Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

viernes, 19 de abril de 2024
13.5 C
San Carlos de Bolívar

La sorpresiva aparición de Bali Bucca en la lista de concejales

Desplazamientos y renuncias en Unión por la Patria.

- Publicidad -
- Publicidad -

Eduardo “Bali” Bucca ha aparecido en las boletas políticas locales sólo en tres elecciones: en 2009 cuando fue candidato a concejal, en 2011 cuando se postuló para intendente y en 2015 cuando logró la reelección. De ahí para acá, en estos ocho años, nunca. En 2017 fue en la lista de diputados nacionales, en 2019 en el cuerpo de gobernador y en 2021 en la de senadores provinciales.

Si se observa, podrían decir que sólo en 2013 no estuvo en la boleta, él no, pero sí el apellido Bucca, de la mano de su padre José, que encabezó la lista de concejales secundado por el hoy intendente Marcos Pisano, en épocas en que todavía no estaba aprobada la paridad de género para integrar una nómina.

En esta ocasión el apellido Bucca no iba a aparecer en ningún cuerpo de la boleta por primera vez en muchos años (en 2007 José Bucca padre fue candidato a diputado provincial en quinto lugar por el entonces Frente para la Victoria), y aunque a muchos les parezca exagerado, algunos opinan que el hecho de tener un apellido “fuerte” en la boleta tracciona votos, al margen de cuántos sean en el recuento final.

Es una maniobra habitual colocar un apellido fuerte, con letra incluso tan grande como la del que encabeza, para hacer notar que “acá estoy yo”. Si observamos la pasada interna del comité radical, el apellido de Guadalupe González estaba escrito en un tamaño de letra casi del mismo que el de Bibiana Morán, que marchaba un par de lugares más abajo. Es una práctica común que la usan todos.

¿Por qué ahora y no el sábado?

Hay muchas preguntas sin responder en este armado que se manejó en todo momento con mucha hermeticidad. Bali Bucca era uno de los posibles nombres a encabezar la lista, pero no de concejales, sino como precandidato a intendente. En la madrugada del domingo la puja quedó para Pisano, con Bali fuera de la boleta. Con el tiempo suficiente para hacer cambios, analizaron algunas cosas y vino el “muñecazo”.

¿Por qué candidato a concejal?

Es una forma de meterse en la boleta. El tema es que Bali todavía tiene dos años de mandato como senador provincial, lo cual puede sugerir que sea una candidatura testimonial; aunque son respuestas que tendrá que dar él al momento de someterse a algún interrogatorio de prensa. La última y única vez en la historia local que un senador bajó para competir en el orden vernáculo fue en 1995, cuando Juan Emilio “Petete” Colombo (1993-1997), siendo senador provincial, bajó a pelear por la Municipalidad, perdió con Juan Carlos Simón y continuó dos años más en la legislatura bonaerense. En el caso de Bali, gane o pierda su lista, él ingresa de todas maneras al Concejo Deliberante. Ahí tendrá que decidir qué banca ocupa.

Para ordenar la tropa, es una buena jugada

El llamado “operativo clamor” para que Bali Bucca volviera a ser precandidato a intendente no sólo salió mal, porque al final no se logró el objetivo esperado, sino que dejó a la militancia partida en dos, sin importar porcentajes de uno u otro lado. Quizás para motivar a los más “buquistas” que quedaron boquiabiertos cuando la puja la ganó Pisano, es que aparece esta jugada sacada de la galera. Bali les está diciendo “vamos todos a tirar del carro, y también a empujarlo, incluso yo”. El resultado de esa jugada se verá en agosto y en octubre.

Si se explica de esta forma, deja encubierta la señal de debilidad que claramente evidencia una jugada de este tipo. Muchos cuando estaba el rumor en la calle decían “baja para reforzar”, y posiblemente salga a caminar la calle como lo hizo en 2011 y en 2015, casa por casa, ya sin Carolina Espíndola, su acompañante de la primera hora; pero seguramente habrá otros que le seguirán el tranco.

Bajar supone varios riesgos. El de los comentarios y las suposiciones, el primero, al margen de lo que se vaya a explicar. Si el resultado de agosto es el que Unión por la Patria a nivel local espera, habrá sido una jugada parciamente buena. La definición de si fue buena o no se verá en octubre, cuando haya que poner toda la carne al asador. Si el oficialismo triunfa, será Bali ungido como el principal artífice de la victoria. Si por el contrario el oficialismo cae, habrá que ver a quién le echan la culpa.

Dos renunciados

Tras haber sido dada a conocer la lista, Mauro Pérez, actual presidente del Consejo Escolar y precandidato a consejero en segundo orden, puso el grito en el cielo. No sólo amagó con renunciar, sino que lo hizo y no aparece en la nómina definitiva. “Nunca me dijeron que iba a ser segundo”, manifestó el hombre de Villa Diamante.

Otro de los que pegó el portazo fue Luis Rodríguez. El gremialista de UDOCBA, oriundo de Urdampilleta, se bajó de la nómina tras conocer que iba en un lugar entre los suplentes, y ese hueco no fue cubierto por nadie. Si embargo en lugar de Mauro Pérez apareció Luciano Sánchez, director del Instituto Superior de Formación Docente y Técnica N° 27.

Reacomodamiento

Con Bali en la lista de concejales en primer orden, la mayoría perdió un lugar, cuando no dos. Laurita Rodríguez cayó al segundo lugar, Franco Canepare al tercero, ahí subió Mónica Ochoa, de Kolina, al cuarto. Cayeron Marcos Beorlegui al quinto y Magalí Tulio, tercera en la nómina original, al sexto lugar.

En política hay jugadas que salen bien y otras que salen mal. Sólo el tiempo será testigo de este hecho inédito para la política local desde el regreso a la democracia. Bali Bucca el sábado era posiblemente precandidato a intendente y quedó fuera de la nómina. Hoy aparece como precandidato a concejal en primer lugar. Veremos en diciembre dónde se sienta, si en una banca del Concejo Deliberante o en la del senado bonaerense, donde todavía tiene dos años de mandato.

Angel Pesce

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img