Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

sábado, 05 de junio de 2021
10.7 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

La zona rural hostigada por los cuatreros

- Publicidad -
- Publicidad -

Productores bolivarenses están preocupados por la creciente ola de faena clandestina de animales y robo bajo la modalidad de “cuatrerismo”.

La Mañana se comunicó con cuatro de los damnificados, pero no son los únicos, también se supo que otros dos productores de campos ubicados en  la zona de El Positivo fueron víctimas de faenas  de vacas y corderos y un criador de cerdos de un campo sito en la zona rural de la Escuela 14 fue víctima de la faena de una chancha y catorce lechones, lo que motivó a que cansado de sufrir una seguidilla de robos de su hacienda, el responsable del establecimiento agropecuario decidiera liquidar todo el ganado y abandonar la actividad.

- Publicidad -

El productor rural Pedro Torrontegui, que se dedica a la ganadería en un campo de la zona El Cabildo, denunció que el martes 6 sufrió la  faena de tres vacunos  de su propiedad.

Torrontegui desarrolla su actividad laboral en un campo ubicado en la zona de El Cabildo y contó que en la madrugada del martes 6 autores ignorados le mataron tres vaquillonas Pampas que pesaban entre 280 y 400 kilos. A uno de los animales se lo llevaron completo, de otro sólo se llevaron algunas partes y al tercero lo mataron, pero lo dejaron completo en el lugar.

El productor rural  realizó la denuncia en sede del Comando de Prevención Rural de Bolívar y en el lugar trabajaron efectivos policiales de la repartición y peritos pertenecientes a Policía Científica de Azul, quienes levantaron rastros, muestras de la carne que quedó en el lugar y el plomo de la bala que encontraron en el animal al que los maleantes dieron muerte y dejaron abandonado en el campo . Torrontegui aseguró que hasta el momento no tuvo respuesta y señaló que “es una situación que te desespera y me da mucha impotencia porque no sabes que hacer para dar con los responsables”.

Le robaron dos veces en dos días

Le ocurrió a Daniel Moreno, propietario de una chacra ubicada en Paraje Marsiglio, Cuartel I.

A Moreno, le tocó sufrir dos robos en su vivienda. El lunes 12 delincuentes tras romper puerta de ingreso, entraron a la vivienda, revolvieron todo y se llevaron un LCD de 40 pulgadas con sólo dos meses de uso y dos armas largas. El lugar cuenta con alarma y el propietario del domicilio supone que cuando se activó la misma, los ladrones se fueron con lo que pudieron.

El martes 13 revisando el lugar Moreno descubrió que le habían robado nuevamente, esta vez tres corderos.

La denuncia fue radica en el Comando de Prevención Rural, pero al igual que Torrontegui aún  no han tenido respuesta alguna.

Dos más en la Zona de la 140

Los casos de abigeato siguen sumando denuncias. Otro abigeato de dos animales de aproximadamente 250 kilos sufrió Gustavo Montero, un productor de la zona de la Escuela 140. A Montero no es la primera que vez que le faenan animales, estos últimos terneros se suman al robo de otros cuatro, entre ellos un toro, en los últimos seis meses. En este caso los cuatreros sólo dejaron la cabeza, las panzas y las caderas de los animales.

Carnearon dos vacas y las dejaron en el lugar

Delincuentes carnearon dos vacas Aberdeen Angus de 450 kilos cada una y se dieron a la fuga dejando la carne en el lugar.

El hecho sucedió en un campo en la zona de paraje El Positivo. El martes por la tarde, entre las 15 y las 17 horas, un grupo de cuatreros atacaron hacienda en un campo perteneciente a Juan Francisco Gandini.

Según relató el propio Gandini un vecino fue quién le advirtió que dos animales faenados se encontraban contra el alambrado del campo a la vera de la calle. El damnificado regresó de inmediato al campo y constató que cuatreros le habían faenado dos animales de 450 kilos Aberdeen Angus, uno negro y el otro colorado.

Al igual que los demás damnificados Gandhini radicó la denuncia en el Comando de Prevención Rural  y ayer a la tarde peritos de Policía Científica estuvieron trabajando en el lugar del hecho.

Los episodios tienen características similares, y todos los damnificados sospechan que puede haber una organización delictiva con suficiente logística como para perpetrar tantos robos. Los productores coinciden en que los casos de abigeato “no son para calmar el hambre” , sino que se trata de un delito que tiene un fin comercial. Existen varios datos que consolidan esta hipótesis. Uno de ellos es que los animales son faenados en los campos y los malvivientes se llevan solamente los cuartos y las paletas, dejando el resto que tiene menor valor.

                 Oriana Bayón

spot_img
spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img