Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

viernes, 28 de enero de 2022
13.2 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

La furia de la naturaleza en nuestra historia reciente

El tornado de abril de 1993.

- Publicidad -
- Publicidad -

No es la primera vez que ráfagas de viento como las que ayer azotaron el partido de Bolívar dejan destrucción a su paso en la zona. San Carlos de Bolívar puede ubicarse dentro de un extensa área de la llanura de América del Sur denominada ‘Pasillo de los Tornados’, donde se producen este tipo de fenómenos meteorológicos y tormentas severas con mucha frecuencia.

De hecho, una de las más grandes de las que se tenga memoria reciente fue en abril de 1993, cuando una oleada de alrededor de 300 tornados afectó el sur de la provincia de Buenos Aires. Ocurrió entre la noche del martes 13 y el miércoles 14, cuando un sistema de tormentas de inusitada violencia afectó un sinnúmero de partidos: Trenque Lauquen, Pehuajó, Hipólito Yrigoyen, Carlos Casares, Daireaux, General Lamadrid, Olavarría, Tapalqué, Azul, Laprida, Benito Juárez, Tandil, Necochea, Lobería, Balcarce, General Alvarado, General Pueyrredon y Bolívar.

- Publicidad -

“Aproximadamente a las 20.30 tuvimos el primer aviso. La energía eléctrica se cortó totalmente dejando el pueblo a oscuras. Y a poco la lluvia y el viento, en muchas partes huracanado, se hicieron dueños de la noche y también de los miedos y las angustias. Ya sabríamos, después, del alto costo pagado…”, decía LA MAÑANA en la crónica de los sucesos de aquel día.

Un corte prolongado de luz se dio también entonces, por el deterioro sufrido en la línea Chocón-Cerro Colorado, de donde se abastecía la ciudad. Sobre las avenidas Mariano Unzué y Pedro Vignau se vieron grandes destrozos y las arboledas a lo largo de la Ruta 65 sufrieron el embate del viento. También la zona rural se vio seriamente perjudicada. Hubo en esas primeras horas cinco personas asistidas en el nosocomio con heridas de distinta consideración y una quedó internada por una posible fractura. La Terminal de micros fue una de las dependencias afectadas con desprendimiento de chapas y rotura de vidrios. Y en cuanto a las localidades, Urdampilleta fue de las más afectadas. El intendente municipal de entonces, Juan Carlos Reina, viajó hacia allí para evaluar la situación y la calificó como “un panorama de desolación”.


Incluso el presidente de la Cámara de Diputados de la Provincia, Osvaldo Mercuri, estuvo en la ciudad en el marco de una recorrida por urbes afectadas y habló de la Declaración de la zona como de Desastre Económico.

No fue este tampoco el único fenómeno meteorológico grave de los últimos años. Una intensa granizada en octubre de 1991; una fuerte tormenta de viento y lluvia en marzo de 1997 en plenos festejos por el aniversario de la fundación de la ciudad; otra en octubre del 2000 con el campo como principal damnificado de la tormenta y un nuevo temporal con graves daños también en el mes de octubre pero esta vez de 2017 han dejado su huella en la memoria reciente.

El de ayer a la tarde sumó una nueva página, triste, en la historia de los fenómenos naturales graves en el partido de Bolívar.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img