Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

domingo, 18 de julio de 2021
7.3 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Hace diez años que Empleados celebra La Victoria

El recuerdo de sus fundadores.

- Publicidad -
- Publicidad -

Hoy se cumplen 10 años de la inauguración del predio “La Victoria” del Club Empleados de Comercio, ubicado en prolongación de la Avda. 25 de Mayo detrás del puente de la Ruta 226.  El hecho significó todo un logro para esta institución y tuvo lugar el 8 de mayo del 2011, jornada en la que se vivieron momentos de gran emoción por parte de todos los presentes. Entre ellos, hubo dirigentes actuales, otros que tuvieron su paso por el club, jugadores, familias, todos los que hicieron que esta entidad cuya sede social está en la calle Rafael Hernández y Lavalle sea de las principales en nuestro deporte y comunidad.

En ocasión de este aniversario, La Mañana habló  con el presidente del club, Alfonso Croce, con quien dialogamos en el predio que estaba cerrado pero quisimos obtener imágenes de este momento, y con el vicepresidente  Néstor “Pancho” Gargiulo. Ambos dieron un panorama de cómo surgió esta idea y de lo que les significa poseer un predio propio.

- Publicidad -

Alfonso Croce, presidente de Empleados

– Es una fecha que llega muy hondo al sentimiento de toda la gente de Empleados y fundamentalmente a quienes andan en el fútbol. Fue la concreción de un sueño que fue construyéndose durante muchos años. Esos terrenos se adquirieron bajo la presidencia de Juan Diego Terrera, en 1985 aproxidamente; en ese momento se le hizo el pilar y el alambre olímpico pero a raíz de los distintos inconvenientes que hubo en nuestra economía no se pudo seguir. Entre los años 2006, 2007 y 2008 un grupo de gente encabezado principalmente por Mauricio Poggio y “Pancho” Gargiulo empezó a trabajar en nuestra cancha. El Estadio Municipal estaba ocupado y no había muchos lugares para jugar, entonces fue el espaldarazo para empezar a trabajar, con la ayuda de mucha gente allegada al club: dirigentes e incluso todos los jugadores que integraban los planteles de esos año. La obra comenzó en el 2007 y fue haciéndose en etapas hasta que culminó con la inauguracion, en mayo de 2011.

¿Como surgio el nombre de “La Victoria” para este predio?

– Definir el nombre fue uno de los grandes dilemas que tuvimos. Cuando se acercaba la fecha de la inauguración, habia que darle uno pero fue difícil porque el club tuvo muchas personas importantes, tanto deportistas como dirigentes. Si hablamos de fútbol, puedo nombrar a Antonio Gurruchaga, que fue el arquero de Empleados y de la Selección, fue contador del club ad honorem, integró la Comisión Directiva… También podemos mencionar a Ramón Paraja, otro de los integrantes de la Seleccion de Bolívar campeona del ´31…  Y también hubo dirigentes muy importantes que dejaron su huella en el cub. Pensamos que nos íbamos a quedar en deuda con mucha gente si le dábamos un solo nombre. Entonces surgió la idea, que vino de “Pancho” Gargiulo,   de nombrar al predio “La Victoria”, porque realmente había sido lo más grande que tuvo este club, siendo que estaba por cumplir 100 años.

Empleados no tuvo nunca cancha propia; los primeros años jugó en lo que es hoy la plaza Belgrano, que era un predio cedido por la Municipalidad, pero no era propiedad de la institución.

Nombraste a Juan Diego Terrera y  también hubo otros dirigentes que hicieron mucho para ese predio, como Fernando Cisneros…

– Exacto; cuando se compró ese predio, en la comision estaban además de Terrera, Roberto Isidoro Laso, Alfredo Antoniano, secretario, Fernando Cisneros… Ellos eran los más conocidos, los que me viene a la memoria, y es cierto Cisneros fue una figura muy importante en todo lo que fue el deporte en el club, allá en la cancha Fernando trabajo mucho mientras tuvo salud.

Al predio ya lo han disfrutado por completo…

– Considero que el fútbol de Empleados, a partir del momento que tuvimos la cancha, mostró un cambio muy grande en todo sentido. Tuvimos un lugar propio, vestuarios, la comodidad de darle un lugar a los chicos, porque la cancha no sólo se usa los domingos sino toda la semana para entrenamientos, las inferiores, la escuelita de fútbol… A partir de eso fue arrimándo mucha gente, como los padres de los chicos, quienes nos ayudaron a seguir creciendo porque hubo otras obras que fueron haciéndose posteriormente, como la cantina, la cabina de trasmisión y la tribuna, que fue la obra más importante y se hizo con la ayuda de los padres.

