Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

miércoles, 17 de julio de 2024
9 C
San Carlos de Bolívar

“Nada borrará el dolor de nadie. Ni el de los papás de Fernando ni el de los míos”

Marianela Demassi recordó el caso del homicidio de su hermano.

- Publicidad -
- Publicidad -

Con el dolor a cuestas y aún si cicatrizar, la hermana de Sergio Demassi recordó el caso del homicidio de su hermano, similar en circunstancias al de Fernando Báez Sosa. Serena, reflexiva y agradecida, aceptó el diálogo con este medio en un día muy movilizador para su estado de ánimo.

La sentencia recaída hoy en Dolores en el marco del caso Fernando Báez Sosa, conmovió el ánimo de todos los argentinos. Desde el origen mismo del caso, ocurrido en Villa Gesell hace 3 años, el país debatió acerca de las responsabilidades que finalmente le cupieron a los 8 rugbiers de Zárate, asesinos ya declarados culpables del joven Fernando.

En las calles de la tranquila ciudad bonaerense resaltó la presencia de familiares de otras víctimas de hechos similares ocurridos en otras circunstancias, pero que mantienen el denominador común de la violencia incomprensible.

En ese marco, la familia Terrera, de Bolívar, dejó constancia de la presencia en el lugar del caso Demassi, ocurrido en esta ciudad hace unos años, cuando Sergio Demassi encontró la muerte luego de haber sido golpeado por un grupo de agresores.

Una bandera recordó allí a Sergio con la idea de mantener en alto su memoria y el reclamo de Justicia, más allá del progreso de esa causa que finalizó con condenas bajas al ser considerado el caso, desde la propia carátula, como “homicidio en riña”.

Para Mariela Demassi, hermana del infortunado Sergio, fue este lunes un día muy movilizador. Así lo manifestó en diálogo con La Mañana. “Fue muy duro seguir la secuencia de lo que se fue desarrollando en el tribunal. No pudimos seguir todo lo que fue el juicio relativo a Fernando porque era como volver al día uno de nuestra lucha y al momento mismo cuando sucedió el hecho. Yo veo a los padres de Fernando y en ellos veo a los míos. Siempre fui un poco la vocera de ellos y lo sigo siendo, quizás la que tuvo más fuerzas para enfrentar todo; pero ellos siempre estuvieron allí tomando las decisiones. Porque todo lo que se hizo por Sergio fue decisión de mis padres. Hoy miramos la sentencia, mis papás había visto los alegatos cosa que yo no puede hacer porque me causaba mucho dolor. Entiendo que esos papás (los de Fernando) lograron Justicia por su hijo. Quizás hubiese sido más justo que todos tengan perpetua; pero hay que entender que la Justicia es eso también”.

La voz de Mariela llega firme, segura, a través del teléfono. Pero a pesar de ello, a medida que suma palabras, también el dolor crece en su garganta y enfatiza que, cuando las cosas se ven de lejos el análisis es diferente al que se hace “desde adentro”. Por eso se la nota totalmente comprensiva de las diferencias entre ambos casos, independientemente de aquel denominador común al que hacemos referencia. “En nuestro caso, la propia carátula del expediente se labró como de homicidio en riña, aunque las situación fue similar ya que Sergio también estaba solo, como Fernando, pero así se caratuló y en tales circunstancias la pena máxima es de 6 años. Tanto la Fiscalía como nuestro abogado (Sebastián Barrio) lograron penas de 5 años y 8 meses de prisión para los tres hermanos Díaz y de 4 años y 5 meses para el otro agresor. Dentro de todo debemos conformarnos con eso, ya que nada va a calmar el dolor de nadie. Ni de los papás de Fernando ni de los míos. Y seguramente tampoco el de los papás de los culpables”.

Refiriéndose puntualmente a la causa del homicidio de Sergio, informó Mariela que todos los declarados culpables ya están en libertad, en la mayoría de los casos por la obtención de la libertad condicional al cumplirse aproximadamente 3 años y medio de detención. “Uno de ellos ya cumplió totalmente su condena y el resto la cumplirán el año que viene, según creo. Hemos recibo durante todo este tiempo alguna agresión, sobre todo mi hermano menor, cosa que sucedió desde el mismo día en que mataron a Sergio. Uno se acostumbra también a vivir con eso. Por eso entiendo también el pedido de perpetua que los familiares de Fernando pidieron hoy. Es que las víctimas quieren tener algo de tranquilidad para salir a la calle, no quieren que suene más el teléfono en las madrugadas y poder dormir tranquilos”.

Mariela se muestra agradecida del trabajo de los medios periodísticos locales que cubrieron los hechos que derivaron en la muerte de su hermano y resalta que la mediatización del caso Báez Sosa, seguramente, empujó el decisorio judicial hacia condenas más severas, que se ajustan más al criterio de Justicia que sigue reclamando. Y abraza desde donde esté a la familia Terrera, vinculada a ellos por lazos familiares, que llevó la historia de Sergio a Gesell primero y el lunes levantó esa bandera frente al tribunal de Dolores.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img