Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

miércoles, 02 de junio de 2021
9.6 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Columna de Música: En el nombre del padre y del hijo.

Escribe: Mario "Chiqui" Cuevas.

- Publicidad -
- Publicidad -

“No quiero vivir sin ti, mi tierra / lo supe fuera de ti, mi tierra / pregunten en dónde quiero sufrir, en qué zona quiero amar o en qué lugar voy a morir, pues en mi tierra…”.

Cuando LittoNebbia regresó de México traía bajo el brazo una canción que había titulado ‘Zamba para mi tierra’, la canción se convirtió en un clásico pero no pudo serlo con ése título, sino como ‘Nueva zamba para mi tierra’. Es que en esa época no se podía registrar en Sadaic dos canciones bajo el mismo título y ese título ya lo había registradoun bolivarense, Carlos Iglesias, autor de ‘Amanecer de San Carlos’, la zamba de apertura de los festivales Canta Bolívar y Me Encanta Bolívar que con el paso del tiempo se convertiría en ‘la zamba’ de los bolivarenses.

- Publicidad -

‘Amanecer de San Carlos’ se grabó en 2012 producto de laidea original de Pablo Bucca (dirección de video), y Hernán Caraballo (dirección musical).

En la grabación participaron alrededor de cincuenta músicos:Tito Flores, Rubén Exertier, Nani Iborra, Lorena Palacios, Juan Manuel Zarzamontes, María Alzueta, Laura Bertelli, Sergio Ramírez, Pepo Villanueva, María Dulveco, ChiquiChavez, Fabio de Sandro, Calicho Campitelli, Fernando Grismado, Nico Serra, Leo Curutchet, Pollo Arroyo, Pipo Cupertino, Carlos Miranda, Oscar Cardozo, Jazmín Bríguez, Sandra Santos, Coro Polifónico de Bolívar (la lista continúa).

Para abrir y cerrar el Me Encanta Bolívar 2021 que se llevó a cabo de forma virtual, se grabó una nueva versión de ‘Amanecer de San Carlos’, arreglada por Jorge Godoy que tocó casi todos los instrumentos, excepto la guitarra acústica de Tin de Azevedo y el piano de Maia Acosta. Esta grabación tiene un particularidad especial y entrañable al mismo tiempo: las voces que cantan la zamba de Iglesias son padre e hijo: Pipo Cupertino, que ya había participado en la versión anterior, y Juan Cupertino, el debutante.

“La zamba de Carlos Iglesias desnuda un poquito el sentimiento de todos los bolivarenses porque es una zamba que nos representa a todos – dice Pipo -Carlos me vino a visitar muchas veces para que le grabara temas suyos, nunca pude por diferentes motivos. Estoy muy contento, y más por él, porque esta vez tuve la oportunidad de grabar algo suyo.

Mi hijo Juan grabó en La Plata, yo acá y después hubo un trabajo mancomunado de Jorge Godoy con Tin de Azevedo de acoplar las dos voces. Estamos orgullosos que Cultura nos diera la posibilidad haber podido grabar juntos, y que la grabación se haya pasado en la apertura y el cierre de Me Encanta Bolívar 2021.”

Ahora es el turno del testimonio de Juan Cupertino y para presentarlo recurrimos a un viejo dicho, que en este caso es más que certero: hijo e’ tigre. “Fue un desafío que me propuso Jorge Godoy, al principio me llamó la atención ya que es un estilo que no estoy acostumbrado a manejar – dice Juan – Fue un desafío porque es un símbolo para Bolívar y es una zamba muy tradicional que requiere un respeto muy importante, había que tomarlo con mucha responsabilidad. Traté de asumir ese desafío, además, con la experiencia de grabar con Pipo, mi papá, con la capacidad que tiene, con el don de cantar, de expresar, de transmitir a través del canto, que no es algo que ha adquirido con el tiempo sino que nació con eso. Nos pone muy contentos y orgullosos que haya logrado un reconocimiento en la ciudad.

