Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

lunes, 30 de enero de 2023
20.2 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Lucas Felice debutó y finalizó un Ironman; Rubén Martín sumó su sexta participación

Triatlón en Mar del Plata.

- Publicidad -
- Publicidad -

Un fin de semana especial vivieron en Mar del Plata los atletas locales Lucas Felice y Rubén Martín. Ambos largaron y finalizaron el Ironman full llevado a cabo en la ciudad balnearia. Se trata del desafío más importante que puede proponerse cualquier persona amante de las competencias combinadas, porque para poder cruzar la línea de llegada debe completar un recorrido extenso, exigente, que puede presentarse con diferentes obstáculos tales como corrientes marinas, vientos, altas o bajas temperaturas… Los dos pudieron superar con éxito el reto propuesto hace ya bastante tiempo y horas después de finalizar la competencia le expresaron sus sensaciones a La Mañana.

Rubén Martín
– Este domingo se corrió la cuarta edición del Ironman, la distancia full, en Mar del Plata. Fueron 3,8 kilómetros de natación; 180 kilómetros de ciclismo y 42 kilómetros de trote. Nos habíamos anotado con Lucas; él para hacer su debut en la distancia y yo iba por mi sexto Ironman full. Por suerte, los dos pudimos completarlo. Nos tocó un día climáticamente bravo. Para el primer tramo, de natación, si bien el agua estuvo movida no fue complicada y tuvo una temperatura espectacular. Tanto en el año 2018 como en el 2019, la distancia de natación tuvo que “acortarse” debido a la temperatura del agua, y eso perjudica a todos aquellos que quieren tener una marca Ironman, porque al finalizar la prueba no tenés el tiempo real porque no completaste la distancia de un Ironman full. Por suerte a nosotros nos tocó un día espectacular para nadar; el agua estuvo movida pero con la temperatura ideal, y como se corrió con trajes de neoprene, no hubo problemas.

Se largó a las 6 de la mañana, bien temprano, debido a una cuestión de las mareas. Después del nado tocó la parte de ciclismo; eran tres vueltas de 60 km. y tuvimos que afrontar viento, aunque el pronóstico había indicado que no iba a haber. En mi caso, me costó muchísimo la bicicleta, me costó cualquier cantidad, sobre todo la última vuelta, pero siempre la idea es terminar y no hay excusas para eso… Y luego vinieron los 42 km. de trote, más o menos a partir de las 14 horas, con unos 38 grados de temperatura. Fue terrible el calor; no había forma de hidratarse, tomabas y tomabas pero llegaba una momento que por más que te hidratabas, hacía tanto calor que el cuerpo no lo asimilaba, así que se hizo muy dura. Pese a todas esas exigencias, pudimos terminar la carrera. Estoy contento por Lucas porque era su debut y sé de todo el sacrificio que hizo para poder correr este Ironman. Este año nos tocó un invierno durísimo, y como esta carrera se hace en diciembre, empezamos con el entrenamiento en abril. Tuvimos que atravesar un invierno de mucho frío y muchos días de viento, así que hicimos un gran esfuerzo para entrenarnos. Por eso hoy estamos muy satisfechos los dos; si bien el sacrificio fue grande, el hecho de cruzar la línea de llegada lo vale…

En mi caso, voy a descansar unos días. Voy a hacer un descanso pasivo y después, dentro de dos semanas, empezaré a prepararme porque tengo previstas otras carreras para 2023. A partir de marzo tendré dos Medio Ironman, uno en San Juan y el otro en Entre Ríos, que me servirán de preparación para ir en búsqueda de mi séptimo Ironman, programado para mayo del año que viene en Florianópolis, Brasil.

Volví más que contento de Mar del Plata y quiero agradecerle a la gente de la pileta climatizada Aquapoint, donde hicimos los entrenamientos con Lucas y somos atendidos por todo el personal; en mi caso, agradezco también al gimnasio del Club Ciudad de Bolívar, donde hago la parte de complementos; por su puesto a Mariela, mi señora, quien me acompaña a todos lados y me aguanta y me banca todos los entrenamientos y todas las horas que le dedico a esto, y a todo el grupo de bolivarenses que estuvo el domingo alentándonos durante la carrera. Concurrió parte del grupo de running Superarse, al cual pertenece Lucas, pero me alentó como a uno más de ellos. Es muy lindo, cuando uno compite lejos de su ciudad, encontrar en la ruta a mucha gente conocida que va alentándote.

Un tercer bolivarense en carrera
Rubén destacó que en realidad fueron tres los bolivarenses que participaron en este Ironman, ya que señaló a Carlos Bellomo como otro de los competidores. “Si bien no vive en Bolívar, ya que reside en Montevideo, Carlos también estuvo representando a la ciudad y terminó la carrera con muy buena actuación”, señaló Rubén.

Lucas Felice
– Después de la carrera estoy super feliz. Fue durísima pero la terminé y estoy super contento, ya un poco menos dolorido que el domingo, de las piernas, pero es algo lógico luego de semejante carrerón.

