Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

sábado, 04 de diciembre de 2021
14 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

La fábrica de subjetividades o la fábrica de tinta roja

- Publicidad -
- Publicidad -

Escribe: Lic. Adriana Macchia

Para entenderla  subjetividad-o sea  la manera en que podemos concebirnos,  a organizarnos, en un sistema de representaciones con respecto a nosotros  mismos y acomo nos relacionamos con los otros, en un estado social, se requierecomprender que la sociedad se funda en el lenguaje a diferencia de la sociedad animal que lo hace a través de la necesidad.

- Publicidad -

Estar en el lenguaje -es algo más que  necesidad-,  dado que se tienen   redes de significaciones y de  significados, que se desplazan a otras significaciones y  donde es posible evocar la sociedad que se funda él ,  ella revela  la  subjetividad en un conjunto de conductas, mandatos, deberes, percepciones de la realidad, construcciones éticas y estéticas que están determinadas por una cantidad de dispositivos que son imperceptibles, pero que la  contaminan, la moldean y la alienan.

El neoliberalismo se ha revelado como una gran fábrica de subjetividades, maneja con éxito la realidad que quiere diseñar  de acuerdo a sus intereses, tiene dispositivos para dar con la talla del modelo civilizatorio  al que nos  quiere mudar.

Desde la colonialidad del poder,despliega una lógica patriarcal, racista, dualista, haciendo una  verdadera cirugía  de la otredad, para colocar al amo colonizador en ese yo alienado y desde allí  mirar  la realidad  con los ojos del amo, que al decir de Dussell,  produce  la colonización interior ,subjetiva, donde el sujeto no sabe dónde está,  ni quien es, – un verdadero suicidio epistemológico- que lo hace actuar en contra de sí mismo y a favor de amos insaciables, dueños del mundo y hasta de su identidad personal, llegando a producir una mutación antropológica del ser, mutaciones que se producen permanentemente con respecto a la manera de habitar los lazos sociales, las relaciones con los otros, con uno mismo y por lo tanto, las relaciones con el amor, el sexo y el deseo.

El sujeto neoliberal es  la producción de una subjetividad  que lo hace despolitizado, desinteresado, escéptico,  desconfiado, odiador,egoísta, individualista, se consume en soledad tratando de  atrapar los sueños que le  instala el sistema de identificaciones , un ideal del yo protético  que niega la dimensión de lo imposible, que  nunca hace un tope a la  riqueza  que puede extraer, siendo  la codicia  el motor de su conquista, y la medida de  éxito, ya sea de juventud, de dinero, de felicidad, para todo hay un manual de autoayuda.

Aparentemente todo parece un gran triunfo del neoliberalismo, hay muchísima libertad que de repente se convierte en la libertad de decir: «como no hay trabajo, te damos la libertad de que inventes el tuyo», «como no hay salud, te damos la libertad de que vos mismo gestiones tu vida y te sepas alimentar y elijas muy bien qué comer», «y como tampoco te damos seguridad social ni protección te dejamos libre para que vos seas el que gestiones tu propia vida como una empresa».

Cuenta Zizek una anécdota  de  un soldado  de Alemania Oriental, al que  mandan a trabajar  a Siberia. Él sabía que los censores iban a revisar sus cartas, así que les dijo a sus amigos: “Hagamos un código. Si escribo una carta con tinta azul, todo es verdad. Si la tinta es roja, es todo falso”. Un mes después los amigos recibieron la primera carta, en tinta azul. Decía: “Todo es maravilloso aquí. Las tiendas están llenas de buena comida. Los cines exhiben buenas películas occidentales. Los apartamentos son grandes y lujosos. Lo único que no se puede conseguir es tinta roja”.

Tenemos todas las libertades que queremos, pero no tenemos tinta roja, o sea  el lenguaje para articular nuestra no-libertad.

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img