Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

sábado, 05 de junio de 2021
15.3 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Luis Paz le dice “adiós” a la enseñanza para volcarse al aspecto social del deporte

- Publicidad -
- Publicidad -

Fueron más de veinte años los que Luis Paz le dedicó a la enseñanza del padel. Hoy, el “Negro” considera que es momento de hacer un alto en el camino, descansar pero seguir ligado a esta disciplina -y otras- pero intentando apuntar al aspecto social, a la inclusión. Luis quiso dar a conocer el porqué de esta decisión y charló con La Mañana de esta manera:

– No voy a dedicarme más a la enseñanza directa del padel. No es que me voy a alejar por completo de este deporte porque siempre estaré “ahí”, haciendo cosas, pero después de tantos años y de los vaivenes de la vida, tomé esta decisión. La enseñanza lleva una “carga” que en algún momento debemos tratar de compensar para poder seguir adelante. Me costó tomar esta decisión porque disfruto estar adentro de una cancha, la paso bien y doy buenas clases, pero me cuesta arrancar, me pesa saber que de lunes a viernes voy a estar ocupado desde las 13 hasta las 19… Para mi edad, son muchas horas.

- Publicidad -

Hoy quiero dedicarme un poco más a mi familia, que me ha soportado durante tanto tiempo esta carrera, y a mí mismo. He notado que no estoy con el 100% de energías para dar clases y no quiero que la gente que ha confiado, mis alumnos, se queden sin recibir lo mejor de mí. Sé que parte del aprendizaje depende de la energía que “tire” el profesor, es necesaria, y estaba viendo que me costaba entregar eso, además que físicamente no llego a recuperarme de un día para el otro con mis “60 y largos” años…

 

¿Qué te deja el padel?

– Es algo recíproco: me deja tantas cosas como las que yo le di. Comencé en los años `90, cuando estaba en el tenis, por curiosidad. Hice un curso, me gustó; después hice otro, también me gustó, y vi la posibilidad de tomarlo como una profesión.

 

Fueron cursos de 4 meses, luego de los cuales te tomaban un examen y recién después te daban el carnet y eras profesor. Hoy en día, en un sábado y medio domingo ya lo sos… Reniego de eso porque en ese tiempo es imposible que adquieras  los conocimientos educativos para formar a un jugador. Tengo un sinsabor que me provoca ver que hoy se ha comercializado mucho este deporte. Defiendo la profesión porque la he practicado y me gusta; quiero reivindicar al verdadero profesor, el que enseña y el que está en todo momento para lo que sea necesario, llegar 15 minutos antes,  preparar bien la cancha, tener buena predisposición…

El padel me deja toda esta enseñanza. También me posibilitó, en un momento muy duro de Argentina, irme del país aunque no quisiera hacerlo. Me permitió hacer una carrera y ayudar a mi familia.

 

Desde lo organizativo, ¿cómo lo ves a este deporte?

– Desde hace años, veo que no hay unidad; en realidad, nunca la hubo porque de una parte no se quiere la unidad.  Si hay tres clubes de padel, que alguien me explique con fundamento, porqué se hace un “Circuito Bolivarense” y es sólo entre dos de los tres clubes, porqué el otro no puede participar, porqué no se lo ofreció, porqué no se pudo debatir, porqué no se lo incluyó a El Castillo que tiene una pista espectacular y puede aprovecharse… También cuestiono el hecho de que, al no haber una Asociación, no se le puede cobrar por un carnet a ningún jugador. ¿Qué significa el carnet? Es algo solamente monetario. ¿Tiene un seguro? ¿se puede reclamar algo? ¿qué te da ese carnet? Eso no se formalizó nunca. Hubo un momento en que existió una Asociación y no funcionó porque desde hace muchos años, el manejo del padel viene de un solo lado…

En el año ´96 quise traer el Circuito de Padel Argentino, tuve un par de reuniones pero nunca se apostó por este deporte. Recién en el 2013 el Gobierno lo hizo y fueron dos años esplendorosos, con los mejores profesionales.

Recuerdo que estando en Buenos Aires traje dos clínicas, tuve una polémica con un profesor… No es por vanagloriarme, pero creo que voy un poco adelantado con las ideas, porque se me ocurren, ya que esas clínicas están trayéndose ahora. Traje la primera de hockey, cuando no había ningún profesor en Bolívar, y traje una de padel, cuando vinieron los hermanos Correa. Iba a seguir trayendo, pero tuve un pequeño roce con la gente de Independiente y no las traje más.

En el 2001 hice la primera pretemporada de padel en El Corralón. Hablé con Fernando Belasteguín, le propuse ser el padrino de nuestra escuela y vino gustoso, incluso nos ayudó con una marca. A partir de entonces nació la escuela con su nombre, que actualmente sigue con los chicos especiales.

En muchos casos “no prenden” mis ideas, pero en algún momento las llevan a cabo. Me gustaría que pudiera armarse la Asociación y que haya una buena categorización. Algún día se irá a hacer…

 

¿A qué actividad vas a dedicarte?

– Voy a volcarme a proyectos de deporte social, no tanto competitivo, y el padel estará dentro de eso. He presentado ideas que no se han tenido en cuenta, así que volveré a intentarlo. Estoy  trabajando en la parte de deporte de una organización política, encabezada por Ariel Ferreyra, y empezaré a volcar todo desde ese lugar porque vi que es desde donde más se trabaja lo social.  Quiero que todos tengan acceso al deporte; hay muchos chicos que no conocen un palo de hockey, una cancha de padel… Voy a volcarme a eso porque es lo que más satisfacciones me da; no me demandará tantas horas y además siempre me gustó.

 

Le agradezco a los medios locales, a toda la gente y a todos los clubes donde trabajé; el último, Julio (Arana), me abrió las puertas de El Castillo, me dio una mano muy grande, me dejó hacer muchas cosas; a Juan Cruz Elcano, quien me apoyó en este último trayecto de la enseñanza y principalmente a mi familia, que siempre está, en las buenas y en las malas.

Espero que en algún momento pueda ir acomodándose todo para que el deporte sea un elemento social para la gente que no está pasándola bien.

spot_img
spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img