Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

martes, 08 de junio de 2021
12.2 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Las nuevas vicisitudes de los Martiérrez, en el capítulo final de la saga

- Publicidad -
- Publicidad -

La historia de los Martiérrez ameritaba una continuación, evaluó el autor, Duilio Lanzoni, por eso escribió Crepúsculo de los Bueyes (es una frase del poema Vientos del pueblo, de Miguel Hernández), que sitúa a la pintoresca familia de campesinos unos años después de los episodios contados en Verdad, la vaca, en medio de una crisis económica que se ha agudizado y teniendo que enfrentar un inesperado allanamiento.

La obra, lo nuevo de Artecon, será estrenada el miércoles 2 de octubre, en Avellaneda 730, a las nueve y media de la noche, con entradas a precios a definir.

- Publicidad -

El texto fue elaborado por Lanzoni a fines del año pasado. Al campo de los Martiérrez llega una jueza a allanarlos, a partir de lo cual va desplegándose la trama.

“Lo que nos ha llamado la atención durante este proceso, además de ir encontrando la dinámica, de seguir sobre la misma línea de puesta y de hacer sólo una modificación de elenco, es que a medida que el afuera va modificándose política y económicamente, la obra se resignifica. Y seguramente lo que se vea en escena el 2 de octubre tendrá un contexto de significación totalmente diferente al que poseía cuando comenzamos a ensayar”, analizó Lanzoni, que es también el director de la pieza, en entrevista con este diario.

El rol de la jueza, nuevo personaje en relación a Verdad, la vaca, en encarnado por Luis Alberto Montoya, mientras que no aparecerá doña Caléndula, que era interpretada por Norma Borgogno. El elenco de Crepúsculo… se completa con Marcelo Aquiles ‘Chelo’ Barrios, como el Insolao; Nadia Marchione, como Horizonta; Carolina Castillo, como la Bordona; Candela Vallone, en el papel de Quintaesencia; Marina Hernández, en el de Climatérica, y Elbio Fabián Sarnari, como el Marto. (La Horizonta original, en Verdad, la vaca, fue compuesta por Nacha Rodríguez, que este año no hará teatro y por eso fue remplazada por Marchione.)

Será, cree Lanzoni, la última parte de una saga que en rigor consta de tres partes, si consideramos que la historia de los Martiérrez comenzó en un sketch de 1997 llamado La loba, de donde surgen tres de los personajes de la trama.

La ficha técnica incluye a Diego Lanzoni, en sonido e iluminación; Patricia Giles, como asistenta de dirección; Dalmiro Zantleifer Ojeda, en dibujo y diseño de afiche; Marco Lanzoni Larracoechea, en diseño de programa y teaser para redes sociales, y Dani López, en fotografía de obra.

 

EL PENSAMIENTO CON RISA (TAMBIÉN) ENTRA

¿Por qué Verdad, la vaca, ha tenido y sigue teniendo tantas funciones? Ya acumulan veintiuna, seguramente no esperaban eso.

-No. Y lo que más nos sorprendió, más allá de la cantidad, que es similar a la de Los custodios (otra obra del grupo, que al día de hoy lleva veintidós representaciones), es la respuesta del público de Bolívar. En julio, a mitad de semana, hicimos una función, más que nada para que mucha gente la viera a Nadia en el personaje de Horizonta. Y nos encontramos con que después de casi un año de tener la obra en escena, concurrieron ochenta personas. Eso nos sorprendió muchísimo. Y que hoy sigamos teniendo algunas posibilidades de hacer Verdad, la vaca, en Bolívar. De hecho, hemos charlado con la gente de Vamos de nuevo para llevarla a su espacio, ha habido una cuestión de fechas que no nos ha permitido aún concretar, nosotros estamos con un estreno encima y con funciones pendientes de Verdad, la vaca. Creo que tiene que ver con el humor, con cómo se juega el humor, pero también con que la gente se ríe pero además encuentra una referencia inmediata con la realidad que nos circunda. Eso le ha dado a la obra una especie de polisemia interpretativa, que posibilita que algunos rían por el gag puro y simple, y otros se rían y reflexionen a partir de lo que se dice.

 

JAURETCHEANAMENTE

Es que, a pesar de la crisis, hay en la calle un sentimiento de cierta alegría. Más allá, obviamente, de la tragedia de que cada día quede más gente a la vera del camino, sin techo y sin comida…

-El panorama indica que algo va a cambiar, y la posibilidad de que esta situación se modifique por algo mejor alienta una esperanza. Pero creo que los que hacemos un hecho artístico, necesariamente debemos hacerlo desde la alegría, jauretcheanamente. No podemos construir teatro, abordar la dinámica del juego dramático, en la palabra juego ya está implicado, desde el enojo. Durante este macrismo hemos subido a tablas con Los custodios, con Los puentes quemados, con Foto de señoritas y esclusas, pero más allá de que no escapamos nunca de mirar lo que pasaba en la realidad y de tratar de darle otra forma, siempre lo llevamos a cabo desde la alegría de poder hacer teatro. Y cuando a esa alegría le sumamos el elemento humor, trasunta a la recepción del público y ve a un grupo de gente que se divierte como se divierte siempre, en el buen sentido de la creatividad, pero que además le permite un escape de la cuenta de gas y de no saber si llega a fin de mes. Planteado así queda feo, porque nosotros nunca hemos hecho teatro como escapismo, pero a veces funciona desde ese lugar.

Chino Castro

Quebrando paradigmas

El estreno de la nueva obra de Artecon (ver nota principal) será un miércoles. A contramano de lo que marca el ‘sentido común’ bolivarense: los espectáculos artísticos deben realizarse los fines de semana.

“Venimos madurando esta decisión hace un tiempo: todas las funciones de la obra, al menos en octubre, serán en días de semana, desde el 2 de octubre. Hemos analizado que, para bien, hoy Bolívar está lleno de actividad cultural, y tomamos como cultura también el juntarse a comer. Además de recitales y propuestas artísticas, cada fin de semana hay encuentros con amigos, con parientes que llegan, de promociones que vuelven a juntarse, muchas actividades que siempre dificultaban la asistencia al teatro. No significa esto que hacer nuestros espectáculos entresemana provocará una gran afluencia de público, pero al menos evitará las excusas”, afirmó Lanzoni. “Veremos cómo nos va, tal vez lo tomemos como costumbre”, anticipó el director de Artecon y de Crepúsculo de los bueyes, al tiempo que definió que “variar lo que se acostumbra es de algún modo la marca de Artecon. Hoy seguimos probando”.

Quizá estén lazando un guante que otros recogerán, dado que bien podría realizarse un recital de rock un miércoles…

-La mayor concentración de público que nosotros tuvimos en la sala El Taller, y ese es el ejemplo al que apelamos, fue con la presencia de Chango Spasiuk un miércoles. No nos vamos a comparar con él, pero fue bien en mitad de semana su concierto, y la sala se llenó. Y este año hicimos entresemana casi todos los espectáculos nuestros, a la gorra, y siempre con una buena respuesta de público. Lo consultamos, y mucha gente nos dijo que era mejor un miércoles, porque el sábado tenía una cena u otro compromiso. Tengamos en cuenta también que Crepúsculo… está durando en los ensayos unos cincuenta y cinco minutos, es decir que cuando hagamos las funciones, los concurrentes a las 11 de la noche ya estarán en libertad de acción.

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img