Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

miércoles, 12 de junio de 2024
19.8 C
San Carlos de Bolívar

La ingeniera agrónoma Carolina Estelrrich asumió como nueva jefa del INTA

Desde el 1 de septiembre está a cargo de esa jefatura, a la que llegó por concurso, siendo la primera mujer en estar a cargo de la Agencia local. Con trayectoria en el sector privado y en la Chacra Experimental de Bellocq, aseguró que mantendrá los proyectos que se venían realizando.

spot_img

La ingeniera agrónoma Carolina Estelrrich fue designada por concurso al frente de la Agencia de Extensión Rural del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) Bolívar, cargo que ocupó Gonzalo Pérez hasta el 31 de agosto.

La joven de 33 años es bolivarense, se crío en un campo en cercanías a Vallimanca y estudió Agronomía en la Universidad Nacional de La Plata. Durante un tiempo trabajó en una agronomía bolivarense y antes de asumir el cargo de Jefa del INTA local se desempeñó como responsable de la Chacra Experimental de Bellocq, instalada en un campo que se encuentra ubicado en el sur de Carlos Casares donde se realizan investigaciones y extensiones para el sector.

Estelrich, en una extensa entrevista con este medio contó que “este año se abrió la convocatoria abierta para Jefe de la Agencia de Extensión Rural del INTA en Bolívar. Hacía muchos años que esto no sucedía para que se pudiera presentar alguien que no fuera parte de la institución. Los cargos de jefatura son por cuatro años y sólo podían presentarse personas que estuvieran trabajando en INTA”. Mi objetivo es aggiornarme a la institución y de a poco ponerle mi impronta y sumando a las actividades que ya se desarrollan en la Agencia”.

¿Cuáles son las actividades que te competen con esta Jefatura?

-Como en todo cargo de jefe las tareas son de gestión. Es importante destacar que la Agencia de Bolívar tiene un campo a cargo y generalmente las Agencias de Extensión no lo tienen y en esta ciudad tenemos la particularidad de que gracias a la donación de Barnetche tenemos uno. Entonces entre las tareas están las de la Agencia y las del Campo. Más allá de eso me gustaría continuar con algunas líneas que vengo trabajando desde antes, que se asocian con sistemas de producción más sustentables, como puede ser agroecología, bio diversificación de los sistemas y también la intención del equipo es poder desarrollar algunas líneas en ganadería teniendo en cuenta que el Partido de Bolívar es predominantemente agroganadero y por otro lado continuar con el trabajo de la Red de Mujeres Rurales.

¿Qué actividades se realizan tanto en el campo como en la Agencia?

-En el campo se realizan ensayos fundamentalmente en cultivos agrícolas y se realizan jornadas productivas. También hay una unidad demostrativa apícola y también se desarrolla horticultura a través del programa PRO Huerta. Con respecto a la Agencia, sí bien está inserta en la sociedad y en la comunidad de Bolívar y tiene un montón de vinculación con otras instituciones la idea es fortalecer un poco eso y transmitir que las puertas están abiertas y que la comunidad rural sepa que en la medida de lo posible vamos a tratar de colaborar.

¿Cuál es tu desafío en el INTA?

-Son muchos los desafíos, pero yo veo muy importante el poder continuar siendo un equipo de trabajo puertas adentro de la agencia y me gustaría fortalecer la visibilización de la Agencia en la comunidad para que el INTA sea protagonista en las discusiones en aquellos lugares en donde se van a tratar cosas que tienen que ver con el sector y que nos vean como partícipes necesarios. También llegar un poco más a las localidades. El desafío es no solo pensar en producir en términos de kilos por hectáreas, sino ver de qué manera producimos, sustentabilidad ambiental y no olvidarnos de lo social, de las personas que están en el campo y que trabajan en el campo y de la cantidad de otras actividades y oficios asociados al sector. Mi intención es diversificar la mirada o las áreas que se trabajan desde la Agencia.

Carolina y su vinculación con la Red de Mujeres Hilanderas

¿Cuáles son las actividades que se desarrollan desde la Red de Mujeres Rurales?

-Cuando yo trabajaba en la chacra de Bellocq comenzamos a hacer talleres, todos los meses hacíamos un taller distinto con la idea de aprender una técnica y compartir y con estos encuentros vimos la necesidad que hay en las mujeres rurales que viven el campo o en localidades pequeñas, de compartir cosas, de pasar un rato distinto, de salir de las tareas diarias del hogar y en ese marco surgió lo de agregar valor agregado a la lana que es una materia pendiente que tenemos en el sector de agregar valor a las materias primas que producimos.

Hace poco más de un año se conformó la red de mujeres rurales hilanderas del partido Bolívar, Carlos Casares, Nueve de Julio e Hipólito Yrigoyen. Las integrantes del grupo se capacitan, hilan en conjunto y están hilando lana de una calidad muy buena.

“El año pasado cuando vinimos a la Rural la Red recién se conformaba y vinimos a mostrar lo que hacíamos y la gente se enganchó mucho. Este año sí vamos a estar comercializando lana y el viernes 15 a las 14 horas en el galpón de ovinos primero se hará una demostración de esquila suelta que es una manera de esquilar la oveja sin manearla en donde se prioriza el bienestar animal y también el bienestar del operario. Después se mostrará el procedimiento del vellón de la oveja y en esa lana que se esquile le vamos a mostrar como es el procedimiento del agregado de valor. La idea es que quienes se animen puedan sumarse a hilar.

¿La lana se lava antes de ser hilada?

-La lana primero tiene el proceso de cardado que consiste en sacarle todo el resto vegetal que pueda tener y abrir un poco la lana, eso se puede hacer manualmente pero nosotros ahora incorporamos unas cardadoras que son manuales y aceleran un poquito el trabajo. Ahí se hila y después se lava la madeja. La lanolina ayuda a que sea más fácil el hilado, después se lava primero con agua fría y después con agua caliente y queda impecable de blanca.

¿Todas las lanas son aptas para hacer hilados?

-No todas las lanas pueden estar en contacto con la piel y en general las majadas de la provincia de Buenos Aires y de nuestra zona son predominantemente para consumo de las familias porque se priorizó la producción de carne y la lana no se mejoró y por eso las lanas de acá son muy gruesas y sí las pones en contacto con la piel irritan. En Bellocq, la majada es de algunas razas (Corriedale y Merino Dohne) que te dan lana un poco más fina sin dejar de ser buenas carniceras y las hilanderas le agregan valor a esa lana. Algunas tienen sus propias ovejas y el objetivo es hacer prendas para la familia y otras tienen la intención de vender.

El INTA presente en la Sociedad Rural con charlas

Durante la exposición rural el INTA se realizarán el día miércoles a partir de las 18 horas en la Sala de conferencias Santiago de Galaz las XXI Jornada de Producción Animal. El ingeniero agrónomo Gonzalo Pérez disertará sobre “Alternativas de forraje para el verano en un contexto de variabilidad climática” y la licenciada en Ciencias de la Atmósfera Natalia Gattinoni hablará sobre “Perspectivas climáticas para la campaña 2023 – 2024”.

Ese mismo día, el profesor Ramiro Amado estará participando de una jornada que organiza Uniendo Sonrisas para alumnos de colegios en las que se explicará cómo realizar una huerta.

Dejá una respuesta

spot_img
spot_img
spot_img

Más Leídas

spot_img
spot_img
spot_img

Edición Impresa

spot_img
spot_img
spot_img