Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

sábado, 13 de abril de 2024
14.5 C
San Carlos de Bolívar

“Hubo una interpretación errónea o malintencionada del convenio que propusimos firmar”, dijo Carlos Bianco

- Publicidad -
- Publicidad -

Carlos Bianco es el Jefe de Gabinete del gobernador Axel Kicillof. Pero no es sólo eso, también fue su alumno en la Universidad y el dueño del Renault Clío con el que recorrieron los 135 distritos de la provincia de Buenos Aires durante su campaña. Iván, su hombre de prensa, nos contactó ayer para que lo entrevistáramos y surgieron varios temas de actualidad, y otros. Una charla de media hora con uno de los hombres fuertes del gobernador bonaerense.

¿Cómo es el tema del envío de pacientes con Convid-19 que se enviarían del AMBA al interior de la provincia?

– Ahí surgió una controversia por un convenio que nosotros acercamos a todos los municipios, por pedido de varios intendentes, respecto de la necesidad de hacer frente financieramente a los centros de aislamiento, que son cosas distintas a los hospitales municipales o provinciales. El convenio dice que aquellos intendentes que lo soliciten porque necesitan fondos para sostener a los pacientes de Covid-19 con sintomatología leve en los centros de aislamiento, la provincia puede financiarles hasta 2.000 pesos por noche por cama ocupada.

Eso es hotelería para pacientes con Covid-19…

– Claro, hotelería o centros de aislamiento, que puede ser en un hotel, un club o alguna otra instalación que lo permita; pero eso es para la gente del distrito, me parece que hubo una interpretación errónea a partir de la ignorancia o malintencionada de la cuestión. La idea de poder ayudar a los municipios a poder sobrellevar este gasto adicional con el que se encuentran en muchos casos por la pandemia, y se presentó esto como que íbamos a llevar gente de un lado para otro, contagiada o no contagiada.

De todas formas sería egoísta de parte del interior un planteo de negación cuando por cualquier problema de salud de mediana complejidad los pacientes del interior van hacia el AMBA…

– Por eso, como que alguien diga que no deja entrar a los pacientes del interior a los hospitales de La Plata. La cuestión se instaló a partir de este convenio que no tiene como objetivo desplazar gente de un lado a otro, sólo ayudar a los municipios a hacer frente a un gasto extraordinario que se les presenta, si los municipios lo requieren.

Es decir que el convenio corre para aislar a pacientes de cada una de las ciudades que están contagiados…

– Exacto, la idea es ayudar a los centros de aislamiento a tener un financiamiento para hacer frente a los gastos adicionales.

El interior viene bastante bien en líneas generales, el problema mayor aparece en el AMBA…

– Sí, tanto la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, que tiene mayor índice de contagio cada 100 mil habitantes, y el Gran Buenos Aires, son los dos lugares donde se contra el grueso de los contagios en toda la Argentina, más allá de algunos focos particulares que pueda haber en otras provincias o en algún distrito de la provincia de particular. Y esto es lógico porque cuando uno analiza qué pasó en el mundo, este virus funciona en esos términos, primero se ha extendido a las ciudades capitales y desde esos lugares han ido irradiando hacia el resto de las zonas metropolitanas, que ya sucedió en el primer cordón del Gran Buenos Aires y ahora está avanzando hacia el segundo y el tercero.

Estamos muy preocupados porque ahora la tasa de contagios ha ido en aumento bastante fuerte en los últimos 15 días, y nuestro miedo es que eventualmente si se mantiene este ritmo de contagio, que tiene que ver con la gran circulación de gente que hay, se pueda llegar a saturar de acá un mes o un mes y medio el sistema de salud. Por suerte hoy en AMBA está dando respuesta, básicamente porque hemos duplicado la cantidad de camas disponibles, de terapia intensiva y de respiradores.

En el AMBA hoy estamos en un 52% de ocupación, si no hubiéramos hecho el esfuerzo en los últimos tres meses, hoy ya tendríamos saturado el sistema sanitario, tal como nosotros lo encontramos al comienzo de la gestión. Si todavía estamos con la posibilidad de tomar alguna medida de volver a una cuarentena más dura, más restrictiva con algunas actividades, es porque primero hicimos una inversión muy fuerte en materia de infraestructura de equipamiento en general y de protección personal para los médicos.

Al principio de la cuarentena se decía que el sistema sanitario se podía llegar a saturar más o menos para esta fecha, y estamos al 50%, es decir que la cuarentena en ese caso sirvió…

– Los escenarios han sido muchos, recuerdo que en las primeras reuniones que tuvimos del comité operativo de emergencia con el gobierno de la Nación y de la Ciudad, los representantes de la Ciudad trajeron una proyección que decía que el 24 ó el 26 de abril se iba a llegar a la saturación, al pico de contagios. Eso no sucedió porque se tomaron las medidas adecuadas, porque el gobierno nacional instrumentó una cuarentena muy dura que nosotros acompañamos. Después obviamente con las necesidades económicas y en la medida que se iba poniendo en forma el sistema sanitario provincial se pudieron ir liberando algunas actividades, en mayor medida en el interior de la provincia que es donde está el menor número de contagios.

