Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

jueves, 03 de junio de 2021
7.4 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Luz al instante

- Publicidad -
- Publicidad -

Escribe: Mario Cuevas.

La partida de Luis Alberto Spinetta dejó un enorme vacío en el corazón de muchos de nosotros, cada uno asimiló la pérdida de diferentes maneras y con las herramientas que cada uno disponía. En ese sentido, los artistas no llevan una enorme ventaja, pueden plasmar en su obra sentimientos, sensaciones, pareceres.

- Publicidad -

Hoy mostraremos una lista de canciones que nacieron bajo el influjo del Flaco, fueron escritas como tributo, admiración o sencillamente, como agradecimiento.

Andrés Calamaro – ‘Belgrano’ (“Bohemio”, 2013)

“Recuerdo cada cosa que hablamos, cada palabra que me dijo y cada abrazo que nos dimos – contó Andrés en la Rolling Stone – Lo conocí en un ensayo de Nito Mestre y Los Desconocidos de Siempre, me llevó Leo Sujatovich. Aquella tarde me pidió que le alcanzara un Parliament y le sostuviera una imponente Gibson 335. Me podría haber retirado de la música en ese momento, antes de empezar.

Esa fascinación por el Flaco todos la entendemos, y la mayoría la experimentamos. No entendemos el rock en Argentina sin Luis, como tampoco se entiende sin Pappo o sin Litto.

Ojalá no se interprete este humilde homenaje como una canción demagógica, sería espantoso. Cuando Luis Alberto se murió, no quise escribir nada urgente, ni colaborar en diarios o revistas; tampoco fui públicamente a despedirme, ni él me llamó desde su lecho. Sé que enfrentó el destino fatal con gran dignidad.”

Fito Páez – ‘La vida sin Luis’(“Dreaming Rosario”, 2013)

Páez se dio el gusto de grabar “La LaLa” (1986), un disco doble compartiendo cartel con Spinetta. Sobre esa experiencia le preguntó a Fito, Hernani Natale, de la agencia Télam: “Luis me trataba como un par y estimulaba mucho mis decisiones. La verdad es que para mí fue una experiencia de discípulo absoluta. Aprecié y aprecio al día de hoy esta inmensa distinción que Luis me concedió pero, más allá de las subjetividades y puntos de vista, esta fue claramente una situación de maestro-discípulo. Sin olvidarnos que, en la cosmogonía spinetteana o en la de muchos alrededor del mundo, el maestro no cesa de aprender y el discípulo es un territorio fértil para que eso suceda. De todas maneras, lo más importante de entre los hombres no son sus obras sino sus vínculos. Y este fue y es uno de los más importantes en mi vida.”

IllyaKuryaki and theValderramas – ‘Águila amarilla’ (“Chances”, 2012)

Dante, uno de los hijos de Spinetta, le dedicó esta canción escrita junto a Emmanuel Horvilleur. “Toma un poco un concepto chamánico; los chamanes cuando mueren se transforman en animales y mi viejo se transformó en un águila amarilla. En un momento dice ‘un águila amarilla de su lágrima salió volando, trazando con polvo de oro el cielo del cual te hablo’.

Como dijo Chavela Vargas: ‘Los chamanes no morimos, sólo cambiamos de forma’. Mi viejo me hizo leer a Castaneda, todas esas historias de chamanes que se convertían en animales. Me enseñó que nada se termina, todo se transforma. Hay que pensar de esa manera las cosas. Por lo menos es la manera que yo encuentro de darle más sentido a esta clase de resoluciones.”

David Lebón – ‘Tema para Luis’ (“David Lebón”, 1973)

Esta canción sería la excepción de esta lista porque fue escrita y publicada hace muchos años en el álbum debut solista de Lebón.

“Hice ese tema porque siempre admiré a Luis y yo notaba que la mayoría de sus amigos, anteriores a mí, estaban celosos de mi presencia – le confesó el guitarrista a Francisco Zazzu el año pasado – Y me salió escribir esa canción para explicar que lo único que quería era tocar y no molestar a nadie.”

