Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

martes, 20 de septiembre de 2022
10.8 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Funcionarios en Bolívar, con ideas claras y trabajo serio a favor del desarrollo ovino

- Publicidad -
- Publicidad -

Con base en la ley nacional a la que adhirió la provincia de Buenos Aires, se busca afianzar el crecimiento de los rodeos ovinos y mejorar los estándares de producción.

El veterinario Ismael Faverio es el coordinador provincial de la Ley Ovina, que es un programa nacional al que la provincia de Buenos Aires adhiere. Tiene por objetivo promocionar el desarrollo de la ganadería ovina en todo el país y específicamente en la provincia, donde el funcionario, dependiente del Ministerio de Desarrollo Agrario, tiene sobre sus espaldas esa responsabilidad.

“La ley ovina ya hace más de 20 años que está apoyando al sector -informa Faverio- en pos de recuperar una cultura ovejera que se estaba perdiendo. Ello implica cultura del trabajo, del arraigo”.

Haciendo un poco de historia el médico veterinario, que aceptó el diálogo con La Mañana en el stand ruralista y en el marco de la exposición que finalizó el domingo, dijo que antes el ovino estuvo enderezado a la producción de lana en la provincia, porque valía la fibra de lana. Luego por cuestiones de competencia con otras fibras, como el algodón o las sintéticas perdió terreno y entonces el negocio pasó de ser lanero a ser carnicero.

“Hoy el negocio ovino pasa más por la producción de carne de corderos que de lana, excepto en la Patagonia, donde se da una lana más fina y de otros valores. Cuanto más carnicera es una raza va en desmerecimiento de la calidad de la lana. El gran impacto de la Ley Ovina ha sido el desarrollo de las razas carniceras, que es el gran potencial que tiene la provincia de Buenos Aires”, señala Ismael Faverio, quien hace hincapié en los cruzamientos que se vienen logrando, siempre sobre base Corriedale. Así surgen las Texel, las Hampshire y muy particularmente la Pampinta, llamada a generar un cordero pesado. “En 3 meses usted está logrando un animal de 14/15 kilos de carne o más. A ello le llamamos cordero pesado precoz. Se trata de aprovechar el vigor híbrido de estas razas, siempre sin desmerecer la lana, por supuesto”.

En línea con esta última afirmación el entrevistado resaltó especialmente las bondades de la raza Pampinta, que es un animal triple propósito, ya que produce buena lana, excelente carne y buen volumen de leche, con el agregado de que las madres suelen ser melliceras y hasta trilliceras.

Faverio nos visitó en compañía de Mauricio Pugh, también funcionario del ministerio, quien es veterinario y ecografista. Está haciendo estudios en los tambos de ganado Pampinta y le está dando como resultado índices de pariciones superiores al 155 por ciento. “Es una locura, hay gente que está seleccionado por melliceras y da alimento de acuerdo a ello. Lo que queremos hacer notar es que la actividad está muy viva”, se entusiasma nuestro interlocutor.

“La Ley Ovina está manejada por un grupo de personas que representan al Estado Nacional, al Estado Provincial y a los Productores, que conforman una especie de Directorio. Por eso es una Unidad Ejecutora Provincial, donde opina el sector y también las autoridades. Siempre las decisiones se han tomado por consenso”, continúa explicando Faverio quien también informa que, a caballo de la ley, están facultados para realizar capacitaciones y aprovechar un apalancamiento financiero. “Es muy interesante porque el productor puede presentar un proyecto de desarrollo y de ese modo puede acceder a fondos para comprar hacienda hembra o retener vientres. Y también para comprar e incorporar buenos carneros tendientes a mejorar la calidad genética de su rodeo”.

El ovino permite recuperar rodeos ganaderos más rápidamente que el bovino y con números que, si se analizan fríamente son muy buenos…

“Efectivamente. Yo no quiero entrar en el terreno de los números, pero hay que considerar que el ovino tiene un ciclo corto. En un año se puede dar servicio, preñar, tener el cordero y llevarlo a consumo. Y volver a iniciar el año productivo. En un bovino se necesitan tres años para eso. Y también hay que tener en cuenta que en esta zona, donde come una vaca lo hacen 6 ovejas por lo menos. Así que hay que sacar la cuenta en kilos de carne”.

¿Hay políticas tendientes a promocionar el consumo de carne ovina? Porque ese sería el mejor acompañamiento, se nos ocurre…

“Nos ha costado bastante pero hemos trabajado mucho. Hemos desarrollado el programa de “cordero nacional” para promocionarlo. A mí me gusta hablar del cordero pesado, que es el que se puede trozar y que se obtiene en pocos meses y mantiene las bondades del cordero en cuanto a terneza, sabor, color, etc. Lo estamos trabajando y avanzando en estas capacidades. Hay que capacitar a los carniceros en el trozado y también hay que trabajar con los chef, para que sean creativos y presentar diferentes platos con carne de cordero. Luego hay que ver cómo se lo acercamos al consumidor hasta lograr que éste vaya y pida carne de cordero en el mostrador, que la pida chuletada o trozada, porque eso facilita el consumo. Y que no haya que gastar mucho dinero para comer esa carne porque ya no hará falta comprar un cordero entero”.

Otro de los acompañantes de Favale era Eduardo Lacentre, bolivarense trabajando en la chacra experimental de INTA de Bellocq, con quien coincidimos en señalar el éxito de la muestra 2022 de esta expo Rural en lo que se refiere a ovinos. La gran cantidad de lotes que llegaron a concurso, las múltiples razas presentadas dan cuenta del interés de los productores por volver a la actividad.

“Cuando nos invitaron de la Rural para dar una mano respecto a esta muestra, comenzamos a trabajr y debo decir que, por razones de tiempo, no hubo más cantidad. Hay un gran interés en los cabañeros en venir a mostrar las razas, no tanto en las ventas aunque creo que van a ser buenas igualmente. También hay muchos productores que han incorporado ovejas o que están pensando en hacer crecer sus majadas. Es gente que se ha dado cuenta de que con esta actividad se puede ganar dinero y que responde rápidamente a cualquier cosa a favor que se le agregue. Hay mucha gente de generaciones nuevas, nietos de los dueños de los campos de aquella zona, que están volviendo a la actividad, incluso retornando a los campos con una actividad que los arraigua”, cuenta Eduardo.

Respecto a la lana, ¿se puede mejorar la fibra que se produce en la provincia para que también sea una producción razonablemente rentable?

Favale: “No, eso no es posible; pero sí estamos trabajando en la aplicación de esa lana. Porque el problema que nos encontramos en campos de la provincia es que el productor tiene que pagar la esquila con el cordero. Queremos dar vuelta esa ecuación aplicando la producción lanera como insumo de empresas que generen mantos térmicos para aplicar a la construcción en seco. Para competir con la fibra de vidrio y otras”.

Está claro que la salida, casi siempre, tiene que ver con la interacción de lo público con lo privado…

“Es fundamental. Trabajar juntos y con reglas claras, no hay un camino mejor ni más acertado”.

VAC

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img