Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

sábado, 27 de noviembre de 2021
30.6 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Los puertos de Tiani en días que no sonríen: Clara ve oscuro pero proyecta claro

Una aproximación al centro sensible de la cantante de TupáGruv

- Publicidad -
- Publicidad -

En días de “antena para adentro” y desencanto con la sociedad y el mundo que nos espera mientras desesperamos con la pandemia hasta la cintura -o no nos importa nada-, la cantante Clara Tianino piensa en el después, pero se envuelve en su bandera-deseo: volver con todas sus bandas, y lanzar su primer disco solista.

¿Cómo estás, artísticamente, en el segundo año de la pandemia?

- Publicidad -

-Y, tranquila, básicamente. Cuando tengo ganas me pongo a hacer, cuando no tengo ganas no, porque no hay norte, no hay un ‘por qué’ hacerlo. No llegamos a acomodarnos y tuvimos que volver a quedarnos adentro.

¿Más creativa, menos?

-No sé. Hago cuando pinta, no fuerzo las cosas, no produzco por producir pero cuando siento ganas de hablar de algo, cuando sale alguna frase, si está buenala trabajo, y si no, la guardo en la compu.O alguna melo (melodía). Compongo cuando surge algo, pero le doy su tiempo, no fuerzo.

¿Qué te da ‘letra’?

-Hablo bastante de mí. Hay un inédito de TupáGruv, que está en el registro del Me Encanta Bolívar digital, que habla más de ‘bueyes perdidos’, de la sociedad, de los dispositivos de control. E hice uno para Interior Profundo que es súper concreto, bastante punk. Nadie está dejándote sola, se llama. Habla de que si tenés ganas de estar triste, está bien, experimentá ese estado, total nadie está dejándote sola, y en algún momento podés salir de ahí. Se refiere a permitirse la tristeza, el placer del dolor.

Hay gente que no la está pasando bien psicológicamente ahora, no necesariamente porque tenga un problema puntual, sino porque es difícil estar encerrado. Gente que está sola, o que quedó varada en un lugar del que en otro contexto podría moverse. Estas ideas me han inspirado estos días.

¿Estás más receptiva, con la antena más alerta a lo que pasa alrededor, o menos?

-La tengo como para adentro a la antena. Estoy mucho más observándome a mí, y obviamente alrededor también miro, pero no tengo contacto con mucha gente, estoy bastante sola y las redes sociales me tienen patilluda. Con esto del trabajo virtual (da clases de Música en escuelas), el afuera son el ‘Flaco’ (Nicolás Holgado, su compañero), mis animales y algún amigo o amiga que se comunica por WhatsApp.

¿Más pesimista o más optimista, dentro de tus posibilidades?

-No estoy muy optimista. Creo que está faltando hacerse cargo. Sin ir más lejos, no sé si será tan así pero circula que llegarán acá factorías porcinas, granjas, que potencialmente nos llevarán a una nueva pandemia. Ya está, hay que parar. En ese sentido, no estoy optimista. Pero por otro lado, hay gente copada, amiga, que una sabe que se está cuidando, que no se ha enfermado, se ha vacunado y hecho todo lo que está dentro de sus posibilidades para ver si esto mejora. Puede ser una pavadita, podemos ser unos naifs, pero dentro de lo que uno puede están esas cosas: quedarse adentro quien no tiene la necesidad de salir, vacunarse, ponerse el barbijo. No es tan difícil. Pero no noto que haya avances sociales concretos. Se avanza un poquito, y se retrocede. En eso estoy muy poco positiva.

POP PARA DIVERTIRSE

¿De qué te estás nutriendo, artísticamente?

-Estas últimas semanas he estado escuchando mucho pop: Britney, Madonna, KyleMinogue. No sé si fue por la Semana del Orgullo, pero estuve con un repertorio muy gay-friendly. Me encontré con cositas de Britney Spears que me retrotrajeron a mis 12, 13 años. Reconocí músicas de ella, y encontré otras a las que en su momento no les di bola, un material más nuevo, que me parecieron muy copadas. Pop para divertirse, eso he estado escuchando. Después, tengo mis ‘remembers’ de cabecera: The Cure, por ejemplo. Y estuve bastante con Dynamo, de Soda Stereo, un discazo. Rosario Bléfari también. Variadito. Pero últimamente, por elección, bastante pop.

¿Con qué te gustaría volver, de todas las bandas en las que has estado?

-Con Interior Profundo al toque. Estábamos viajando seguido y lo extraño, esas compartidas con gente de otros pueblos, esas movidas muy copadas. Con los Tupá tengo ganas de volver, a presentar el disco. Y conun trabajo solista. No sé si para salir en vivo, pero sí deseo registrar ese material. Hay otros proyectos dando vueltas, que cuando podamos juntarnos a ensayar irán madurando. Con grandes artistas locales. (También mencionó que con Nadia S. Marchione C. y Ana Colato pergeñan un video para un tema de TupáGruv.) Y con Las Vetales (otra de sus bandas, integrada sólo por mujeres que hacían versiones de obras de Los Beatles) también sigo en contacto, pero hay que encontrar la forma de vernos allá o acá (al combo lo componen artistas de Azul, Olavarría y Bolívar).

Hablemos de ese álbum solista que mencionaste.

-Son versiones en español, a lo Sergio Denis, de músicas en inglés. Tengo un disquito armado, y hay un par de músicos que seguramente se sumarán: Diego Abel Peris, Sergio Ramírez, Nicolás (Holgado). Estoy con ganas de ese proyecto. Ya están listas las versiones. Temas variados, pero de un color similar. Hay cosas de TheWho, Metronomy, Alex Turner, el cantante de ArticMonkeys. Seis temas son. Las versiones están hechas, son traducciones, después se verán los arreglos. Habría que sentarse y grabarlo.

Chino Castro

“Lo mismo que cuando ganó Macri”

La férvida vocalista de TupáGruv, Interior Profundo, Las Vetales y los frizados Chimpancé y Murió la Irma, entre obras bandas que trajinaron y trajinan el circuito local y regional, no piensa en el después de la pandemia. Le provocaría “ansiedad”. “Estoy situada en el aquí, el ahora y el yo. Lo lamento, porque es egoísta. Con el después me he desengañado, viendo que esto se está dilatando tanto. Parece que la sociedad se está acostumbrando, entonces me cuesta proyectarme”, admitió Clara Tiani en un tramo del diálogo telefónico con este diario, desde un departamento en calle San Martín, pleno corazón de un microcentro porteño que poco a poco vuelve a encender los neones de las marquesinas.

El mañana que le gustaría es aún pura noche, y estriba en “un cambio de paradigma” social: “No podemos pensar en volver a 2019, porque no estaba tan bueno. 2019 nos llevó a esta situación. El después que me gustaría está muy lejano, muy. Espero equivocarme”. En su criterio, la tesis-deseo que alimentaron algunos intelectuales de que saldríamos mejores de este cataclismo, más sensibles y solidarios, menos codiciosos y ególatras, murió devorada por los tentáculos del covid. Por el contrario, ve que lo que la pandemia ha hecho es “evidenciar y profundizar todas nuestras fallas: la desigualdad, la ignorancia, la miseria humana. Yo siento que estamos a merced de gente que está en la vereda opuesta de la de los que creemos en que la salida es colectiva y todo eso. Lo mismo me pasó cuando ganó Macri”.

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img