Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

sábado, 13 de abril de 2024
14.5 C
San Carlos de Bolívar

Hugo Díaz recordó los orígenes de Espacio, una radio pionera

El sábado, en el programa Chino Básico.

- Publicidad -
- Publicidad -

Hugo Rubén Díaz, uno de los hombres de radio por antonomasia de nuestro pueblo, fue convidado el sábado a recordar los orígenes y desarrollo de su FM Espacio, emisora radiofónica pionera de Bolívar.

Ocurrió en el ciclo Chino Básico, que se emite los sábados a la mañana por la FM Medium. Con la entrevista a Díaz quedó formalmente inaugurada la sección El diario del martes, donde se rememorarán sucesos locales que nos atravesaron como comunidad, ya sea de índole deportiva, política, social o artística.

En charla con quien esto escribe durante algo más de treinta minutos, lo que incluyó la emisión de dos canciones, Hugo reveló que ya cuando adolescente “sabía” que un día tendría una radio. “Soy un hijo de la radio”, afirmó con entusiasmo, desde los entrañables días de su infancia en que compartía con su madre, ‘Ñata’, la escucha de los grandes ciclos del medio, esos que instalaron los peldaños más altos del hacer radiofónico y quizá nunca fueron superados: los programas de Larrea, Carrizo, el ‘Negro’ Guerrero Marthineitz, Badía “un poco más acá en el tiempo”, y las transmisiones deportivas, rubro dentro del que mencionó los armados que encabezaba Osvaldo Caffarelli como relator de las transmisiones de box de la vieja Radio Rivadavia, y al icónico Carburando, que Eduardo González Rouco llevaba a destino en formato diario y nocturno también por esa emisora. También citó a Nora Perlé, Betty Elizalde, Fernando Bravo y al marplatense Luis María Stanzione, uno de sus predilectos de siempre. Toda gente entusiasmada con decir bien, con cultivar las formas del lenguaje, uno de los intereses primordiales de Díaz como hombre de medios, según aseveró, a la vez que reconoció que la cuestión periodística pura nunca fue lo suyo.

Lo otro que a Díaz siempre lo motivó como realizador radiofónico es el abordaje técnico, cómo lograr que su radio sonara impecable, y a eso se abocó desde muy pibe a través de revistas especializadas en asuntos técnicos y tecnológicos, como Mecánica Popular, o investigando artesanalmente en tiempos sin Internet. A punto tal que, mientras trabajaba de otra cosa (tuvo un kiosco, un videoclub, la disquería Estruendo, laburó para una casa feriera, de cobrador para una empresa de cuadros y como disc jockey en boliches), intentaba rescatar “algún pesito” para ir equipándose para mañana. (Y lo hizo bien, ya que su FM Espacio, que salió al aire con un eslogan que él mismo había escrito a sus 14 años, para cuando fuera el momento apropiado de usarlo, se caracterizó por su calidad de sonido, salida al aire y armado de estudio. Su alcance entonces era de cuarenta kilómetros. “No sé si hay gente que se acuerda de ese momento, pero sonaba como un CD”, destacó con orgullo Hugo durante El diario del martes.)

FM Espacio salió al aire por primera vez en septiembre de 1989. Sus pilares fueron, remarcó con énfasis su creador, Miguel Gargiulo, Roberto Fabián D’Agata, César Casas, Mónica Prada y Marta Baptista. Locutores/as y operadores técnicos que se turnaban para cubrir una amplia franja horaria, porque la radio cerraba a las doce de la noche. Con el tiempo fueron incorporándose programas hasta imprimirle a la emisora una fuerte fisonomía de AM; el tipo de radio que Díaz creció escuchando, por más que en Buenos Aires explotaba en ese final de década la FM, con la Rock & Pop como nave insignia de la mano de Pergolini, Vernaci, Lalo Mir, Bobby Flores. En el ítem programas, habló de la “pluralidad” de Espacio, que contuvo en su seno desde envíos a cargo de figuras enroladas políticamente en la “extrema derecha”, tal el caso de Carlos María de la Serna con su Amarras, a otros realizados por gente identificada con la extrema izquierda. Pasando por envíos que no se posicionaban en una punta ni en la otra del arco ideológico, y que aportaban su contenido y sus matices, por ejemplos un programa para jubilados/as que conducían Irma Sánchez y Elba Beatriz Conteras, o el ciclo matutino diario a cargo de Carlos Rusciti, Jorge Naya y Héctor Jesús Bordino. Por la vieja Espacio también pasó Juan Carlos Polito con su envío diario de música tropical, y es sólo uno de los que estuvieron ahí y luego montaron una radio, un dato revelador de lo que la emisora significó en la vida de muchos.

Después de ocho intensos años que dejaron una huella en la historia lugareña, en el verano de 1998 Díaz tuvo que vender su radio: aquí, el fundador de Espacio argumentó que manejos desacertados de quien era su socio y se encargaba de la parte económica llegaron a comprometer el patrimonio de su padre, Jorge Díaz, por lo que se vio compelido a tomar la dolorosa decisión de desprenderse de su proyecto más querido, aquel que le había quitado el sueño desde la adolescencia y por el que había tenido que aguardar dieciocho años (“lo mismo que River para volver a ser campeón”, ironizó el hincha del ‘Ciclón). Un proyecto que aún tenía mucho para dar: “Era maravilloso todo lo que podríamos haber hecho, estaba muy bien armada y proyectada la radio”, resaltó/añoró, aunque también dijo que una estructura así hoy necesitaría algunos millones de pesos para resultar sustentable, una cifra nada fácil de juntar en el medio local. 

El ‘Loco’ volvió a la radio enseguida. De hecho ‘La 93’, la emisora que fundó junto a Nicolás Andonegui, acaba de cumplir veintidós años. Sin embargo, “creo que no he terminado de hacer el duelo por Espacio”, confesó el también conductor. “Fue un hijo para mí, un hijo al que tengo medio olvidado, pero que siempre estará ahí”. Al punto que nunca más volvió a experimentar el mismo sentimiento de pertenencia en las emisoras en las que estuvo, lo que incluye a las FM en las que llevó adelante ciclos entre el final de Espacio y el origen de ‘La 93’, esto es Dondequiera que estés, que iba a la noche por la radio de Ledesma, y La Cúpula, a la tarde por la de Polito. En ese interregno de cuatro años, se dio además su experiencia en la FM 2000, donde puso la piedra fundamental ese año junto a Rusciti, Naya, Mónica Prada y Betty Alba, albergados por el titular del emprendimiento, el recordado Jorge Soria.

La entrevista completa está disponible en las redes sociales y las plataformas de la Medium 99.5. Con un detalle: en treinta y cinco años en los medios radiofónicos (en rigor, su primera experiencia mediática ocurrió en 1985 en la televisión local, con Video Música), fue la primera vez que Hugo Díaz visitó como invitado un estudio de radio que no fuera el propio.

Chino Castro

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img