Este no es un problema que va a pasar de un día para el otro, nos tenemos que ir acostumbrando a un problema bastante permanente en los próximos meses y tenemos que ir regulando de esta forma. La única manera de bajar la curva de contagio es profundizar el aislamiento, que la gente tome conciencia de todas las restricciones que están vigentes y nosotros tendremos que tomar alguna definición más restrictiva, posiblemente más temprano que tarde, porque si la curva de contagio sigue a este ritmo, estamos en peligro de llegar a la saturación del sistema y tener imágenes como hemos visto en otros países del mundo donde había enfermos de coronavirus en los pasillos que no podían acceder a los respiradores o gente que se moría en la puerta de los hospitales. Lo último que queremos nosotros es que se repitan este tipo de situaciones.

Lo lamento por algunos representantes de la prensa que en las últimas horas han dicho que hubieran preferido tener 10.000 muertos, porque de esa forma hubiesen sentido que estaban haciendo un aislamiento útil, yo no quiero tener ni un muerto más.

¿Tienen el mismo pensamiento en cuanto a la cuarentena con el gobierno de la Ciudad? ¿Es tan disímil la postura que tiene Kicillof de la que tiene Larreta?

– En términos generales, no; siempre hay matices pero que responden a particularidades que tienen las distintas jurisdicciones, más allá de ser hermanas y con muchísima capilaridad entre los distritos del AMBA. En las dos administraciones estamos muy preocupados por la situación, por el aumento de los contagios y por una posible saturación del sistema sanitario si no tomamos medidas de carácter urgente. En la cuestión general estamos absolutamente de acuerdo.

Ha habido una ayuda extraordinaria del gobierno de la Provincia para con los municipios ante  esta situación de pandemia…

– Efectivamente, desde que comenzó la pandemia el gobernador ha hecho una asistencia financiera con los 135 distritos de la provincia de Buenos Aires sin discriminar por bandería política, cercanía, nada, con criterio objetivo se ha dado asistencia financiera. Ya se han entregado 12.700 millones de pesos en los últimos dos y medio, amén de la coparticipación y otros aportes que se hacen normalmente, para que los intendentes puedan hacer frente al pago de los salarios, ahora al pago de los aguinaldos; pero también que puedan hacer frente a la caída de la recaudación impositiva, que sabemos que en algunos distritos ha sido muy fuerte.

Con el intendente Marcos Pisano estamos trabajando muy bien, estamos en permanente contacto, no sólo conmigo y con el gobernador, sino con los diferentes ministerios. Hemos hecho una asistencia financiera total desde que empezó la pandemia de más de 62 millones de pesos para Bolívar, la última fue de 14.800.000 la semana pasada, y estamos poniendo a disposición del intendente este instrumento en el caso de que se necesiten solventar gastos adicionales vinculados con los centros de aislamiento.

Siempre que tengamos los fondos, vamos a ayudar a todos los municipios como lo viene haciendo el gobernador de una manera inédita y transparente, como probablemente muy pocas veces se haya llevado adelante en la provincia de Buenos Aires, muy distinto a lo que sucedió en la última gobernación.

Respecto de Olavarría, el intendente Ezequiel Galli había pedido hace 15 días por twitter que se le habilitara pasar de fase y a la noche se encontró con varios casos positivos, ahí sí pareció mezclarse la cuestión ideológica y política…

– Respecto de Olavarría, con el diputado provincial César Valicenti estamos permanentemente al habla, es uno de los canales de comunicación no sólo con Olavarría sino con toda la Séptima Sección Electoral; también como corresponde y por escalón institucional estamos al habla con el intendente Galli, tengo conversaciones con él, mucho más desde que se desató esta cantidad importante de contagios. El solicitó la intervención y la ayuda del gobierno provincial, cosa que hemos hecho, nuestro vice ministro de Salud fue personalmente a analizar la situación.

En el caso de Olavarría, en el caso del intendente Galli, creo que fue víctima de las presiones de su propio espacio político. Si uno analiza un poco las declaraciones políticas que se dieron esa semana, no sólo del intendente Galli sino de algunos otros intendentes fundamentalmente del Pro, me parece que responden a un llamamiento que hizo la ex gobernadora Vidal esos mismos días, en los que les pidió que salieran a buscar votos.

A partir de ese llamamiento varios intendentes salieron a hacer este tipo de declaraciones diciendo que nosotros estábamos impidiendo la apertura de actividades sin razones, etc. Lamentablemente el intendente Galli tuvo la desgracia de que el mismo día que hizo una encuesta en una red social le aparecieron unos cuantos casos.

No estamos analizando las cosas en términos políticos; lo que nos dijo el gobernador, a diferencia de lo que pasó en el otro espacio político, es que acá no estamos buscando votos, nadie de nosotros se pone a buscar votos, no lo estábamos haciendo, mucho menos ahora, todos estamos dedicados a enfrentar la pandemia y a asegurar las mejores condiciones sanitarias, económicas y sociales, y los cuidados para todos los bonaerenses.