Mi carrera fue espectacular, casi como la habíamos planeado. La parte de la natación la hice en los tiempos que había pensado: nadé en 1 hora 10, 1 hora 15, así que salió perfecto. El mar nos dejó nadar los 3.800 metros; a veces, en Mar del Plata “se pica” o hay mucho viento y Prefectura no te deja nadar y deben recortar la distancia, pero esta vez tuvimos un día idea y pudimos hacer la distancia completa.

Después, para la bicicleta también fue un día formidable, ideal para rodar. No noté mucho viento, así que pude andar bien. En las dos primeras vueltas anduve bastante fuerte y a la tercera, de 60 km., pensando en los 42 kilómetros de trote que me quedarían por hacer después, la hice más despacio, la regulé, y metí una vuelta a un promedio de 30 km/h guardando piernas para lo que quedaba.

– Para el tramo de trote me bajé de la bicicleta bien, entero. Eran tres vueltas de 14 km. cada una. En la primera vuelta hacía un calor impresionante; me bajé a correr cerca de las 13 horas, con una sensación térmica cercana a los 40 grados… Fue durísima, así que paré en cada puesto de hidratación y tomé agua, Gatorade, geles, consumí frutas y seguí trotando. A partir del kilómetro 20 comenzaron los dolores, principalmente en los cuádriceps, pero tenía previsto terminarla como se pudiera…

– Así fue como la terminé; resultó durísima pero la terminé. Tardé casi doce horas en completarla y recién me relajé y empecé a disfrutarla faltando cuatro kilómetros. Tenés que hacer toda la carrera concentrado en la hidratación, en comer en los tiempos que tenías programados, seguir al pie de la letra todo lo que entrenamos durante casi seis meses. Quería que saliera todo “redondito” para no sufrirla y tratar de hacer la mejor carrera posible.

A toda la preparación la hice junto a Rubén; habíamos entrenado juntos durante cinco o seis meses. Trabajamos todo: los tiempos en los que teníamos que comer, qué consumir, qué tomar, y la verdad que hicimos todo al pie de la letra. Tengo que agradecerle porque en todos estos entrenamientos me aconsejó, me contó toda la historia, me dijo todo lo que tenía que hacer, todo lo que tenía que llevar y en qué momento usarlo, en qué momento consumirlo… Sinceramente no tengo palabras de agradecimiento para él porque no se guardó nada. El también hizo un carrerón.

Le agradezco también a los chicos de la pileta, Nico y Lucas; por mis horarios de trabajo se me complicaba armar un entrenamiento pero me acomodaban los horarios como podían para que yo pudiese ir a nadar. Agradezco también a Peter por hacernos los services de las bicicletas y a los chicos de la bicicletería “El Paisano”: al “paisa”, “Manolo”, Gerardo, a todos…

Quiero agradecerle también a todo el grupo Superarse Running que fue a hacernos el aguante, el apoyo, y estuvieron todo el día, desde que largamos hasta que llegamos, al lado del mar y al lado de la ruta alentándonos. Y ni hablar de mi familia, porque durante todos estos meses le he sacado horas para poder entrenar y siempre me ha apoyado. Y a Facundo, mi entrenador; hace cuatro años que empecé con esta idea y cuando se la conté, no dudó en decirme que sí. Preparamos esto durante cuatro años y Facundo siempre me aconsejó, me dio los entrenamientos justos…la verdad, un genio. Mil gracias a todos.

Objetivos. Desafíos personales
– Aquellos que nos gusta el triatlón, siempre estamos pensado en que vamos a correr el Ironman. Es como aquel al que le gusta el fútbol y se propone intentar llegar a la Primera división. Esto no digo que sea más fácil, pero vos podés elegir. Para mí, era un desafío que me propuse hace cuatro años y se lo comenté al “Rana”, mi entrenador. El me dijo que podía hacerse, pero llevaría mucho tiempo para entrenarlo. Cada año fui corriendo distintas distancias hasta llegar a esto: hice las distancias Short, Olímpica, los “Half”, con la mitad de recorrido, hasta llegar a completar este primer Ironman.

– La primera vez corrés con la idea de tratar de terminarla; después, con la sensación de felicidad por haberlo conseguido, podés proponerte intentar mejorar tu tiempo personal. Más que esto, una distancia full, no hay en el triatlón. Se corren otras cosas raras, pero solamente las hacen veinte personas en el mundo, como el Ultramar, pero es una cosa de locos… Mi objetivo era correr esto y en algún momento poder mejorarlo.

Tiempos y posiciones

Lucas Felice: tiempo final 11h. 45m. 34s.
Posición en la categoría M 45-49: 25º lugar entre 53 competidores.
Posición entre los caballeros: 147º entre 297 competidores.
Posición en la general: 158º entre 319 competidores.

Rubén Martín: tiempo final 13h. 25m. 02s.
Posición en la categoría M 60-64: 4º lugar entre diez competidores.
Posición entre los caballeros: 238º entre 297 competidores.
Posición en la general: 256º entre 319 competidores.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img