Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

miércoles, 28 de julio de 2021
3.5 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Fumigados y fumigadores acordaron un plan

- Publicidad -
- Publicidad -

Charlas de capacitación y asesoramiento orientadas a la agroecología y el cuidado de la salud y el medioambiente acordaron productores, fumigadores y vecinos fumigados de Urdampilleta, localidad donde días atrás se reunieron en asamblea convocados por “Tierra Viva”. Esto, mientras los militantes del colectivo continúan pidiéndole al intendente Pisano que reglamente la ordenanza que pone coto a las fumigaciones con agrotóxicos.

 

- Publicidad -

El encuentro, que se armó en cuestión de horas, sucedió en la biblioteca “Domingo F. Sarmiento” algunos días antes de que los gobiernos tomaran estrictas medidas que restringen las reuniones públicas para cortar a propagación de Covid-19. Y fue motorizado por la queja vía redes sociales de vecinos de la localidad que denunciaron percibir el típico aroma de los agrotóxicos que emplea el modelo extractivista de producción agropecuaria, junto a otros que aseguraron haber visto circular aviones fumigadores.

Participaron en total unas treinta personas, un número que sorprendió gratamente a los organizadores. Las posturas fueron diversas, diferentes sectores sociales estuvieron representados. Además de referentes de los rubros mencionados, hubo enfermeros, docentes y trabajadores en general. Cabe insistir con que el perjuicio sobre las personas y el medio ambiente que ocasionan las fumigaciones sin regulación nos concierne directa o indirectamente a todos, y ha sido comprobado científicamente. 

Los vecinos demandan dejar de recibir agroquímicos sobre sus cuerpos. Esa fue la preocupación central expresada en una asamblea donde reinó el tono cordial, no exento de firmeza en las posturas. Y por el lado de los fumigadores, “mostraron interés respecto de si trabajan bien o mal, y pidieron asesoramiento. Se les comentaron entonces los contenidos de la ordenanza que regula el uso de agroquímicos, vigente desde el 2017”, dijo el sábado pasado al ciclo radial Fuga de Tortugas Andrés Tarruella, de “Tierra Viva Bolívar”.

 

¿Ves voluntad en los productores de dejar de fumigar donde la ordenanza lo prohíbe?

-Hay una resistencia natural, si a cualquiera de nosotros nos proponen dejar de hacer lo que hacemos como lo venimos haciendo, resistiremos ese cambio. Otros dicen que dejarán de hacerlo, pero piden ayuda y acompañamiento. Cosa que queremos que se dé. En el proyecto original de ordenanza se planteaba fomentar la agroecología, un sistema de cultivo diferente en las zonas de exclusión. Ese proyecto se separó en su momento, como colectivo lo presentamos aparte y ahora estará en algún lugar del universo del Concejo.

 

¿Sigue vigente entre los productores la idea de que si no trabajan con agroquímicos la actividad no es rentable?

-No es tan así. La rentabilidad sigue siendo muy importante (en la agroecología). Algunos saben que están haciendo mal uso de la tecnología, y eso se refleja en los costos y en la rentabilidad. Ya no pasa por el uso de la tecnología sino por el mal uso. En ese punto algunos han despertado, preguntan si lo emplean bien o mal (al agroquímico), y si tienen que usarlo. Ahí surge la necesidad de un asesoramiento. 

 

¿En qué quedaron?

-Dimos herramientas de información, para que tengan acceso a la ordenanza y demás.Y hemos tomado nota por nuevas charlas y presentaciones, para volver a reunirnos pero con mesas específicas. Con el área salud, o hablar de alternativas de producción, como cultivos orgánicos, agroecología.

 

“ES UNA ORDENANZA MUY IMPORTANTE Y HAY IRRESPONSABILIDAD”

¿Por qué la norma en cuestión sigue sin reglamentarse, que lectura hacen desde el colectivo?

-Podría decirte que por falta de interés de quienes deben hacerlo (el Ejecutivo municipal), y también por irresponsabilidad. Es una ordenanza muy importante (fue aprobada por unanimidad en el Concejo), que habla de la salud de las personas y del ambiente e involucra a toda la población del partido. (Cabe que acotar que la no reglamentación de la norma inhabilita las sanciones allí establecidas, por lo que fumigar respetando los límites que la letra marca queda librado a la voluntad y la conciencia cívica y humanitaria de cada productor.)

 

LA VÍA LEGAL, UNA HERRAMIENTA MÁS

Respondiendo a una pregunta, Tarruella indicó finalmente que el colectivo, y los vecinos en general, podrían recurrir a la vía legal para que esa ordenanza sea por fin reglamentada, si continúan sin prosperar las “constante solicitudes” del colectivo a través de diversas iniciativas. “Existen ya avances a nivel Defensoría del Pueblo, que le pide al municipio que lo haga, porque está obligado”, subrayó el militante, que vive en Urdampilleta pero nació en Morón.

Claro que si la demanda se tornara clamor popular, quizá más temprano que tarde se lograría el cometido, por lo que el acompañamiento de la sociedad en su conjunto a la lucha de “Tierra Viva” resulta vital, y podría ser la llave que active la decisión política del intendente.

Chino Castro

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img