Ni siquiera hay una elección cerca, no sé qué voto hay que salir a buscar. Si fuera un año impar, vaya y pase; aunque tampoco estaría de acuerdo.

Qué mejor que ofrecerle al electorado un buen manejo de la pandemia…

– Sí; pero va más allá de la cuestión política y de la cantidad de votos, es una obligación política, institucional y humanitaria para asegurar el mejor resultado posible de este drama mundial. Lo importante hoy es salvar la mayor cantidad de vidas posible y asegurar la mejor calidad de vida para los que están sanos, en eso nos va la vida como funcionarios hoy.

Ustedes en campaña recorrieron y se prepararon para gobernar una provincia en condiciones normales, y hoy no pueden hacer mucho más que afrontar la pandemia…

– Es una circunstancia que nos tocó afrontar, no nos quejamos ni lloramos sobre la leche derramada, esto es lo que sucedió y estamos orgullosos de poder hacer frente a esta situación, trabajando las 24 horas del día con mucha responsabilidad.

El grueso de los planes que nosotros habíamos preparado durante la campaña se han visto desplazados por esta urgencia; pero no obstante eso seguimos avanzando con otros temas vinculados con la gestión como la construcción de rutas, la urbanización de barrios populares, múltiples cosas que más allá de la pandemia se han mantenido porque forman parte del núcleo duro de lo que nosotros proponíamos como gestión.

Después que esto pase el sistema de salud va a quedar fortalecido en infraestructura; pero aún tenemos muchos de los 135 distritos que no tienen una terapia intensiva…

– El reforzamiento del sistema sanitario, más allá de la pandemia, era una necesidad que tenía la provincia de Buenos Aires, era un plan que teníamos para llevar adelante en los cuatro años de gestión, lo que hizo la pandemia fue acelerarlo y priorizarlo por sobre otros.

En dos meses y medio de gestión completamos 125 obras sanitarias de mejoras de las guardias, de las salas de atención, de terapias intensivas. La pandemia inclinó la inversión pública hacia el lado de la salud por obvias razones.

Hablemos de usted, hace más de 20 años que conoce a Kicillof, ¿fue fácil aceptarle la propuesta de la jefatura de gabinete o cualquier otro lugar en el equipo?

– Hace 22 años que lo conozco, lo conocí al gobernador como docente universitario. Unos años después empecé a dar clases con él en distintas cátedras de la Universidad de Buenos Aires y luego a hacer un trabajo más específico. No me costó en absoluto aceptar, tampoco es que le solicité un cargo en particular, el gobernador me ofreció esa posición y la acepté con responsabilidad y agradeciendo la confianza que me dio.

Analizando el Ejecutivo provincial, muchos de ustedes han sido alumnos de Kicillof, eso significa que en algún punto los ha marcado…

– Sí, en la época que lo tuve de profesor yo era muy joven y él también. En esa época ya mostraba una cierta capacidad de liderazgo en su rol de profesor; pero luego lo ejerció en los distintos roles que tuvo, como nuestro representante en el sindicato docente de la Universidad de Buenos Aires, en los múltiples roles que ha desempeñado junto con nosotros que somos sus compañeros desde hace mucho tiempo.

Venir a la provincia seguramente a muchos les cambió la vida, más allá del domicilio…

– El gobernador fue muy claro, para gobernar la provincia de Buenos Aires hay que estar trabajando en La Plata, independientemente del domicilio particular de cada uno. Yo tengo a disposición una residencia que pertenece al gobierno provincial y me instalé ahí, otros compañeros han alquilado propiedades y otros se mantienen viviendo en sus lugares de residencia habituales, en el conurbano o CABA.

Se ve una marcada diferencia entre Kicillof y Vidal en cuanto a la exposición, la ex gobernadora vivía en una base militar, y el gobernador actual sale a la vereda de la Gobernación a despedir a los intendentes que lo visitan…

– Son estilos, son distintas formas de vivir, de hacer política. Cuando estábamos en campaña nos preguntaban cómo se nos ocurrió hacer esta campaña austera, con un auto, y no se nos ocurrió, uno vive de una forma, gestiona y hace política de la misma manera. No digo que el resto sea mejor o peor, son distintas formas y la nuestra es esta, sencilla, austera, sin mucha pompa.

¿Cómo quedó el Renault Clío después de la campaña?

– Bien, ahora está bastante subutilizado, está en el estacionamiento de la Gobernación porque mi cotidianeidad es levantarme temprano en la residencia que está acá a dos cuadras, vengo caminando a mi despacho, y termino a la noche y me voy caminando a la residencia. Casi que no estoy utilizando ni el auto oficial ni el auto personal.

Hace 14 días se cumpieron siete meses de mandato, ¿hacen algún balance si es que se puede hacer en esta situación en la gestión?

– Es difícil hacer un análisis tan pronto sobre el resultado, ha sido muy trabajoso desde el proceso. Encontramos una provincia en un estado calamitoso en términos generales, y en el medio de empezar a solucionar los problemas nos aparece esta pandemia que no estaba en los planes de nadie en el mundo.

 

Angel Pesce

 

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img