Los jugadores fueron también colaboradores…

– Una cosa que nosotros destacamos y que la vemos día a día es que la mayoría de los jugadores tienen la camiseta puesta, colaboran en todo. Ahora que está todo listo, igual se ofrecen para cortar el pasto… Hemos organizado jornadas, por ejemplo los domingos, para pintar  o arreglar algo y siempre tenemos la colaboración de los jugadores. Tampoco quiero quiero olvidarme que el gobierno Municipal de ese momento nos dio una gran mano; tuvimos un espaldarazo muy grande de su parte y eso nos dio un gran ánimo para encarar cosas.

En ese momento estaba Juan Carlos Simón; en la inauguración, José Gabriel Erreca, y ahora también nos están dando un gran apoyo. Todas las autoridades municipales nos han dado una gran colaboración.

En este tiempo de pandemia las actividades están paradas pero ustedes siempre hacen algo…

– Sí, estuvimos parados todo el año pasado hasta septiembre;  después volvimos a entrenar, se pudo jugar el torneo organizado por la Liga Deportiva de Bolívar que se terminó hace poco (del cual fueron campeones) y pudieron hacerlo las inferiores… De todas formas, siempre tratamos de mantener al predio, porque si lo dejás venir abajo, por más que no haya actividad es muy difícil reflotarlo. Se ha trabajado siempre y lo mismo se continúa ahora con esta segunda ola de Covid. Seguiremos haciendo el mantenimiento que corresponde a todas las instalaciones.

Mauricio Poggio y Néstor Gargiulo, pilares imprescindibles en la construcción del predio gallego.

Néstor “Pancho” Gargiulo, vicepresidente

– Estos 10 años se nos han pasado rápido. Fue una locura que empezamos con Mauricio (Poggio), fue una decision más que nada porque no había lugar para entrenar, entonces dijimos “vamos a empezar a cortar el pasto a la cancha”… De a poco fuimos haciéndolo, nosotros entrenábamos en el parque, no teniamos pubicidades, entonces surgió la idea de ir a hablar al Intendente municipal de ese momento, Juan Carlos Simón. Me acuerdo que le dije una frase que me quedó grabada: “Nosotros queremos tener una cancha propia porque tenemos seis jugadores en el fútbol profesional y de esos seis, tres son arqueros y cómo podia ser que no tuviéramos arco y salían arqueros”. De ahí de  más, él empezó a darme una mano.

¿El comienzo fue con los arcos?

– Claro,  entonces comenzamos con los arcos, me acuerdo que a uno lo pusimos a las 23.30 horas con la luz del auto de “Patito” Castro y mi camioneta. Así lo amuramos; fue el 21 de marzo del 2006, cuando vino la gente de Boca a realizar una prueba y nosotros no teníamos los arcos. Así fue que los colocamos y Miguel “Pescado” Díaz, al otro día, lo pintó y a las 10 de la mañana de el mismo día se empezó la prueba a cargo de Bongiovani y Mouzo. Ahí empezamos a entusiasmarnos, encaramos los vestuarios y fue agregándose gente. Tuvimos varios amigos que fueron “de fierro”, se unieron a esta locura, y gracias a Dios pudimos hacer lo que hoy está a la vista.

Será un orgullo tener estas instalaciones…

– Es un lujo cómo han quedado y cómo las disfrutamos, con muchas ganas… Queríamos salir campeones con los amigos de siempre, que son los jugadores, porque hubo un grupo grande de ellos que le puso el hombro a la cancha, así como amigos, dirigentes y padres de inferiores… Por supuesto que las difrutamos con mucho orgullo porque fue un logro muy importante; después de hace muchos años empezamos a jugar verdaderamente de local, ya no en el Estadio, y eso significa una felicidad enorme.

¿Qué representa Empleados para vos?

– Empleados es todo para mí: sentimiento, pasión, amistad, compañerismo, responsabilidad, honestidad. Es lo que tiene toda la gente que compone este club. Estoy muy contento y orgulloso de pertenecer a esta institución y más que nada quiero agradecer a toda la gente que se unió a esta locura de hacer la cancha porque puso todo: dinero, tiempo… No tengo otras palabras más que de agradecimiento y la felicidad que llevo adentro es porque todo lo hecho es para el club que siempre amé.

A.M.

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img