Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

miércoles, 21 de julio de 2021
6.9 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Los colores del país a través de un viaje con Franco Luciani Trío

- Publicidad -
- Publicidad -

Junto a Pablo Motta en contrabajo y Luciano Andersen en guitarra, el armoniquista y ahora cantante Franco Luciani presentará el sábado en Bolívar su último disco, Anda en el aire (2017), ganador de un Premio Gardel el año pasado, y canciones de otros proyectos suyos, con su planteo de siempre: que el repertorio (obras ajenas y propias) represente un viaje por la ecléctica geografía argentina, en el que convivan en armonía el tango, el folclore y hasta el rock, y también las épocas.

 

- Publicidad -

No será tu primera vez en Bolívar. Seguramente sí con el trío, pero vos ya tocaste acá.

Franco Luciani: -Sí, hace unos cuantos años. Tampoco recuerdo el nombre del lugar, pero era una sala de teatro (fue en El Taller, de Artecon). Me presenté con mi grupo anterior, en el que tocaba Franco Exertier, un gran percusionista de allá, que volvió a vivir a Bolívar (ver aparte).

 

“ME GUSTA PENSAR EN EL CONCEPTO DE LA CANCIÓN ARGENTINA”

¿Qué ofrecerás con el trío, en qué plan vendrás?

-El hilo conductor mío con mi carrera sigue siendo el mismo, a pesar de que estoy haciendo muchas cosas, muy diferentes. Me refiero a que en la elección de mis proyectos personales voy a un repertorio en la amplitud posible de la música argentina. Esto habla del tango, del folclore, de lo que llamamos rock nacional. Por ejemplo en mi último disco, Anda en el aire, que ganó el premio Gardel 2018, hay un tema de Spinetta (Tu cuerpo mediodía). A mí me gusta pensar en el concepto de la canción argentina. Y también dentro del folclore y del tango hay un mundo muy amplio, un mundo incluso histórico. Por eso a la hora de tocar tango, me gustan tanto los tradicionales como los de Piazzolla. Yo digo que el repertorio es una especie de viaje dentro del amplio mundo de la música argentina. No sólo genérico, sino hasta histórico, si se quiere. También hay composiciones mías. Me inicié como intérprete, peo de un tiempo a esta parte toco obras de mi autoría, algunas instrumentales, otras con poesía, a cargo de poetas porque no me animo todavía con las palabras. Y en mis composiciones se refleja esto que vengo diciendo: puede ser una zamba, un aire del altiplano, una milonga, un tango. Eso llevaremos a Bolívar. De hecho, será la presentación del disco Anda en el aire, que ya tiene sus dos o tres añitos (vio la luz en mayo de 2017) pero seguimos presentando.

Con este álbum, Luciani inició una nueva fase artística al frente de su actual trío, que integra junto a Pablo Motta en contrabajo y Leonardo Andersen en guitarra. “Por la calidad de los instrumentos el sonido es acústico, pero tiene también mucha fuerza. Ellos son músicos excelentes, que van de lo popular a la sinfónica nacional. Y este nuevo formato trae también la novedad de mi voz. Sumo un timbre, obviamente siempre al servicio de la armónica”, dijo el ex coequiper de Rodolfo Sánchez y Raúl Carnota en SanLuCa Trío (ver aparte), vía telefónica desde algún lugar del país.

Por lo que decís, el viaje quizá sea también hasta paisajístico: una zamba no pertenece al mismo paisaje que una canción de Spinetta.

-Exactamente. Por eso me gusta mucho el concepto de viaje, porque tenemos un país muy grande donde las regiones, los paisajes, sobrepasan las fronteras. Todos nuestros paisajes. Si hablamos del río de La Plata, incluimos al Uruguay; si hablamos del litoral, incluimos a Paraguay y el sur de Brasil; si hablamos del altiplano, a la cordillera de los Andes, con Bolivia, Perú y el norte de Chile; si apuntamos a Cuyo, nos vamos a Chile y la cordillera. Tenemos todos esos paisajes e idiosincrasias muy diferentes, lo que constituye una gran riqueza.

Acaso en nada seamos tan eclécticos como país como en lo geográfico. Quizá ni en lo político. Ahí no hay una cuestión binaria como sí parece haberla en política, que perdemos de vista los matices bajo una polarización constante. En lo geográfico, si bien aparecen extremos, son las puntas de un arco muy grande y variado.  

