Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

lunes, 27 de septiembre de 2021
7.5 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Los vivos de siempre ponen en riesgo la salud de todos

- Publicidad -
- Publicidad -

Un estudio reciente de una consultora bastante creíble reveló que al menos el 41% de los argentinos perdió algo de poder adquisitivo por esta pandemia del coronavirus. Está claro que no todos perdieron, al menos en algunos casos cercanos que tenemos, de vivillos que sacan ventaja de todo, incluso de una pandemia que aún tiene en vilo al mundo y que no se sabe hasta cuándo durará, si es que se termina antes de que aparezca la vacuna.

Resulta que hoy nos enteramos (nosotros, porque había bastante gente que lo sabía de antes) que un productor de la zona de la Escuela 20, situada al noreste de la planta urbana, había habilitado un paso por dentro de su campo para que quienes vinieran por la ruta 226 cortaran por un camino de tierra habilitado, ingresaran a su campo y desembocaran dentro de la zona delimitada para transitar, es decir, un salvoconducto para permitirle pasar a quien pagara 500 pesos y meterlo en la “zona segura”.

- Publicidad -

Según pudo averiguar LA MAÑANA, ese pasaje se utilizó mucho por productores rurales que se ahorraban un buen trecho con sus maquinarias; pero resulta que las fotos al momento de la intervención de la Guardia Urbana del municipio muestran a varios autos, e incluso se comentó que algún remis pasaba también por el lugar.

La pregunta que surge por estos días es, ¿alguien que viene de Olavarría podría ingresar a Bolívar por ese campo sin pasar los controles? Y la respuesta es sí, la bajada de la ex Granja Modelo hacia la derecha (viniendo desde Olavarría), hace desembocar en el campo de este productor, y luego de atravesar el “nuevo camino”, el viajero estaba dentro de los terraplenes que delimitan la ciudad en estos tiempos de pandemia. Por detrás de Villa Diamante, el que hacía uso de ese campo para llegar, no tenía ningún problema en conectar con el paso a nivel de Urquiza y la planta urbana a continuación.

Otra de las preguntas que surgen es: ¿Será este el único caso de un campo “habilitado” para estos fines? La verdad es que la respuesta no se la podemos dar; pero no extrañaría que sucediera algo parecido en otro lugar del Partido. Sin ir más lejos, no hace mucho circuló en redes sociales un plano dibujado en papel por el cual se denunciaba de qué manera se podía ingresar a la localidad de Pirovano esquivando todos los controles. Y hablando de la localidad del sur, se habla de que hay más vendedores de cigarrillos de manera clandestina que quioscos habilitados.

Desde que Bolívar decidió cerrar sus muchos caminos que dan a las tres rutas que nos atraviesan, varios vecinos han publicado en redes sociales varias fotos de ingresos a la ciudad que parecían estar bastante endebles. Muchas veces hemos dicho que nos favorece el hecho de que tres rutas atraviesen la ciudad, este no sería uno de esos casos.

El brote de Olavarría que no parece tener control, los 100 kilómetros que nos separan y el vínculo que hemos tenido históricamente con esa ciudad son algunas de las cosas que hacen pensar al intendente Marcos Pisano en dar un paso atrás con las fases. A todo esto, no ayuda lo de ayer, que alguien permitiera a través de su campo, cobrando o no, sería lo de menos, que quien venga desde ese lugar pueda meterse en lo que todos suponíamos era una “zona segura”.

En un criterio muy similar al de la Policía Bonaerense, el municipio decidió no dar el nombre del propietario del campo, y tampoco se conoce la identidad de quienes fueron encontrados “in situ” para pasar de un lugar a otro de la ciudad, del anillo seguro hacia afuera o viceversa. De todas formas no son muchos los establecimientos agropecuarios situados en las cercanías de la Escuela N° 20 y el nombre ya se sabe.

Se necesita una medida ejemplar para cada infractor, porque será la única forma de que quien esté haciendo algo parecido o esté pensando en hacerlo, no lo lleve a la práctica. Si seguimos con la política de ni siquiera investigar las fotos de los asados, si fueron tomadas en enero o en plena cuarentena, vamos mal.

Angel Pesce

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img