Jauría – ‘Luis espía’ (“Libre o muerto”, 2013)

Cuenta Pertusi desde la página oficial de la banda:“Era una música estilo Almendra, con un punteo de Sebastian Ambesi, muy al estilo de bandas argentinas de los 70 tales como Color Humano, mezclada con algo de esos temas cancioneros de los FooFighters.”En ese momento, la canción hablaba de otra cosa, el nombre original de la obra era, de hecho, ‘Luz del día’, pero algo cambió en el recorrido que derivó en la versión definitiva. A la hora de cantarla se dio que hice una primer prueba de noche en mi casa y como mi pequeña hija dormía tuve que cantarla medio susurrada, ahí apareció Spinetta muy en la onda almendra en el ‘Tema de Pototo’ o alguno de esos, entonces fue que decidimos que la letra fuese una evocación u homenaje a Luis, y lo encaramos desde un lugar no de ausencia ni de muerte sino todo lo contrario, como que Luis es una ‘impronta’ que sigue presente espiando desde la música.”

Claudio Cardone – ‘Flor-capullo-flor’ (“No Tiempo”, 2013)

Ex tecladista del Flaco, Claudio incluye aquí una canción llamada ‘Flor-capullo-flor’, que en la voz de Mora Cabrera, repite “suena, silencio, suena”.“Es una frase que me dijo Luis Alberto Spinetta mientras conversábamos el último día que estuve con él – declaró Claudio en La Capital – Y creo que más que una metáfora, lo siento como algo real. Desde lo más microscópico a lo más macro, todo tiene un ciclo que se reitera. Y justamente ése es el mensaje positivo o esperanzador que quise dar a través de una frase inmensamente sencilla y profunda a la vez. Todo termina y vuelve a comenzar. El último track intenta reflejar justamente la atmósfera de cuando todo vuelve a comenzar a partir de la Luz de la que a su vez formamos parte.”

“Luz al instante” (2016), es un disco homenaje a Luis Alberto Spinetta. Un proyecto a beneficio de Casa de la Cultura de la Calle y Conduciendo a Conciencia Solidario.

El proyecto nació en la cabeza de Jerónimo Guiraud, un músico y productor de Buenos Aires que, movilizado por la ausencia del Flaco, decidió armar un disco que siguiera su inspiración. Un homenaje que no esté ‘formado por versiones’, sino por ‘nuevas creaciones’.

“Spinetta nos transformó con su presencia en este mundo, con su andar, con sus canciones, con sus acordes, con sus silencios – le contó Jerónimo a Cristian Vitale – Con su conducta artística y creadora, siempre, hasta en su ámbito privado, preservado y cuidado como su más valiosa obra de arte, lejos de la cotidianidad llena de superficialidad y cholulismo. Así vivió, así partió, quedando entre nosotros, dando luz a cada instante, generando la conciencia de vivir hoy, mañana es mejor. En esa necesidad de despedirlo, de abrazarlo, de saludarlo, de recibirlo, nació esta idea y hoy, se hizo canciones en el alma de muchos artistas. Algunos de ellos los reunidos en este disco.”

Participan, entre otros, María Pien (‘Memoria de la luz’); Agustín Insausti (‘Tres laberinto’); Jerónimo Guiraud (‘Gracias’) y El color (‘Cazando luces’).

Cuenta Miguel García, integrante de El Color:“Un amigo que conoce nuestro amor por la música de Luis Alberto, nos contó sobre el concurso. Faltaban tres días para que cerrara la fecha de poder enviar nuestro material y decidimos hacerlo. Mandamos ‘Cazando Luces’, que tiene muchísima influencia del Flaco, tanto en lo musical como en la poesía, y quedó, debe ser porque Spinetta es nuestro faro. Su obra, para nosotros, es inspiradora e inagotable”.

Cerramos este tributo a Spinetta con las últimas cinco canciones:

Marcelo Torres – ‘Fuga capella’  (“Universos en miniatura”, 2014)

Fabiana Cantilo – ‘Rayo de luz’ (“Ahora”, 2011)

BersuitVergarabat – ‘Para Luis’ (“El baile interior”, 2014)

Leo García – ‘Solar’ (“Algo real”, 2013)

Christian Van Lacke – ‘Viola d’amore’ (“Información catedral, Vol II”, 2017)

 

 

 

 

 

 

 

spot_img
spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img