Fue la primera vez que hice algo con mi papá, fue una alegría muy grande. Si bien él tiene plasticidad para manejarse bien en varios estilos, tango, folklore, temas melódicos, rock también; yo no tengo esa habilidad, me dedico más que nada al rock; y aparte, al vozarrón que tiene papá yo no le hago ni sombra. Así que el desafío era mezclar las dos voces y que quede bien, pero Jorge Godoy logró un resultado espectacular porque el arreglo de la zamba estaba más bien para el lado del rock, dándole un poco más de aire a lo que se venía haciendo tradicionalmente, que fue otro desafío: mostrar en otro estilo el tema a los bolivarenses.” 

Pipo

Nació en Godoy Cruz, Mendoza; pero luego su familia se trasladó a Córdoba, y allí es que comenzó con la música hace más de cincuenta años.El padre de Pipo fue un gran músico, ducho en el piano y la guitarra; su hermana también es música y desarrolló su arte en Jujuy (allí también se desempeñó como Secretaria de Cultura).

En ésas épocas de peñas desbordantes de folklore, música y poesía, Pipo se hizo muy amigo de unporteño, un gran guitarrista, y con él comenzó a presentarse en las peñas. Su paso siguiente fue el de solista en Los Fenders, con ese grupo musical recorrían toda la provincia presentándose en los sitios bailables.

“Disfruté mucho de Córdoba, es una provincia que me dio mucho, dejé mucho amigos allá, aún los tengo; allí tengo sobrinos que también son cantores; tango una sobrina y un sobrino, hermanos, que cantan muy bien, tuvieron un programa de televisión muy reconocido.”

Su primera experiencia en Bolívar fue con Demons 70, allí estaban Héctor Tulio, Farace y Beto Molina, entre otros; luego, en los inicios de la década del 80 ingresaría al grupo que lo adoptó para siempre. “Mi paso por Piedra Azul fue una de las cosas más lindas que me ocurrieron, conocí al Flaco Exertier (Rubén), a su hijo Franco, y a Oscar Gonzalo. Ellos comenzaron primero, tiempo después ingresé yo…”, dice Pipo. Luego inició su etapa solista desarrollando un repertorio melódico, sin descuidar el folklore, pero esa veta melódica siempre estuvo presente en Pipo, desde Demons 70.

Otra importante faceta de Pipo, en la radio, la comenzó en 1995 en Spacio, la radio de Hugo Díaz, Pipo debutando como locutor/conductor, primero con Marta Baptista en ‘Por el camino real’, programa de folklore, luego pasó por todas las radios locales. En ‘Raíces’ y especialmente el programa nocturno ‘Confidencias’, Pipo dejó una huella en la radiofonía bolivarense.

Juan

De chiquito creció en un ambiente musical, entre ensayos y recitales de Piedra Azul y programas de radio de Pipo, aunque a Juan, obviamente por su edad, le gustaba el rock. Su primera banda fue Preludio, con Nacho Maluéndez, ElmiroMendiburu y Diego Díaz; luego vino Nazareth, con el siempre recordado Martín Tolosa, Leo Mancieri, Juan Pablo Moura y Nicolás Plácido.

Las virtudes futbolísticas de Juan le permitieron jugar, entre otros clubes, en Gimnasia y Esgrima de La Plata; finalizada su etapa deportiva volvió a la música con Avalancha, una agrupación que hacía covers de los Héroes del Silencio. Actualmente, Juan es el cantante y segunda guitarra de Crixo, banda de hard rock con canciones propias, que tiene dos discos en su haber: “Crixo” y “Fuego y mar”, grabado el año pasado en los Estudios Romaphonic.

“Luego de cinco, seis años nos cansamos de hacer covers, así que con los mismos chicos comenzamos a proyectar una banda con canciones propias y así nació Crixo, con otro estilo, el hard rock. Estamos muy contentos con el resultado de ‘Fuego y mar’, cómo quedó grabado, pudimos hacer una buena pre-producción con las canciones, e ir a grabar a un estudio como Romaphonic que ahí el resultado es siempre excelente. Las letras son muy actuales, la de ‘Dogma’ es una de las que más me gusta, se puede adaptar a cualquier época de este país.”

spot_img
spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img