-Totalmente. De hecho, es algo para tomar como ejemplo, cómo conviven los paisajes y las idiosincrasias, más allá de las diferencias. Posiblemente Argentina sea uno de los países más eclécticos y variados en paisajes del mundo. ¿Qué nos falta? El mar tropical, no sé si nos falta algo más. Tenemos los picos más altos de las nieves eternas, las selvas de la pampa y de la Patagonia, los paisajes áridos, el Valle de la Luna…

 

TRABAJAR DURO PARA DISFRUTAR EN SERIO

¿Qué tiene que tener una canción para que la elijas?

-Es como una escalera. Primero, me tengo que sentir cómodo con la armónica, y ahora con la voz en esta nueva etapa, y que convivan las tonalidades de ambas. Y que funcione con el trío. Eso desde lo técnico. Después, abro el juego: busco que me conforme desde lo paisajístico, desde el contenido de la letra. Y a la variedad la busco. Si tengo un repertorio con una zamba, una chacarera y una milonga, me están faltando un tango, una del litoral. Busco conscientemente un equilibrio. Salvo que sea un disco de un género en particular, que he hecho y seguiré haciendo. En definitiva lo que busco es disfrutar, estar todo el tiempo paladeando diferentes sabores. La premisa, para el repertorio y para la profesión en general, es trabajar y disfrutar; sostener la rutina de pulir las canciones y el repertorio, para llegar arriba del escenario y divertirse.

 

Franco Luciani Trío se presentará el sábado en el auditorio de la Biblioteca Rivadavia, a las 21.30 horas, con entradas anticipadas a 400 pesos de lunes a viernes de 17 a 19 en la institución anfitriona, y de 450 en puerta la noche del concierto. Organiza la Asociación Musical de Bolívar, que cerrará así su 2019.

 

Chino Castro

 

Franco bombisto de oro

Los Francos, Luciani y Exertier, trabajaron varios años juntos, además de haber coincido en Rosario en sus respectivas etapas formativas. El consagrado armoniquista le reserva a su amigo y colega un sitio ancho en la zona de sus afectos, lo quiere y lo respeta. Recuerda con mucho cariño el disco Acuarelas de bolsillo, que compartieron en 2004, a poco de su llegada a Baires desde su Rosario natal. Después, Exertier Ramos se fue a Estados Unidos (estuvo en Chicago), pero a su regreso volvieron a encontrarse y compartir banda. “Es un músico que quiero y respeto muchísimo. Es un gran percusionista, muy amplio, sabe mucho de la percusión folclórica y siempre fue un gran bombisto, que es una categoría para mí fundamental, porque no es tan fácil tocar el bombo. Pero también toca percusión clásica, o sea que posee la apertura de un percusionista de gran nivel. Yo tengo plena confianza en él”, y por eso el sábado lo convidará al escenario en al menos dos canciones, desgranó elogios el armoniquista rosarino.

 

Solo luz

Luciani tocó con Carnota y Rodolfo Sánchez en el SanLuCa Trío. A cinco años del adiós del creador del discazo doble Espejos, lo recuerda con gratitud y admiración.

“Fue fundamental para el folclore que suena hoy. Cuando una persona genera influencia, a veces lo hace más allá de ser o no consciente. Es un representante de la camada de la llamada renovación del folclore, para mí también es un ejemplo. Fue un tipo que hizo de todo, incluso era muy tanguero y tiene un par de tangos hermosos, que no son conocidos. Poseía un concepto muy amplio de la música argentina inclusive más allá de sus fronteras, este concepto de abrazar los paisajes”, elogió Luciani en un aparte de la entrevista exclusiva que concedió a este diario.

“Fue, es, un grande. Ha hecho algunas de las obras más maravillosas de nuestro folclore de los últimos cuarenta años. Yo creo que reunía todos los elementos para acceder a la masividad, pero nunca puso energía ni se preocupó por eso”, analizó el armoniquista. 

“Yo lo conocí como alguien súper solidario, súper abierto, un tipo con mucho conocimiento, con una tremenda formación: tocaba, arreglaba, cantaba, escribía música, si bien todas esas cosas por ahí no se ven arriba del escenario. Lo escuché de pibe y me influenció siempre. Y ya después tuve la suerte de encontrarme con él y hacer el proyecto SanLuCa, con el que viajamos hasta Shanghai, a Europa, a Canadá”, enumeró Franco, que sigue teniendo “muy presente” a Raúl e incluyendo canciones suyas en sus discos y conciertos.

“Soy un agradecido al destino, y principalmente a él, por cómo me abrazó, profesional y fraternalmente”, completó.

(Solo luz se llama una hermosa canción de Carnota, típicamente Carnota.)

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img