Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

martes, 28 de mayo de 2024
4.5 C
San Carlos de Bolívar

La charla es el otro

Mel Gómez y su Finjamos Demencia, un living donde se dicen cosas.

- Publicidad -
- Publicidad -

La técnica de la entrevista es tan vieja como el periodismo. Ha habido, y hay, grandes maestros en la utilización de una herramienta con la que es posible obtener muchos dividendos, frutos que suelen caer por sorpresa de la planta del diálogo, que siempre crece mejor si la siembra es buena: confesiones, definiciones, reflexiones que provoquen o mínimamente movilicen.

Desde ese plafón, Melina Gómez se lanzó a una variante de la entrevista: la charla. Que nunca es plenamente una charla como en un café, pero que no indaga en base a un esquema previo de preguntas y asuntos, sino que se lanza a explorar la vía temática que el invitado prefiera transitar. Sucede cada viernes en Finjamos Demencia, el programa que la comunicadora formada en Mar del Plata y con trayectoria local en el periodismo gráfico produce y conduce de 18 a 20 por la Medium, en la frecuencia 99.5 y por Twitch (radio con imagen).

Es el primer programa propio de Mel, tras su incursión como co-conductora de Fuga de Tortugas, hace unos años en Radio Federal. La acompaña en la operación técnica Luca Bissio Madueña, el hombre de la ‘pecera’ en la radio de Marcelo Barrios, casi un ‘Chelo’ 2.

¿Qué es Finjamos Demencia?

-Un programa de radio, obviamente. Pero medio en serio y medio en chiste, suelo decir que si mi profe de Radio (en DeporTEA Mar del Plata) me escuchara, me mandaría a recursar su materia. Claro que la radio de hoy, o los medios en general, no tienen mucho que ver con la era periodística en la cual me formé. La comunicación actual, y cómo se desarrolla en los medios, es muy diferente a entonces.

¿Por qué te mandaría a recursar ese profesor?

-Por la informalidad. Porque no respeto nada de lo que estudié. No doy la bienvenida, no hay un saludo formal, no digo la hora ni la temperatura, ni hay una estructura fija. Tranquilamente puede haber un bloque que dure una hora. En una radio ‘formal’, en el periodismo en el que me formé, ¿cuándo ibas a hacer un bloque de una hora, sin publicidad, sin un corte con algo?

Alguien podría decir que lo de aquél profe no se usa más. ¿O por clásico sigue estando vigente, siempre va a “estar bien”, pero sencillamente a vos te gusta otra cosa, al menos hoy?

-Entiendo que el diseño curricular ha de haber cambiado. No sé cuánta audiencia tendría hoy un programa como los de aquella época. Aquel profesor era muy exigente, no podíamos equivocarnos leyendo, se enojaba muchísimo. Terrible.

¿Por qué lo hacés así al programa?

-La idea mía es hacer algo desestructurado, descontracturado, informal, relajado. A mí me parece que si lo hago muy formal el invitado/a no se soltaría, y ése es justamente el propósito. Primero pensé en un programa de entrevistas, que devino en uno de charla.

Que no es lo mismo.

-No, es más informal todavía. En un programa de entrevistas tenés un hilo conductor.

Vos no entrevistás, sino que el propio invitado arroja disparadores, y la charla va fluyendo. En una entrevista puede verse en la situación de tener que platicar de algo que no tiene ganas, pero en un formato como el de Finjamos, habla de lo que quiere.

-Claro. Vamos por ese lado. Yo trato de intervenir lo menos posible. Las preguntas intentan ser amplias, para ver por dónde va el invitado. Preguntas lo menos restrictivas posible, si bien por supuesto hay un enfoque. Requiere mucha atención, para seguir el rumbo o hilo que propone el otro.

Bueno, eso también es una estructura. Teléfono para el profe de Mardel, ¡eh!

