Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

domingo, 28 de noviembre de 2021
16.2 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Cine: Harry Potter, La magia cumple 20 años

Escribe sobre cine, Ariel Dadante.

- Publicidad -
- Publicidad -

En junio de 1997 J.K. Rowling publicaba una novela que había sido rechazada por varias editoriales. Cuando Harry Potter y la Piedra Filosofal llegó a la venta, se convirtió en un fenómeno mundial. Hollywood no se hizo esperar, y en el 2001 estrenó la versión cinematográfica de Harry Potter y como sucedió con la novela, fue un éxito de público y crítica. Pero para llegar a convertirse en este fenómeno cultural, la película tuvo sus curiosidades y acá les voy a contar algunas.

Harry Potter lanzó a la fama a Daniel Radcliffe, Emma Watson y Rupert Grint; pero la primera opción para interpretar al niño mago más famoso de Howarts fue Haley Joel Osment, que se había hecho conocido por su papel en Sexto Sentido (The Sixth Sense, 1999, de la cual ya hablé en otra columna), pero hubo dos razones por lo cual no fue seleccionado, la primera, el actor no era británico y el equipo de casting había sido muy estricto a respecto, y segunda, querían que el actor que diera vida a Harry, fuera, hasta la fecha, desconocido. Lo curioso de la elección de Radcliffe, es que él no se había presentado para el casting. Acompañó a su adre al teatro y en ese lugar se encontraba el productor David Heyman y el guionista Steve Kloves. Heyman declaró en una entrevista que: “me dí cuenta que este chico tenía algo especial, tenía las cualidades que estábamos buscando”, el resto es historia.

- Publicidad -

J.K. Rowling se encargó personalmente de elegir a algunos de los actores que interpretarían a diferentes personajes desde, Hagrid hasta el profesor Snape, rol que la autora tenía muy claro que lo tenía que interpretar Alan Rickman. La última elección de la escritora fue la del director de Howarts, Albus Dumbledore, ella quería a Richard Harris, pero el actor se negó porque se veía muy mayor para acepar un papel así, pero fue su nieta que lo convenció. El actor contó la nieta le dijo, que, si no interpretaba a Dumbledore, nunca le volvería a hablar. Lamentablemente solo pudo participar de las dos primeras películas ya que falleció en el 2002.

Cuando comenzó el rodaje del film, los protagonistas eran tan pequeños, que no podían dejar de realizar sus deberes escolares, por lo que recibían entre tres y cinco horas de clase, por separados.

Obviamente Chris Columbus no fue el único director en la carrera por hacerse cargo de la producción, incluso, Steven Spielberg fue tentado. Columbus a contado en varias entrevistas, que, “sentía un gran peso sobre sus hombros por hacerse cargo de una saga que era tan popular y amada, y que fue su hija la que lo convenció de dirigirla, estaba convencido que durante las dos primeras semanas de rodaje me iban a despedir. Pero no dejé que nadie en el set lo notara y logré armar un ambiente muy familiar que nos permitió trabajar de una forma constante y relajada.”

Los fanáticos de los libros bien saben que el color de ojos de Harry, son verdes, pero se sorprendieron al ver en la pantalla gigante a un Harry con ojos azules. La producción le colocó a Daniel Radcliffe lentes de contacto para cambiarles el color, pero tuvo una reacción alérgica y desecharon la idea.

John Williams fue el encargado de la banda sonora de Harry Potter, como dato de color, para el tráiler del film, compuso una pieza específica. Sólo lo había hecho con película de Spielberg.

Tal es la influencia de las novelas y las películas, que en la estación King´s Cross, entre las plataformas 9 y 10 reales de la estación, se encuentra la Plataforma  9 ¾ , que es la plataforma por la que los alumnos de la escuela de magia cruzan para tomar el tren para ir a Howarts, y allí los fánaticos pueden ir a sacarse fotos con el carrito cargado con todas las cosas necesarias.

20 años pasaron desde el estreno de Harry Potter y la Piedra Filosofal, y la magia en el cine no volvió a ser la misma, desde hechizos, escobas mágicas y bufandas de Gryffindor (casa a la que pertenece Harry), gracias a la imaginación de la pluma de J.K. Rowling y la visión de un director experimentado, todos queremos ir a una escuela de magia y dejar de ser un muggle (si no sabes de que estoy hablando, consultale a tu hijos o nietos, y si no se indignan, te lo van a explicar).

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img