica lugareña (hay en la vieja Galería Prada un restorán próximo a abrir, y se rumorea que una histórica pizzería de colorida fachada se transformaría en parrilla), pero se ubica lejos de la zona neurálgica donde se come y se toma en San Carlos de Bolívar, lo que contrariamente a lo que podría señalar el siempre presuroso lugar común, quizá entrañe una ventaja para los que quieran salir y ver otra cosa.

La carta plantea alternativas hogareñas, si se quiere clásicas, pero con una ‘vuelta de tuerca’, que está dada por la experiencia, el conocimiento y la creatividad del chef. Las vedettes de la propuesta, dos platos que tuvieron mucha salida el fin de semana, son los ñoquis de calabaza rellenos de queso, y el lomo con crema de champiñones y papines. Para los que prefieren pescados, trabajan con la pesca del día, eligen cada semana la mejor opción, hoy puede ser abadejo y mañana salmón. “Iremos rotando, buscaremos productos frescos y variedad”, indicó el propietario.

El lugar dispone de parrilla, pero no habrá asado sino cortes específicos, como ojo de bife, lomo y costillas de cerdo, además de pollos grillados, una preparación siempre clásica entre lxs que quieren cuidarse pero aman salir. “Usamos algunos productos orgánicos, somos una cocina de productos, todo es de primer nivel”, destacó Guido. La carta contempla opciones para celíacos (están especificadas) y para vegetarianos/veganos.

Este fin de semana abrirán hoy, mañana y el domingo, desde las 21.30 horas. El local dispone de espacio para colocar mesas afuera, donde se puede disfrutar de un ambiente verde y bucólico. La semana que viene implementarán un servicio más, para los que gusten desayunar o hacer un ‘corte’ en la mañana: cafés con tortas y dulces, desde las 9, de miércoles a domingos, jornadas en las que por la noche trabajarán a partir de las 21.30.  

Para el invierno ya están pensando en novedades.

“Es un año difícil para emprender algo, pero estábamos convencidos, creemos en nosotros y nuestro equipo y además acá todo es muy profesional, todo está muy cuidado, cada detalle, desde que el producto ingresa hasta que elaborado llega a la mesa, no dejamos nada librado al azar ya que estamos atrás de todo”, afirmó finalmente Guido, mirando con ternura a Ornella y emocionándose también.

Chino Castro

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img