Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

viernes, 20 de mayo de 2022
5.5 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

La terminal de micros necesita una intervención urgente

Conviven la nueva y la vieja en un mismo edificio ampliado.

- Publicidad -
- Publicidad -

Cuando se habla de intervenir urgentemente la terminal de micros no se trata sólo de arreglar todo lo que está roto y poner operativo todo lo que ya no está. Hay que hacer algo gradual, duradero y que le dé un cambio radical a un lugar que, aunque muchos no lo vean, es la imagen de la ciudad para quien está de viaje. Así lo fue durante muchos años la estación del ferrocarril, hasta que el tren quedó fuera de servicio. Luego lo fue la vieja terminal de General Paz y Edison, reemplazada luego por la gestión de Félix Bereciartúa (de facto, 1976-1982) por la actual, que ya tiene casi 40 años, al menos el sector más longevo.

A la vieja terminal (el sector más cercano a Casa Hogar) se le ha hecho poco. Cabe recordar que en 2007, previo a las elecciones, el matrimonio de Néstor y Cristina Kirchner prometió, en el acto de inauguración del Complejo Domeño del Club Ciudad, la ampliación de la terminal de micros por parte del gobierno nacional. Como el intendente de entonces, Juan Carlos Simón, no saltó al kirchnerismo, aquella promesa se rompió y la ampliación (desde la caseta de los taxis hasta la esquina de Calfucurá) la terminó haciendo por administración la gestión de José Gabriel Erreca (2009-2011).

El sector más antiguo siempre tuvo problema con los baños, falta de limpieza, de mantenimiento, de reparación; pero más que nada falta de cuidado, de que alguien esté atento permanentemente a ellos. Ni hablar la calefacción, siempre deficiente en la terminal vieja y complicada de calefaccionar con la ampliación. Lamentablemente desde que se agrandó, siempre quedó marcada la diferencia entre la nueva y la vieja, aunque el edificio es el mismo.

Lo que se empieza a notar ahora es la falta de mantenimiento del sector más viejo. Arriba es otra historia, porque desde que mudaron allí el área de Monitoreo se ha mejorado y mantenido; pero abajo venía mal, y la pandemia y el corte de los servicios de micros de pasajeros durante casi dos años hizo que todo se viniera abajo mal.

Hace algunos días el concejal Luciano Carballo Laveglia mostraba en sus redes sociales el estado del techo del alero del sector viejo, donde estacionan los micros. También mostró la corrosión en algunas paredes del tanque de agua independiente que tiene la terminal. A eso hay que sumarle los baños, la necesidad de rehacer el sector de boleterías, aggiornarlo.

Para que la terminal funcione hace falta que tenga un intendente, entiéndase por alguien encargado del edificio, con gente a cargo y lineamientos claros. Hay lugares como el escaparate de diarios de la vereda de Fabrés García que ya forma parte de la terminal de micros, cuya dueña ha pedido en reiteradas oportunidades por mejoras que no llegan, y que cada vez son más y muy necesarias.

También hace falta que la terminal tenga seguridad. No porque la gente de monitoreo trabaje en el primer piso es un lugar seguro. Hace falta acotar los ingresos y egresos, y colocar Policía fija en el lugar.

Se requiere de una inversión importante para ponerla en valor como corresponde. Habrá que buscar los fondos, gestionarlos y hacer que los bolivarenses de vuelvan a enorgullecer de aquella terminal que reemplazó a la de la vieja esquina, y que pasó a ser un lugar de vanguardia para la época; pero que ya se le pasó el cuarto de hora y debe recuperarlo.

Angel Pesce

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img