Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

domingo, 28 de noviembre de 2021
16.2 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Miguel Gargiulo presentará su libro “Eva, el busto”

- Publicidad -
- Publicidad -

Miguel Gargiulo es, de los escritores locales, el que más ha ahondado en la historia bolivarense con temas que para muchos eran tabú.

El libro de los desaparecidos (Policronía) es uno de ellos, y ahora aparecerá “Eva, el busto”, que será presentado el próximo viernes en el Cine Avenida. Varios años de investigación y cuestiones del destino demoraron este libro que comenzó a tener forma hace una década, y que en pocos días verá la luz.

- Publicidad -

Estamos a muy poquitos días de que presentes un libro que te ha llevado cuánto tiempo…

– Escalonado con otros libros en el medio, nueve años. Después de que terminé el libro del Fútbol Rural en 2010, comencé la investigación de este libro acerca del busto de Eva Perón, cuya información yo tenía por parte de mi padre. Estaba trabajando en ARBA por ese entonces y Haydeé Novara me facilitó algunas entrevistas que tenía a militantes históricos del peronismo que ya no están entre nosotros, que en ese momento ya no vivía.

A partir de ahí empecé, hubo otros libros en el medio, dos o tres, y ahora por fin sale a la luz, el 6 de diciembre, en el Cine Avenida, a las 20 horas.

¿Un busto que se implantó cuándo?

– En 1953 se coloca a instancias de un proyecto impulsado por el intendente en ejercicio en ese momento, Manuel Chatruc Miguez, y tiene una historia extraordinaria porque tuvo circunstancias parecidas como las que atravesó el cadáver de Eva, esa es su particularidad, tan interesante para investigar.

El busto se colocó primeramente frente a la puerta de Belgrano 11…

– Frente a la puerta de ingreso, donde está ahora el busto de Juan Manuel Belgrano. En el libro están las fotos del día en que se coloca.

La ilustración de la tapa del libro muestra lo que pasó en 1955…

– El golpe de Estado de 1955 duró entre el 16 y el 19 de septiembre, el 19 Perón se va a la Embajada de Paraguay y el 20 ingresa a la Cañonera Paraguaya; pero al margen de esas disquisiciones que son de nivel nacional, el 19 comienza el Golpe de Estado. Lonardi empieza a mover sus fichas desde Córdoba, Isaac Rojas bombardea Mar del Plata en esos días, mucha gente que no estaba satisfecha con el gobierno de Perón encuentra la oportunidad de agredir al busto, al que el 16 de septiembre le tiran un balde con brea o aceite.

El intendente Chatruc manda a sacar la foto, que es la de la tapa del libro, es un hecho histórico comprobable. Como se sabía que había mucha gente enojada con el gobierno del General Perón, tomaron precauciones para que aquellos elementos de alta significación pública peronista no sufrieran ningún tipo de daño, uno de esos elementos fue el busto de Eva. La CGT tuvo unas 70 u 80 personas armadas, a disposición de lo que pidiera el General Perón, no pidió nada, no sucedió nada. Dos de esas personas custodiaron el busto de Eva desde el local de la CGT que funcionaba en el primer piso de la sede de la Sociedad Española, y desde una de esas ventanas Donato Genovese y Víctor Tello custodiaron el busto con un máuser viejo y un arma de puño, hasta la madrugada del lunes 19 en que el intendente, el comisario y  otras personas lo desemplazaron y se lo llevaron.

De allí lo llevaron al campo de Pablo Hernández, quien lo tuvo enterrado en un campo cercano a La Piedra, y después lo trasladó a un campo de Ibarra porque había comentarios de que lo iban a ir a buscar. Estuvo la friolera de 17 años enterrado.

En 1973 cuando aparece la reapertura democrática, en los días previos al 25 de Mayo que asume Cámpora, Pablo Hernández les propone a los compañeros re emplazar el busto. Le dijeron que “cómo lo iban a volver a colocar si lo habían arrastrado los ´contreras´”, y ahí Hernández da por tierra con esos comentarios y les explica. Hacen las tratativas para volver a instalarlo y se coloca donde está hoy. Se votó en el Concejo Deliberante por Ordenanzas y se volvió a colocar con la participación muy activa del intendente Francisco Ravassi, quien tuvo una mirada muy democrática y que tenía una historia previa peronista, y también tiene una historia ética previa.

Pero no se pudo emplazar donde estaba antes…

– No, porque en 1965 habían puesto el busto a Belgrano, con un hecho bastante interesante, el busto a Belgrano fue un hecho impulsado por Manuel Chatruc, fue aprobado durante su gestión; pero el golpe de Estado de 1955 lo impidió colocarlo, y 10 años después lo colocaron donde está ahora.

En 1973 re colocan el busto frente a lo que era el Consejo Escolar antiguamente, donde está ahora, atrás de Belgrano.

Pero en 1976 lo vuelven a sacar…

– La diferencia es que mientras Hernández lo “siembra”, que es la mejor metáfora que encontré respecto de eso, para que germine, la Dictadura hizo lo que hizo siempre, lo desaparece. Lo que no puedo aseverar es si lo saca Jorge Walter Grosse, que fue el primer intendente de la Dictadura, que fue un agente de inteligencia afortunadamente ahora preso por 27 desaparecidos de Olavarría, o lo saca Bereciartúa después.

