Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

miércoles, 25 de mayo de 2022
13.6 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Marcos Pisano fue reelecto presidente del PJ local

Tiene mandato hasta 2025.

- Publicidad -
- Publicidad -

El Partido Justicialista de Bolívar eligió semanas atrás a su nueva conducción, la que llevará los destinos del peronismo local por los próximos 3 años. No fue una asamblea fácil, no hubo elección por listas, todos los afiliados que concurrieron se sentaron a la antigua, en bancos situados a los costados del salón principal de la sede partidaria de Sarmiento y Arenales, cuestión que todos pudieran verse las caras.

Había posturas encontradas, todas con fundamentos válidos. Estaban quienes decía que desde “arriba” aconsejaban que la conducción siguiera en manos del intendente Marcos Pisano, para continuar con el ordenamiento que viene desde que Bali Bucca fue presidente siendo intendente. Pero había otros, no pocos, que argumentaban que era preferible que Pisano se dedicara a gestionar el municipio y que la conducción partidaria debía recaer en otra persona.

Fue una de las pocas veces desde la llegada del balibuquismo al poder que estas cosas se discutieron en la historia sede partidaria y con presencia de peronistas históricos, todavía muchos de los que en algún momento le respondieron a Isidoro Laso. Cabe recordar que si bien la sede de la Almirante Brown fue ocupada sólo en tiempos de campañas, en algunas ocasiones hizo también de sede del PJ.

El peronismo por estos días tiene varias luchas intestinas, que muchos en vez de tratar de tranquilizar, avivan. En ese marco, obviamente, los cuestionamientos son para todos, y en parte fue por eso que algún sector de la militancia prefería despegar a la gestión municipal de la del PJ para que el intendente se ocupe del gobierno y la parte política recaiga en alguien de su confianza o en otra persona. “Talibanes” no iban a poner; pero la idea era descomprimir a Pisano de tantas responsabilidades. Después de largo debate, de idas y vueltas, de llamados y más llamados finalmente Pisano quedó como presidente del PJ y María Laura Rodríguez, su intendenta suplente, como vice. La secretaría general, un cargo en otras ocasiones menor, veremos qué ocurre ahora, se lo llevó Juan Carlos Berreterreix, Martín para los conocidos, del Grupo Kolina, hombre de la concejal Mónica Ochoa.

Si vamos a los cargos de representación provincial, congresal titular fue elegido Franco Canepare. Por eso hizo tanto ruido puertas adentro del PJ y de la Municipalidad que quien representa al presidente del Partido (Pisano) en los congresos provinciales, fuera a su vez quien lo imputara al intendente (Canepare a su vez es el Juez de Faltas) por los fuegos artificiales que se tiraron en el reciente Me Encanta Bolívar.

En la composión del nuevo PJ aparecen figuras de años de militancia, como los casos de María Luján Bouciguez (que retornó al Ejecutivo municipal) y el urdampilletense Luis Rodríguez (concejal suplente).

Entre los primeros lugares aparece el único que pudo colar Ariel Ferreyra: Juan Luis Albanese. Por su parte Mirta Linares, que estuvo en todas las discusiones y debates, aclaró que ella y su gente preferían no ocupar lugares. Y no hay presencia en este Consejo de Partido del randazzismo que encabezó Diego Freyre en las pasadas elecciones y que utilizó la sede partidaria como bunker de campaña.

José Bucca y la vieja estructura del PJ también cobraron cargos. Otra que aparece, como congresal suplente, es Ana María Natiello. El lasismo residual, por su parte, metió a Hernán Mansilla como congresal suplente, y después hay varios con pasado en la Fundación Futuro que hoy parecen haber tomado otro rumbo.

No hubo mayores sorpresas. Puede que falten algunos, es cierto, como también que aparecieron otros a los que pocos tenían en el radar; pero nada que no pudiera estar dentro de lo previsible.

El PJ repite en Marcos Pisano la conducción de un partido que conduce los destinos de la ciudad desde hace ya más de 10 años y que posiblemente marcha a enfrentar una dura lucha por la permanencia en el poder de cara al 2023, más por cuestiones intestinas que de otro tipo, y que resienten no sólo la estructura partidaria sino también la del Ejecutivo.

Menuda tarea tendrá entonces Pisano, la de encaminar el barco municipal tras la pandemia y volver a ser el Marcos de los dos años en que reemplazó a Bali Bucca, y de mantener al peronismo lejos de la ebullición que le genere mayores inconvenientes que el lanzado de unos fuegos artificiales.

Ángel Pesce.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img