Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

sábado, 28 de agosto de 2021
18.9 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

“Hoy, nuestro mayor desafío es reducir ese espectro de tres mil personas sin vacunar”

Lo afirmó, junto a muchas cosas más, el intendente Pisano en esta entrevista exclusiva.

- Publicidad -
- Publicidad -

Que se vacunen quienes no quieren hacerlo es “nuestro mayor desafío” y el norte para alcanzar el propósito de que el noventa por ciento de los mayores de 18, pronto esté inoculado con al menos una dosis. Lo dijo en exclusiva para este diario el jueves el intendente Pisano, en el Día dela Vacunadora. “Con este volumen de vacunados encaramos una primavera mucho más esperanzadora”, afirmó el jefe comunal, y también que este ritmo de la campaña de inoculación es “la barrera” contra la Delta, que “va a llegar”. Pero con cepa y todo, “de continuar avanzando con el plan, las actuales liberaciones se van a sostener e incluso a ampliar, sin abandonar los cuidados”.

El jueves pasadas las 13 horas, el intendente Marcos Emilio Pisano se dio una vuelta por el vacunatoriodel Complejo República de Venezuela, como hace casi todos los días. En ese marcoy en ese lugar al que la gente concurre sonriente y relajada sintiendo que hay mañana, sin que mediaran agendas, entorno ni secretarios se brindó con gentileza a la requisitoria de este diario -quien esto escribe acababa de recibir la segunda dosis de la vacuna contra el covid-, para lo que terminó siendo esta entrevista exclusiva en la que incluso dejó conceptos de política internacional.

- Publicidad -

“En primer lugar, agradezco a nuestro gran equipo de vacunación, al que desde diciembre le ha tocado trabajar con frío, calor, acá, en las localidades, ahora con el delivery de vacunas, para que todos puedan inocularse. Ha habido un trabajo muy silencioso en ese sentido que es digno de ser destacado en este 26 de agosto”, remarcó el intendente, que caminaba solo por el vacunatorio saludando a las/los trabajadoras en su día. “Y agradezco a quienes se preocuparon y ocuparon de que Argentina empiece a fabricar vacunas. Nuestro país tendrá soberanía en la materia, de cara al ’22 y ’23. Es muy importante para mirarnos como nación y para planificar”.

Se espera a la variante Delta del covid, pero de otra manera, con la población fortalecida por el gran auge de la campaña de vacunación.

-Sí. Esta pandemia nos ha permitido ir teniendo el diario del lunes, viendo loque ha ido ocurriendo en otros países, donde atraviesan la cuarta o quinta ola. Todo eso debe servirnos de enseñanza para continuar con este plan de vacunación. Hoy -jueves 26-, en el Día de la Vacunadora, decretado por el gobernador Kicillof, estar donde estamos es producto del gran esfuerzo de nuestro equipo de vacunadoras -más de cuarenta personas de un total de aproximadamente cien que componen todo el armado de Salud-, junto al de logística, el de seguridad, el de transporte, el de comunicación. Hay atrás de cada vacuna una logística que por ahí el vecino desconoce, y a cada integrante del equipo yo quiero agradecerle.

De llegar la tercera ola, estamos con más del sesenta y cinco por ciento de la población con segunda dosis al día de hoy, y más del ochenta y cinco con primera. No es motivo para relajarnos, y aprovecho la ocasión para rogarles y pedirles por favor a esos más de tres mil bolivarenses que no se han decidido a vacunarse, que es la oportunidad, que las vacunas están y el equipo también, listo para hacerlo todos los días.

¿Hay algo más que se pueda intentar con ellos? Se los ha persuadido, se les ha mostrado cifras contundentes -mundiales, nacionales e incluso locales- sobre la letalidad del virus con personas no vacunadas…

– Concientizar sobre que la caída significativa en la letalidad del virus y en la ocupación de camas, que nos provocó tan malos momentos, es por la vacuna. Es la herramienta, junto con los cuidados, la puerta de salida de la pandemia. Si hacés dieta, te podés dar un gusto el fin de semana, después de esforzarse el resto de los días. Estando vacunados pasa algo similar. Y también respecto de lo económico, que podrá verse aliviado después de tanto sufrimiento y tanto poner el cuerpo a las medidas que tuvimos que tomar.

Hoy, con este volumen de vacunados podremos encarar una primavera mucho más auspiciosa. Y seguiremos tratando de concientizar a esas tres mil personas que por distintos motivos no quieren vacunarse. También un sector de la política hizo mucho daño al respecto, hablando de envenenamiento al comienzo de la campaña. Eso hizo daño, claramente creó dudas. Pero es nuestro deber dejar de lado la política en este megaplan de vacunación, y entender que de esto salimos juntos porque el virus no ha tenido religión, filiación partidaria ni preferencia futbolística. Hay que comprender que nuestra conducta individual tiene incidencia en lo colectivo. Hoy, el mayor desafío de nuestro equipo es reducir ese espectro de tres mil personas no vacunadas, para lograr el objetivo de alcanzar el noventa por ciento de la población mayor de 18 años inoculada con al menos una dosis.

A este ritmo de la campaña, y más aún si se logra reducir ese espectro de tres mil personas, ¿cómo podría incidir la variante Delta, que seguramente va a llegar a Bolívar? Supongo que en ninguna hipótesis imaginan un septiembre u octubre de hospital colapsado como en abril-mayo, con muertes por covid y una angustia colectiva inusitada.

