Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

viernes, 03 de diciembre de 2021
15.5 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Halloween

Columna de cine de Ariel Dadante.

- Publicidad -
- Publicidad -

Llega ese momento donde los niños salen a pedir golosinas disfrazados de algún personaje de la cultura pop o el que se te ocurra. Esa festividad que nos hemos apropiado con el paso del tiempo y que tanto hace enojar a muchos argentinos tradicionalistas, si estoy hablando de Halloween. Pero no voy a entrar en esa discusión, no, pero si les voy a contar muchas curiosidades de ese clásico del terror slasher (es un subgénero donde un psicópata persigue y asesina adolescentes).

Halloween (Halloween, 1978) es el film donde vas a encontrar en cualquier canal un 31 de octubre, ya que es un referente del cine de terror, pero este clásico lejos estuvo de ser un rodaje tranquilo para todos los involucrados, desde un presupuesto irrisorio, hasta una protagonista totalmente desconocida.

- Publicidad -

El productor Irwin Yablands quería hacer un film que tuviera el impacto y el clima de Psicosis de Hitchcock (Psicosis, 1960) y le encargó a Debra Hill, por ese entonces novia de John Carpenter, que desarrollara una idea, y es ahí que junto a Carpenter, ya contratado para dirigir el film y escribir el guion, es que se pusieron mano a la obra. El título original del film iba a ser “El asesino de niñeras”, pero el productor ejecutivo sugirió centrar la historia en halloween y de ahí el título. La escritura del guion se realizó en tres semanas, donde Debra Hill fue la encargada de escribir los diálogos de los personajes femeninos.

Carpenter solo recibió por su trabajo de co-guionista y director, 10.000 dólares, pero a cambio tuvo la última palabra en el corte final del film, todo el control creativo, que su nombre aparezca por encima del título de la película (recurso que usa Tarantino en sus films) y un porcentaje en las ganancias del film. Como veremos más adelante, eso le fue muy redituable.

A la hora de elegir a la protagonista, fue Jamie Lee Curtis de 19 años, una actriz totalmente desconocida, que solo había participado en algunos capítulos en televisión, hija de Janet Leigh, una actriz muy reconocida, que interpretó a la primera actriz en morir en manos de Norman Bates en Psicosis (la maravillosa escena de a ducha).

El presupuesto total de Halloween fue de 320.000 dólares, y tuvieron cuatro semanas para el rodaje del film, fueron jornadas de trabajo entre 12 y 15 horas de trabajo, para cumplir con el calendario. La crítica especializada la destrozó, pero como suele ocurrir y muchos casos, el público la adoró y terminó recaudando 70 millones de dólares, lo que la convirtió en la película más redituable hasta la llegada de otra película de terror, El Proyecto Blair Witch.

Para interpretar el asesino apodado en el guion como “la forma” se utilizaron tres actores, Nick Castle, Tommy Lee Wallace y Tony Moran, cuando al personaje se lo ve sin máscara. El nombre de Michael Myers fue en honor al distribuidor de la película anterior de Carpenter, Asalto al Precinto 13 (Assault on Precinct 13, 1976). Y hablando del asesino de la cuchilla, su mítica máscara pertenece al molde del rostro de William Shatner (Capitán Kirk de Star Treck), que había sido tomado para otro film y llegó a manos de varios miembros del equipo de Carpenter que tuvieron la idea de que fuera blanca y ampliar los agujeros de los ojos.

La tenebrosa canción del film, fue compuesta por el mismo John Carpenter en solo tres días, y se convirtió en una de las bandas más reconocidas del cine en general, el mismo Carpenter cuenta que la compuso solo en una hora y luego fue modificándola hasta llegar al corte final.

Halloween inició una franquicia que sigue vigente hasta el día de hoy, con una nueva trilogía en camino, de la que Jamie Lee Curtis es parte, y eso le da un salto de calidad a los films.

Micheal Myers es parte de la cultura pop, gracias a un director que tuvo la visión de darle forma a un personaje que hasta el día de hoy da miedo, un director que supo combinar el terror slasher, con el miedo a no sentirte seguro ni en tu casa. Y antes de dormir, no te olvides de revisar tu placard, quizás hay un loco con una máscara blanca y una enorme cuchilla esperando a que te duermas.

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img