-Sí, pero hasta las 18.30, ya con el programa al aire, no sé de qué va a tratar el capítulo del día. 

Vos sos el árbitro que pasa desapercibido.

-Bueno, estudiando periodismo también nos decían que en un programa ómnibus, la persona que conduce debía ser como un 5 en el fútbol: tener la pelota muchas veces poco tiempo. Distribuir el juego. No sé si muchas veces, pero tener yo la palabra el menor tiempo posible. Pienso que lo rico de Finjamos nace del otro. Siempre. No se trata de una exposición mía, sino del otro, en todo caso. Yo tengo que provocar que suceda. Pero tampoco me desvivo porque al programa venga gente a decir lo que jamás dijo en ningún lado, aunque si surge está buenísimo, eso sí.

Y ha ocurrido.

-Ha pasado, sí. Por ahí se va medio profunda la charla, y alguien repara en que algo que está contando no lo contó jamás, ‘uy, esto no lo dije nunca’, ha dicho algún invitado. Está bueno generar ese espacio para que la gente se sienta cómoda como para contar cosas, que se olvide de que está en una radio, que hay una cámara. 

Una prueba superada, y hoy un gusto para compartir

Finjamos Demencia salió al aire por primera vez el viernes 7 de octubre del año pasado, con el periodista y docente Marcelo Raúl Chillón como primer convidado. Por la confianza que se tienen, ‘Pillo’ fue el copiloto adecuado para que la conductora venciera sus dudas y su “miedo” de lanzarse al éter con algo propio, como reconoce. También resultó vital -enfatiza la creadora del ciclo- Luca Bissio Madueña, “un divino”, su socio al timón de un barco que zarpaba sin un norte demasiado claro. Ella se impuso lanzarse al mar sin el tutelaje de nadie, quería comprobar si se animaba, si era capaz, en sus propias palabras. Un desafío de esos que cada tanto todes necesitamos para recalcular o acelerar. A su modo, también craneó el envío para darse un gusto y compartirlo.

Sin embargo el cielo se fue despejando, porque desde entonces no ha parado. En una primera etapa convocó a cada uno de los hacedores de la Medium, que en rigor lanzaba el segundo período del proyecto de Marcelo Aquiles Barrios, tras el primero en una casa de prolongación avenida 25 de Mayo, del que Gómez también formó parte en el rol de conductora del magazine matutino Rompan Todo junto al propio Barrios y Pilar Posadas. Ese programa fue emitido por primera vez a la altura del kilómetro cero de la radio, el 20 de julio de 2020, y duró poco más de un año.  

Después de invitar a sus compañeros de trabajo, Mel fue abriendo el abanico, y así es que pasaron a charlar con ella Seba Cayre, Ángel Pesce Menvielle, Daniela Roldán, Miguel Gargiulo, Jazmín Bríguez, Rafael Doorish, Emilia Garrote y más. Variedad de edades, oficios y trayectorias, pero una misma intención de parte de la realizadora: que se sientan como en casa, se relajen sin ‘abandonarse’, y digan cosas que valgan la pena para quien está escuchando/mirando. Algo que decir que no sean sólo palabras, escribió allá lejos y hace tiempo Alejandro Lerner, y cabe acá.

Cada viernes en el living de Finjamos, la charla se complementa y matiza con canciones elegidas por las propias visitas.

‘Don’ Julio Leiva

Su modelo es Julio Leiva, de Caja Negra. De hecho, como insumo antes de lanzar Finjamos se vio casi todos las capítulos de ese ciclo, ya un clásico de la entrevista argentina moderna. “Tiene una facilidad tremenda para lograr que la persona que va se sienta cómoda en un medio de comunicación y con una cámara, se relaje y diga un montón de cosas ricas. Pienso que esa característica suya es un don”, resalta Gómez.

Finjamos Demencia se emite en vivo los viernes, luego queda a disposición en el canal de YouTube de la Medium.

Chino Castro

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img