Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

lunes, 19 de julio de 2021
2.4 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

La vida en España en tiempos de cuarentena

- Publicidad -
- Publicidad -

Yanina Plácido nació en La Plata, pasó su infancia y adolescencia en Bolívar y actualmente está radicada en Barcelona. En contacto con La Mañana contó sobre cómo vive el aislamiento y las medidas de prevención que se tomaron en todo el mundo dado que Italia y España son dos de los países más afectados por el Covid-19.

El 2 de octubre de 2019 Yanina y Mariano, su pareja, se mudaron de Lanús a Barcelona. “Es un proyecto que tenía hace mucho, el de irme a vivir a otro lado, que en realidad era España específicamente Barcelona”, detalló en primera instancia la joven.

- Publicidad -

Mariano fue con el plan de hacer una maestría en negocios para sumar a su profesión de abogado, carrera que cursa de forma virtual por estos días, y Yanina viajó con la idea de poder trabajar y aumentar su experiencia como diseñadora de indumentaria.

“Siempre quisimos probar cómo era vivir en otro país, Mariano ya había estado en España y le encantó y yo estaba trabajando con una diseñadora de ropa catalana pero ahora, por el momento, paramos”, indicó.

Desde que se instalaron en Barcelona, Yanina debió hacer varios trámites para poder trabajar. El permiso que la habilitaba lo consiguió en diciembre. Desde marzo, las medidas de aislamiento para prevenir los contagios de coronavirus fueron progresivas. “Hace dos semanas el presidente habló, primero se cortaron las clases y después cerraron los comercios. Mariano cursa de lunes a viernes online para no perder clases y a mí me suspendieron el contrato hasta que termine la cuarentena, después volverá todo a la normalidad supongo”.

En estos días, dentro de lo posible, mantienen la tranquilidad ya que“estamos todos en la misma”. Hacer videollamadas con familiares y amigos, tomar aire en el balcón y sólo salir al supermercado, a la farmacia, al cajero y a sacar la basura, son las actividades que realizan.

En el departamento que comparten, cerca de la Basílica Sagrada Familia, la rutina que tienen es levantarse temprano, Mariano para cursar y ella para aprovechar el sol en el balcón. El resto del día lo pasan mirando series, con rutinas de gimnasia y a las 20 salen al balcón a aplaudir en forma de agradecimiento a los profesionales que deben trabajar para cuidar de la salud de todos los habitantes del lugar.

“La gente acá es bastante respetuosa, son muy correctos con todo en general ya sea desde el ruido como para salir al supermercado, toman un metro y medio de distancia. Toda la gente cumple, son muy ordenados y ahora no anda nadie en la calle siendo que Barcelona es una ciudad que explota de gente”, describió.

Como seguridad en los supermercados,que están abiertos hasta las 20, se adoptó la costumbre de entregar guantes y alcohol a los clientes. “Los precios no se tocan, acá no hay inflación”, dijo al respecto y agregó “un kilo de papa hace quince años estaba un euro y ahora también, por ejemplo”.

También, por seguridad se adoptó que quienes salen de sus casas lo hacen con barbijos y los cajeros tienen mamparas para evitar el contacto entre personas.

Cerca del departamento que alquilan hay dos negocios que venden productos argentinos y es donde Yanina concurre para comprar yerba, ya que el mate es su fiel compañero en esta cuarentena. Esos lugares más chicos abren en horarios reducidos.

En cuanto a los aeropuertos, según Yanina no están cerrados pero bajó la actividad notablemente desde que se declaró la pandemia y las empresas, en su mayoría, están preparadas para que sus empleados trabajen desde sus casas. De esta manera, se estableció que las salidas sean para cumplir con las necesidades básicas y después de las 8 de la noche la circulación de la gente por la calle es casi nula.

La seguridad es uno de los aspectos que más llama la atención de Yanina ya que al vivir en La Plata y luego en Buenos Aires, el temor de salir a la calle con sus pertenencias era moneda corriente. Por el contrario, en Barcelona generalmente no suceden robos en la calles. “Venimos de un país que cualquiera tiene un arma, acá si es que roban algo lo arrebatan pero es muy raro. Acá no existen los motochorros o que alguien te apunte con un arma”, destacó.

Respecto a los síntomas de la enfermedad, Yanina contó que tuvo tos pero no fiebre. “No me asusté pero tenía una tos rara que nunca había tenido, me picaba mucho la garganta. Me compré un jarabe para la tos y se me pasó. No fui al hospital porque nos decían que no vayamos, ya que si íbamos y no teníamos nada era muy posible que nos contagiemos”. De todos modos, la joven comentó que en Barcelona no tienen contacto con gente mayor, sólo con amigos y amigas que están cumpliendo la cuarentena de igual modo que ellos. El único momento en el que interactúan con otras personas es cuando gentilmente se ofrecen para hacer algún mandado o trámite a personas adultas que viven en su mismo edificio.

Melina Gómez

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img