Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

sábado, 28 de mayo de 2022
13.6 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Gabriel Silva, en la cima de su entusiasmo: “Con esta obra estoy lleno”

Quedan dos funciones de Eran Tres Alpinos.

- Publicidad -
- Publicidad -

El director de Eran tres alpinos, Gabriel Silva, afirmó que está “lleno” con el producto llevado a tablas y con el proceso de once meses de trabajo: “Puede no gustarte ese tipo de teatro, pero creo que nadie puede ser indiferente al laburo de los actores”, puso de relieve el también actor, que aceptó dirigir porque “quería probar” ese ropaje, por su buena onda con Leandro Galaz, uno de los protagonistas de la pieza y quien lleva adelante el proyecto desde 2017, y su admiración por su trabajo actoral, y por la obra en sí.

¿Es tu primer trabajo como director?

– Sí. En La Barraca (grupo teatral) habíamos iniciado una obra, empecé a dirigir a Leandro Galaz, Patricia Galaz y ‘Calala’ Ané. Ahí nos conocimos con Leandro. Un mes y medio. Pegamos onda. Él estaba actuando y dirigiendo Eran tres alpinos, y se habían estancado, habían tenido que parar varias veces, por la pandemia y otros motivos, y consideró que era interesante que la dirigiera alguien de afuera, que viniera alguien nuevo y cambiara la onda. (Galaz, que prepara este proyecto desde 2017, lo convocó dos veces para integrar el elenco a Silva, que en ese entonces cursaba el Profesorado de Teatro y no tenía tiempo.  “Lamenté un montón tener que decirle que no, porque además significaba laburar con otra persona”, admitió el director. La tercera fue la vencida)

Pero seguramente te gustó la obra, no aceptaste sólo por la buena onda con Leandro.

 – La obra me encantó. Me gustaba la idea de dirigir, quería probar. Había hecho asistencia de dirección del ‘Mono’ Alabart y me encantó. Capaz que si la obra no me hubiera gustado también hubiese dicho que sí porque era Leandro, de chico lo había visto actuar y me gustaba mucho lo que hacía.

O sea que cerró todo: era dirigir, justo lo que querés, es con Leandro Galaz, que siempre te gustó como actor y con quien pegaron onda, y además se trata Eran tres alpinos. ¿Qué te interesó de esta obra?

 – La historia que cuenta está buena. Y tiene una poesía que no busca ser elevada, que entra muy bien. La forma de decir las cosas de los personajes es poética, muy linda, y es dentro de lo coloquial. Está muy bien escrita, muy pensada. Cuando la leí vi muy clownescos a algunos personajes, y el clown es algo que también me interesa. Me hizo acordar a algunas cosas de Arístides Vargas. Es diferente al realismo, que es lo único que hice en los últimos años.

Por otra parte, de Diego Junco (otro de los protagonistas) era amigo de chiquito, y hacía como veinticinco años que no lo veía. Esto ha significado un reencuentro. El otro protagonista es un debutante, Santiago Santos, de veintiún años. Su única experiencia en teatro fue en la escuela secundaria, junto a Juan Emilio Junco, hermano de Diego. “Con él me llevé una sorpresa bárbara”, destacó Gabi.

“Vi cambiar, crecer y explorar un montón” ¿Te gusta el producto que quedó, lo que ve el espectador?

 – Estoy lleno con la obra eh. No puedo hablar de otras experiencias, lo más cercano es la asistencia de dirección del ‘Mono’ en La casa de Bernarda Alba, y fue muy diferente. Acá se trabajó de otra manera, con otra gente, y el resultado me parece muy bueno, muy bueno. Lo digo con cero modestia y cero soberbia, con sinceridad absoluta. El resultado final me gusta mucho, pero durante todo el proceso de estos once meses vi cambiar, crecer y explorar un montón. La obra me parece que está bien, y hay atrás un trabajo enorme, que lo vi.

¿Cómo es recibida?

– Recibí pocas devoluciones concretas. En el momento varios me dijeron que les había gustado, que qué bien. Y después, la gente más cercana, que sí me hizo una devolución, me dijo que le gustó mucho. Puede no gustarte ese tipo de teatro, podés ver fallas, pero creo que nadie puede ser indiferente al laburo de los actores. No siempre se ve algo así, es una obra de una hora y media y los tipos están ahí, sostienen su trabajo durante todo ese tiempo. Eso está. Un pibe que nunca había visto teatro me dijo que lo atrapó ver a esos tres tipos jugar de esa forma. Hay un trabajo que está bien. (…) El peor de los ensayos antes de la fecha inicial que habíamos fijado para el estreno, fue muy bueno, ya era un trabajo para presentar. Aunque no todos los ensayos son iguales ni tampoco todas las funciones. Por ejemplo entre la función del viernes y la del sábado hubo una diferencia enorme, para mí que la vengo viendo hace once meses.

¿Y creés que va a seguir desarrollándose?

– Sí, claro. Es un hecho vivo. No se repite, no se hace mecánicamente, pasan cosas, hay un laburo. Trabajo con tres tipos que son personas inteligentes, muy sensibles. Aparte no me gusta esa forma de dirigir del ‘vos parate acá, vos a esto decilo así’. Hay un diálogo, todo este armado surge desde la comunicación. No hacen siempre lo mismo, no hay tantas marcas desde la dirección, tanto corsé. Siempre es diferente y ellos están atentos a eso.

Deseos

La intención de Silva y elenco es seguir presentando Eran tres alpinos luego de las dos funciones programadas que quedan, esta noche y mañana sábado desde las 21.30, en la biblioteca María Alcira Cabrera. Y viajar, viajar todo lo que puedan con una pieza que los llena de entusiasmo, y que es la primera producción de Por el borde. Las entradas para las dos presentaciones anunciadas son de 400 pesos por anticipado y 500 en puerta.

“En marzo tiraremos algunas líneas, porque los cuatro tenemos muchísimas ganas de viajar con esta obra, y también de volver a hacerla acá, probar diferentes espacios y escenarios”, completó Silva. En cuanto a Por el borde, explicó que es un nucleamiento que se formó para llevar adelante esta pieza, dado que necesitaban un nombre para poder comercializarla. “Después veremos, pero no estamos organizados formalmente como grupo, no tenemos una personería jurídica, un espacio ni nada de eso, por ahora somos nosotros cuatro.

Aunque en este año de trabajo creando algo juntos, se ha gestado una unión muy fuerte, y seguro nos surgirán ganas de hacer otra cosa”, vaticinó el también actor, que por estos días prepara un monólogo -no un espectáculo de stand up- que proyecta protagonizar él mismo.

Chino Castro

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img