Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

jueves, 01 de diciembre de 2022
13.3 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Julio César Trípodi, el artesano marinero que nos visita por primera vez

Dueño de una vida de anécdota realiza artesanías muy interesantes y útiles.

Colaboración especial de Raúl “Archy” Peret.

Nos referiremos a unos de los nuevos y novedosos stand que tenemos en La Rural. Decimos nuevo porque es la primera vez que viene a exponer a Bolívar y novedoso por la creatividad que vemos en cada uno de los objetos que allí expone.

El hombre de aspecto campero y no marinero se llama Julio César Trípodi y a simple vista, por su aspecto, pareciera que viene de campo adentro; pero no, en realidad, viene de mar adentro.

Julio es de Mar del Plata y durante 28 años anduvo navegando en un barco pesquero como mecánico naval. En 2007, su barco por problemas recaló en Puerto Campana y mientras las cosas se solucionaban, se puso a recorrer el conocidísimo Puerto de Frutos. “Allí ví cosas que me llamaron mucho la atención y pensé que yo puedo hacer muchas de esas cosas. Así comencé a ver en cada objeto cotidiano, elementos útiles para la vida: un perchero, un cenicero, un llavero y tantísimas cosas más. Primero compré una tablita, le dí forma y ya tenía mi primer trabajo simple, pero muy útil cuando iba a comer un asado con los amigos. Y desde ese día, cada vez que bajaba del barco hacía cositas para regalar. Luego, ayudado por internet en ideas y técnicas de elaboración de algunos de los objetos y como ya había quienes me preguntaban precios, comencé a vender, a juntar objetos y transformarlos y también a pensar de dedicarme de lleno a algo que me gustaba, cuando llegara la jubilación. Hace tres años me jubilé, tuve más tiempo para hacer cosas y me dediqué de lleno a fabricar cosas, que en realidad se hace cada día más apasionante. Al poco tiempo enviudé, mi hija ya está grande, está en pareja y se dedica a la repostería…entonces con mi furgoncito, que equipé con lo indispensable, me largué como el caracol, a viajar a distintas fiestas y con la casita a cuestas. Eso fue como salir mar adentro. Con la diferencia de que a cada lugar que uno va, conoce nuevos amigos, se aprenden cosas nuevas…todos los días se aprende y así viajando, conociendo lugares donde hay fiestas de pueblos, llegué a Bolívar y acá estoy”.

Julio es un verdadero artesano, que rescata objetos y los transforma, sobre la base de su habilidad y creatividad, en otros y les recupera así utilidad.

Dice que en estos días la gente de Bolívar no lo hizo sentir un forastero y por eso seguramente retornará, con su vida de caracol y sus buenas ideas.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

Más Leídas

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

Edición Impresa

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img