Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

domingo, 28 de noviembre de 2021
16.2 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Jaureguiberry presentó su libro en su ciudad

- Publicidad -
- Publicidad -

Diario poético. Cien poemas a la inmortalidad de Amado Nervo, primer volumen de la bolivarense Ana Gracia Jaureguiberry, fue presentado por su autora en su ciudad, el lunes, tras la presentación ocurrida en La Plata el 12 de diciembre pasado. Ocurrió por la tarde en el Centro Cívico, más puntualmente sobre el verde de la plaza Alsina, frente a la parroquia, ante un buen marco de público.

Ana Gracia Jaureguiberry es poeta y docente. Vive en La Plata hace veinte años, ha publicado poemas en libros junto a otros autores pero Diario poético es su primer volumen en solitaria. El trabajo contiene cien escritos que conmemoran y homenajean a Nervo, a propósito de haberse cumplido el año pasado los cien años de su fallecimiento, ocurrido en Uruguay. Fue escrito casi en su totalidad en el verano pasado en Bolívar, pero nació en la primavera 2018 de charlas telefónicas entre la autora y su madre, Luz Ignacia Juárez, que giraban -o partían- de un poema en particular de Amado, que Luz recita de memoria. En ese contexto, la efeméride mencionada operó como la pieza que completó la artesanía, ya que como la propia Jaureguiberry mencionó el lunes en el Centro Cívico y días antes en entrevista con este diario, “era como si Nervo nos estuviera llamando”.

- Publicidad -

Para el encuentro en Bolívar eligió un lugar entrañable para ella y acaso para el pueblo en general, como la plaza principal de la ciudad, y el aire libre que siempre invita al encuentro y al compartir relajadxs en los atardeceres de enero. Trajo ejemplares de Diario poético, que está a la venta a 500 pesos (quienes no consiguieron uno, pueden hacerlo por privado a través del Facebook de la autora) pero también alguno de Respiración, de Alberto Richieri Strecchia, colega uruguayo con quien la bolivarense trabó amistad a través de las redes sociales. Strecchia fue clave en el proceso que derivó en Diario poético, porque contribuyó a tejer, mediante estos intercambios, algunos de los textos incluidos en ese volumen que habla de la madre, la energía femenina y la luna, entre otros temas, pero además aportó como corrector. (Strecchia es poeta pero no había publicado un libro, sin embargo estas charlas con Ana Gracia lo impulsaron a hacerlo, y así es que el día de diciembre en que la bolivarense daba a conocer su obra en La Casa de la Cultura, en La Plata, él hacía lo propio con Respiración, en un bar montevideano.)

Entre los presentes en el Cívico bolivarense hubo familiares de la autora, amigos y amigas de ayer y de hoy, ex alumnos y ex alumnas que pasaron por sus aulas en el Cervantes, colegas docentes y público en general. Una buena cantidad, unos cuantos con su reposera o su lona para pasarla mejor. (Algunos que pasaban se sumaban espontáneamente, a ver de qué se trataba la juntada, algo que siempre propician los encuentros al aire libre.) Jaureguiberry es un apellido típico de Bolívar, el padre de Ana Gracia, el ‘Vasco’ Marino Jaureguiberry, poseyó un bar en la esquina de Edison y Gral. Paz que fue tradicional durante muchos años, por el que pasaron miles de bolivarenses, con todo lo que ello implica en términos sociales en un pueblo del interior argentino.

Tras los intercambios de rigor, que en muchos casos significaron reencuentros, Ana Gracia contó el recorrido hasta llegar a plasmar este libro, leyó algunos textos allí contenidos e invitó a los presentes a una suerte de intercambio poético, con los tonos del atardecer que va tornándose noche, pasando de los naranjas a los azules, como un marco natural e insuperable.

La escritora considera que la poesía “excede al libro”, que tiene vuelo propio, alas, más allá del soporte que la contenga -sin jamás atraparla-. Por eso para la presentación en Bolívar no trajo sólo libros de Diario poético, sino tarjetas con una selección de los cien poemas, y un oráculo poético. “Como son cien, siempre alguno me tiraba un número del 1 al 100 y leíamos ese poema, que algo de eso haremos también hoy aquí”, anticipó Ana Gracia en charla con este diario. Las tarjetas están a la venta a 100 pesos.

 

“LA POESÍA SIEMPRE ES ERÓTICA, POLÍTICA Y MÍSTICA”

Volver a Bolívar siempre es fuerte para vos, en lo emotivo…

-Sí, siempre hay muchos reencuentros… También esta plaza tiene su poesía para todos nosotros, la plaza del pueblo. Hay un poema que habla de ella. La plaza es el ámbito de encuentro en la adolescencia con los amigos, de los primeros besos, de los picnics. Aún se siguen haciendo esas cosas. En este caso también tiene su planta de moras. Además está ubicada frente a la iglesia, a veces íbamos allí y nos cruzábamos a la plaza…

 

Y la plaza además tiene una dimensión política, es donde el pueblo se junta.

-Claro. Como la poesía, que también es política. El otro día hablábamos de que la poesía, hable de lo que hable, siempre es erótica, siempre es política en el sentido de que uno se posiciona en un lugar y está diciendo algo desde ese lugar, y también siempre es mística, pero no religiosa, sino mística en un sentido más amplio, porque la poesía siempre se conecta con algo que está más allá incluso de lo que uno puede interpretar.

 

¿Cómo ha sido recibido el libro?

-Muy bien. El soporte libro lo que tiene es que la gente te empieza a comentar lo que hay allí. Han pasado cosas especiales, que gente que no se conocía se encuentre para llevarse unos a otros el libro, o yo he llevado estos días algunos a domicilio, que me los encargaban. Ahora vino uno de mis tíos y me dijo que me acordara de leer tal poema, “después vas a ver por qué te lo digo”. Empiezan a circular ese tipo de cosas, como algo mágico que nos excede.

Chino Castro

 

 

 

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img