En 1983 el intendente de facto, el Dr. Eberhard, le propone al peronismo que ya que se viene la apertura democrática, si no quieren el busto, en un buen gesto.

¿Y dónde estaba el busto?

– Lo tenía el municipio, en algún archivo. No pude hallar el lugar donde estuvo, tampoco es muy importante. Lo sacaron y lo cuidaron, lo devolvieron impecable. Lo sacan a pulso del municipio, lo instalan el 17 de octubre de 1983; pero como todavía no había democracia, el peronismo propone hacer el acto, lo simulan; pero se llevan el busto, y lo guardan en Mitre entre el 700 y el 800, en un local del peronismo donde quedó en guarda hasta que se colocó por Ordenanza en 1984.

Hay cierto halo de respeto de los partidos políticos locales, en la colocación del busto en 1984 están todos los partidos políticos representados, no sólo la Unión Cívica Radical, representada por su intendente el ingeniero Alfredo Carretero.

Pero en el medio, entre 1953 y 1984 pasaron muchísimas cosas interesantes. La tesis central del libro es que en mi opinión la deconstrucción del mito de Eva, esa figura pública notable que alcanzó a ser la abanderada de los humildes, tiene que ver con la idea de arrastrar. Porque lo que no hemos dicho es que durante 40 ó 50 años se dijo que la habían arrastrado, y es todo mentira; pero debajo de esa intención para mí está la idea de que arrastrada es aquella mujer cuya moral sexual es dudosa, es una moralina, no la comparto; pero está eso como carga ideológica más que otra cosa. Arrastrarla como hecho simbólico, arrastrada en vida, arrastrada en muerte, no ves que era una arrastrada. No digo que tengo razón, es un argumento, habrá otros que irán en contra o a favor; pero estos son los míos. Esa es la tesis central, desde ahí evoluciona todo el libro.

Y creo que tiene que ver también con ese espíritu de revancha que siempre tuvo el poder económico contra aquellos que se atreven a quitarle algo de sus beneficios y de sus privilegios, eso está claramente contado en distintos episodios. Según se mire, de un lado y de otros, cobardes o dignas.

Paradógicamente Eva recuperó el busto, el nombre del Estadio Municipal con otro busto nuevo; pero no recuperó el nombre de la calle…

– No, y hay fotos en el libro de cuando están arrancando el bronce que habían puesto encima de la visera de la Farmacia Fal. Esa foto alguien se la dio a Julio Fal y él me la dio cuando lo entrevisté.

Mi idea fue investigar sobre el busto público, la referencia obligada para los peronistas que iban a dejarle flores, de hecho hay fotos en las que se ve que le dejaban muchísimas flores en un día cualquiera. No profundicé en otros aspectos porque no era el eje central del trabajo, y segundo porque todo contribuye al encarecimiento, hoy en día publicar es en Euros o en Dólares, y como uno las cosas las hace a poncho, hay que acotar.

¿Qué significa este libro en tu colección de los ya editados?

– Este es el décimo, para mí es el más sociológico, he estado reticente a meterme en la sociología, la he ejercido como docente en algún momento; pero cuando escribo me siento más periodista que sociólogo, he hecho toda mi vida ese trabajo, y me gusta más el relato periodístico que el sociológico; pero este es más sociológico, tomé coraje y le metí. Para mí quedó digno, veremos cómo lo juzgan los lectores.

¿Es un libro destinado a trascender las barreras de la ciudad?

– Tengo invitaciones de muchísimos lugares, Olavarría, Las Flores, Saladillo, Bahía Blanca, La Plata, de gente que quiere que lo vaya a presentar, porque el mito de arrastrar el busto en algunos lugares fue real, fue un hecho concreto.

¿Imaginaste encontrarte con tanta data de gente que por ahí no lo vivió en personas sino a través de sus padres?

– Tengo el relato más importante que es el de Donato Genovese, que lo entrevisté hace como 10 años, fui varias veces a su casa, tenía 90 años en aquel momento.

También se habló de Irma Sánchez como custodia del busto…

– Sí, claro, Irma Sánchez de Lanzoni genera un hecho heroico cuando esta horda andaba rompiendo todo por la ciudad, la misma madrugada del lunes 19 de septiembre. La familia Lanzoni vivía al lado de la familia Chatruc, y como le fueron a tirar a Chatruc escombros y mampostería que habían arrancado de distintos lugares, la primera que sale a rebatir esa barbarie es Irma.

¿Quedó mejor de lo que imaginabas o no?

– Una pavada que te cuento, el libro no me dejó escribirlo durante 10 años, se me rompieron tres computadoras tratando de escribirlo, la última en Tandil, se quemó el disco rígido y no pude recuperar nada. Y este año dejé de dar clases en agosto, renuncié a las horas que tenía y me puse a hacerlo, y lo volví a escribir, con mucho tiempo, con más información, para mí quedó mejor que lo que hubiese quedado siete u ocho años atrás.

El 6 de diciembre lo presentás en el Cine…

– Sí, tendrá un costo de $ 300 en la presentación y después $ 360. El valor casi que cubre el costo original. Daniela Roldán siempre me da una mano con la corrección, con las sugerencias, y vamos a estar con ella, haremos una suerte de entrevista, me gustó el formato. Vamos a pasar imágenes, tenemos fotos muy piolas, la voz de Donato, de los entrevistados.

Angel Pesce

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img