Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

lunes, 27 de septiembre de 2021
8.3 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

“La deuda no te deja tranquilo, es una peli para digerir con tiempo”

- Publicidad -
- Publicidad -

Estás en Bolívar por primera vez, para acompañar un acontecimiento, que es el cumpleaños 6 del Cine, pero también la proyección de la película La deuda…

– Es la primera vez que vengo. El año pasado un mediometraje mío entró al festival de cortos, pero yo no pude viajar. Me quedé con ganas.

- Publicidad -

Sí sabés de la existencia del festival “Leonardo Favio”, que nosotros desde acá creemos que ya tiene una relevancia incluso nacional.

– Va ganándose un lugar. Lo conocía de nombre, pero desde que entró mi trabajo, empecé a relacionarme con la gente del festival. Vino gente en representación mía y me dijeron que estaba muy bueno. Ahora viajé a acompañar esta película, de la que estoy muy orgullosa. 

¿Por qué?

– Tiene una mirada que comparto sobre la realidad. Y es una mirada muy personal. El director logra una calidad, una verdad, sin manierismos ni cosas espectaculares, sino pequeñas. Y logra transmitir una mirada muy personal, no quiero decir poética. Creo que como director tiene una mirada inconfundible.

 

“PUDIMOS HACER ALGO QUE ATRAVESARA LA QUEJA Y EL DESCONTENTO”

Tu descripción coincide con las críticas que señalan que La deuda escapa del lugar común.

– Sí, porque el personaje no hace nunca lo que uno cree que puede llegar a hacer. Y por eso creo que es profunda la mirada del director, porque va a lugares no comunes ni convencionales. Siempre eso para un actor es una bendición, porque te permite buscar lugares nuevos. Si bien es una historia clásica en el sentido de que es muy claro lo que busca el personaje, lo que quiere y lo que va haciendo, creo que hay sorpresas en cómo ella lo va articulando. Para mí fue un trabajo de mucho diálogo con el director. La protagonista es una persona a la que nunca llegás a conocer. Y para mí es una obra que habla también de un vacío existencial. Esta contado en las acciones, que son vacías, casi mecánicas, en las que no hay casi emoción. (…) Es muy particular cómo filma él, y sobre todo cómo piensa. Lo veo en todas sus películas. La deuda es muy cruda, muy real. Por momentos parece un documental, escapa a la ficción de querer conformar al espectador con alguna solución rápida o un diálogo gracioso. No te deja tranquilo esta película, es para digerir con tiempo. Y habla de nosotros, nos podemos reconocer bien porque narra una realidad muy cercana, vengas de extracto social del que vengas. Por eso es una obra necesaria hoy.

Estamos viviendo una época oscura, de muchas necesidades y sufrimientos, también en el ámbito cultural. Filmar es muy difícil, y  por eso el año pasado decíamos que por lo menos estábamos haciendo esta película. Fue un lugar de sublimación muy importante, yo lo agradecí mucho. Fue poder decir algo que atravesara la queja y el descontento, pudimos hacer algo con eso.

Blanco recién vio la deuda en una sala de cine el viernes pasado. “Fue emocionante, me gusta mucho. Deja muchas preguntas, estuvo bueno charlar con la gente después. Es muy lindo acompañarla, porque creo que da para debatir sobre lo que muestra”.

 

“LOS BUENOS DIRECTORES TE SACAN DE TUS PUNTOS DE APOYO”

¿Cómo elegís qué papel interpretar? Seguramente te llegan muchas propuestas…

– No sé si elijo tanto… Elijo, pero no me siento una privilegiada, una privilegiada es alguien que desecha mucho trabajo. No es mi caso. Pero sí valoro el trabajo en el que uno puede encontrar una mirada común con el director o con la producción, o un punto de vista que a uno lo enriquezca. En el proceso de La deuda yo estaba bastante perdida, pero era una situación muy placentera porque tenía la seguridad de que encontraría algo nuevo, algo que me diera más libertad personal. Creo que esos son los buenos directores, los que te sacan de tus puntos de apoyo.

Ni bien leí el guión, me pareció extraordinario. Es difícil que de entrada el guión esté bien, de la primera escena a la última. Que los diálogos estén bien, las escenas también, que sea claro y profundo. No tuve dudas de que tenía que hacerlo. Y me dediqué mucho tiempo. Fueron dos meses de hablar con Gustavo (Fontán) hasta que la filmamos. Estuve muy concentrada durante todo el proceso. Es una película que se hizo toda de noche… Tuvo mucha magia para mí.

 

“NO SE PUEDE SEGUIR ASÍ, TODO LO QUE VENGA SERÁ MEJOR”

“Este año, pese al país, que se cae a pedazos, he estado haciendo muchas cosas”, aseveró la actriz durante el diálogo con este diario el domingo en la antesala de la sala “‘Chiquita’ Domeño”, donde el personal del Avenida y el público celebraron los seis años del nuevo cine bolivarense y fue proyectada La deuda (única función). “Y ahora no sé. Tengo un par de ideas sobre el futuro, pero no veo claro el año que viene”.

¿Ideas que tomarían la forma de una película (escribe y dirige cortometrajes), de una obra teatral, de una serie de televisión, o aún no lo vislumbrás?

– Me gustan mucho el teatro y el cine, mientras pueda ir por ahí voy a estar contenta.

¿Series de tele no? Has participado en varias, exitosas e incluso prestigiosas, como Vulnerables, Tumberos y Mujeres asesinas.

– Ahora están habiendo muchas producciones, no sólo argentinas, que tienen otra llegada. Netflix y toda esa cosa que apareció ahora. Se está produciendo un montón, y tienen esas series una buena calidad. Pero no tengo ni idea.

 

Nadie tiene mucha idea de qué va a pasar en el país el año que viene. Es un final de ciclo político, todo lo indica así, de mucha incertidumbre. Pero mientras nosotros hablamos de incertidumbre, muchos están pasando hambre en Argentina, e incluso muriendo de hambre.

– Es muy fuerte. Yo espero que tengamos un próximo año más positivo. Lo esperamos todos, no se puede seguir en esta situación. Todo lo que venga será mejor que esto. En Argentina todo depende de un sistema económico que está atado con alfileres. Que se hagan teatro y cine es una necesidad social, obviamente, pero hay muchas cosas que son primordiales, como la salud. Si eso está fallando al nivel que está fallando, que la gente se muere de hambre… En este contexto hay que tener mucha convicción y mucha fuerza para seguir adelante con lo nuestro como sea. O sea que hacer vamos a hacer, lo que no sabemos es cómo. 

Chino Castro

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img