-La cepa Delta va a llegar. Tiene la característica de ser muy contagiosa pero nos encuentra en otra posición sanitaria, por el volumen de vacunados. Por eso seguir con el proceso de vacunación es clave, y constituirá la barrera que le pondremos a esta cepa o a una tercera ola. Los contagios se han reducido pero han continuado, y sin embargo el índice de ocupación de camas es bajísimo, y eso es por la vacunación, por la eficacia de todas las vacunas.

El equipo de Salud y el LABBO monitorean la existencia de la cepa Delta en Bolívar, así como detectaron en su momento la Manaos. Hasta ahora no está, pero no vamos a estar ajenos, como ocurrió con las cepas anteriores. La mayor preocupación hoy es completar el calendario de vacunas. Si lo finalizamos lo antes posible dentro de los porcentajes que la ciencia nos indica, estaremos mucho más fuertes para enfrentar la Delta. Los indicadores del mundo dan cuenta de que no es directamente proporcional la cantidad de contagios a la ocupación de camas. Pero es así donde los volúmenes de inoculados son altos, por ejemplo en Inglaterra, que tiene a un setenta y seis por ciento de su población con dos dosis. Nosotros estamos próximos a llegar a ese número. En Estados Unidos, por ejemplo, en algunos estados hay una tasa de vacunados del cuarenta y tres por ciento de su población, y la ocupación de camas es altísima, inclusive enlo que respecta a los niños.

¿Creés que se podrá mantener el actual nivel de aperturas una vez que la Delta adquiera circulación comunitaria, o estamos viviendo una suerte de recreo y a fines de septiembre volverán las restricciones?

-La evidencia científica nos demuestra que tener a la población vacunada permitirá mantener, por supuesto con cuidados, todas estas liberaciones. Ya se habla de la presencialidad en el fútbol, y de retomar la escuela con presencialidad plena. Todo eso está en la agenda del Ministerio de Salud. Esto indica que, de seguir avanzando con el plan de vacunación, las liberaciones se van a sostener e incluso a ampliar.Obviamente sin abandonar los cuidados, como el uso de barbijo. Algunos países quitaron el uso de ese elemento y de medidas de distanciamiento, y lamentablemente tuvieron que restablecerlos. Eso también es una enseñanza. Pero la primavera que encaramos es mucho más esperanzadora que la de hace un año.

Diciembre amor

¿Imaginás un diciembre con los bolivarenses brindando?

-Sí. Veo un fin de año absolutamente distinto al del año pasado, cuando no teníamos vacunas y recién comenzaban los primeros países en el mundo con los planes de vacunación. Veo un fin de año con grandes cantidades de vacunados,lo que nos permitirá otra vida y otra tranquilidad con respecto a este año y ocho meses de pandemia. Todos deseamos volver al abrazo, a la mesa, a compartir el asado, todo eso que también es nuestra característica cultural.

Chino Castro

“El mundo ha sido egoísta”

Pisano alerta que “Bolívar no se salvará solo”, ya que “en una pandemia la salida es colectiva”. Y denuncia que la avaricia de algunos dejó sin vacunas a otros, lo que constituye ganancia neta para un virus que va mutando y haciéndose más agresivo.

“Sabemos que el noventa por ciento de vacunas fue acumulado por diez países en los primeros meses de producción”, enfatizó el intendente en un tramo de la charla exclusiva con el diario.

El capitalismo volvió a meter la cola.

-Plenamente. La distribución fue inequitativa, hay que aprender y discutir al respecto, la distribución ha sido absolutamente desigual y en este momento aún hay países que no han recibido una dosis.

Donde tranquilamente puede desarrollarse una nueva cepa. Porque o se vacuna a todos, o la pandemia no terminará más.

-Hay que escuchar a los científicos, somos voceros de lo que la ciencia transmite. Una pandemia es mundial, por eso se la denomina así, entonces el plan de vacunación también debe serlo. Si se deja sin vacunar a poblaciones, se crea el caldo de cultivo de nuevas variantes que pongan en discusión y en riesgo los planes de vacunación existentes. Sólo el veintitrés por ciento de la población mundial está vacunado. La humanidad enfrenta un riesgo altísimo, porque este virus en vez de ceder se concentra en su virulencia y las nuevas cepas atacan a gente joven, ya que las personas de edades mayores ejercen un bloqueo al estar vacunadas. Entonces el virus muta y se torna más agresivo.

Un replanteo de la OMS es reorientar a este capitalismo y a los gobiernos en destinar recursos económicos para desarrollar una medicación. Porque hay más de trescientas vacunas en desarrollo, muchas aprobadas en esta situación de emergencia y siendo fabricadas, que han respondido bien. Como antecedente, podemos hablar de la gripe. A los tres meses, con las vacunas en desarrollo surgió el medicamento, el famoso Tamiflu, que fue la herramienta para dejar de hablar de una pandemia. Y ese medicamento contra el coronavirus debe ser accesible en lo económico para todos.

El mundo ha sido egoísta, hay países que no pueden acceder por lo que cobran las dosis. Una de las marcas más conocidas acaba de aumentar el cuarenta por ciento el valor de la dosis, en dólares. Eso ha provocado que, por ejemplo en África, algunos pueblos se hayan quedado sin vacunas. En el pago chico aspiramos al noventa por ciento de la población vacunada, pero porque tenemos vacunas y un gobierno nacional y provincial que se ocuparon. Sin embargo debemos ser solidarios y entender que Bolívar no se salvará sola. En una pandemia, la salida es colectiva. Por eso deposito mi esperanza en el gesto solidario que tienen que tener los gobiernos para atender a las poblaciones que no han podido acceder a las vacunas.

Ch.C.

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

spot_img
- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img