Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

miércoles, 02 de junio de 2021
13.3 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Música de alto vuelo: viajar, siempre es el plan de La Lomada

- Publicidad -
- Publicidad -

Santina Avendaño y La Fábrica del Ritmo se presentaron el viernes y el sábado respectivamente, en la casa que cobija artistas locales desde hace ya algunos años.

La Lomada, la casa de bandas que tienen a cargo Raúl Chillón y Romina García, ofreció este fin de semana un doblete de espectáculos, tal como ha venido sucediendo durante todo el mes, en virtud de que es mucha la demanda, de artistas y del público, para disfrutar de espectáculos artísticos de alto vuelo.

- Publicidad -

En el fin de semana que pasó, hicieron lo suyo Santina Avendaño el viernes, y La Fábrica del Ritmo el sábado, y como siempre, todo fue mágico, disfrutable, y bajo estricto cumplimiento de protocolo.

El día viernes fue  la joven Santina Avendaño quien tomó el timón de La Lomada, para ofrecer un viaje musical de alto vuelo, tal como siempre sucede cada vez que la artista se presenta.

En la ocasión, Santina ofreció un espectáculo por demás especial, al que llamó “Sueño de un viaje en febrero”; lo distinto, fue que para poder llevar adelante el espectáculo, hizo participar al público, con el debido cumplimiento del protocolo sanitario, respetando distancia entre quienes participaron, y haciendo uso del barbijo.

El espectáculo incluyó canciones (de su propia autoría y de otros autores), y contó también con muchos elementos del teatro, que Santina fue empleando para llevar a cabo el encuentro.

Lo cierto es que el público, de primera, aceptó el convite de la joven artista, que fue guiando a los presentes en cuanto a lo que tenían que hacer, pero, por sobre todas las cosas, llevó a todos a un viaje interior a través de la música y de lo que aportaron quienes se sumaron a los círculos que Santina armó, para que todos puedan participar.

Hubo velas, deseos escritos, ejercicios de respiración, de descubrir el cuerpo y descubrirse a través de las acciones de otros, todo, guiado por la magia de Santina, que hizo, de cada momento, un espacio único.

La voz única e inconfundible de Santina, el talento, la fortaleza, la sutileza al dirigirse a los presentes, los pasajes de teatro en los que relató distintos fragmentos, hicieron que la propuesta sea un verdadero viaje interno y externo. El lugar, que siempre es cálido y abierto a todos, ayudó a que todo pueda suceder tal como Santina lo esperaba, quien al finalizar el show se mostró sumamente agradecida por haber podido compartir el momento con todos los presentes, a la vez que manifestó haberse divertido mucho, lo cual, no es poca cosa.

El día sábado, por su parte, quienes hicieron lo suyo fueron los integrantes de La Fábrica del Ritmo, la escuela de percusión que dirige el anfitrión de La Lomada, Raúl Chillón.

Si bien todas las “fiestas de tambores” son especiales, esta lo fue aún más, dado que hacía más de un año que los fabricantes no se encontraban con su público, a causa de la pandemia por el Covid 19.

Finalmente este sábado que pasó se pudo concretar el tan ansiado encuentro entre los fabricantes y su público, que esta vez no pudieron bailar, para respetar el protocolo establecido, pero que sí pudieron disfrutar al máximo de los tambores, adaptándose a la situación actual.

 La Fábrica, con su espíritu de compañerismo, de compartir y disfrutar a través de los tambores y de los encuentros con otros, le puso ritmo, color y sabor a una hermosa noche, en la que todo, como siempre, fue una fiesta.

Como en las fiestas anteriores, La Fábrica tocó con músicos invitados; en esta presentación compartieron escenario con los fabricantes Renzo Martínez en guitarra, Sergio Ramírez en bajo (también hizo la operación técnica del sonido), y Franco Exertier y Federico Ron se sumaron como invitados, en las filas de tambores.

En esta ocasión la escuela de percusión que dirige Raúl Chillón presentó todos sus ensambles, (a excepción de Samba Reggae), con los cuales tocaron Candombe, Festejo Peruano, Son, Merengue y Plena.

El convite finalizó con un ensamble fusión que integró a todos los alumnos de La Fábrica y a los músicos invitados que participaron, donde se pudo ver un gran despliegue de tambores, pero además, un disfrute absoluto, de alumnos y de públicos, como cada vez que se presenta La Fábrica.

Debido a que por protocolo solo pudieron asistir 40 personas a presenciar el espectáculo, La Fábrica del Ritmo planea organizar una nueva fiesta próximamente, para que puedan asistir todas las personas que quedaron fuera, ya que, como es de público conocimiento, las fiesta siempre son multitudinarias, con lo cual, quienes no pudieron asistir, pronto tendrán novedades al respecto. L.G.L.

spot_img
spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img