Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

martes, 28 de mayo de 2024
4.5 C
San Carlos de Bolívar

Florencia Celma “Mis alumnos son mi orgullo. Es emocionante ver el compromiso que tienen”

El martes participaron de las Olimpíadas Lecheras Nacionales y entre 39 escuelas obtuvieron el segundo puesto.

- Publicidad -
- Publicidad -

La Escuela Agrotécnica Salesiana Carlos M. Casares (EAS), de Del Valle, se quedó con el segundo premio de las Olimpíadas Lecheras Nacionales, que se realizaron en la localidad de San Francisco (Córdoba). El equipo estuvo integrado por el alumno casarense Iván Velázquez, por tres bolivarenses: los alumnos Joaquín Ladux y Dana Gauna y la profesora Florencia Celma y el responsable del área de producción, Danilo Rodríguez de 9 de Julio.

La profesora de biología y ganadería María Florencia Celma al regreso del viaje que consideró “relámpago” dialogó con LA MAÑANA y contó detalles sobre la experiencia. En la edición 2023 de las Olimpíadas Lecheras Nacionales, la Escuela Agrotécnica Salesiana de Del Valle obtuvo el primer premio. En esa oportunidad la docente bolivarense también fue quien preparó a los alumnos que compitieron y entre ellos también hubo un representante del Partido de Bolívar, el urdampilletense Santino Herrero.

“Desde hace tres años se realiza una exposición que se llama Todo Láctea y es toda relacionada con la lechería. Se ha hecho en diversos lugares y este año se hizo en San Francisco, Córdoba y dentro de Todo Láctea hay un concurso para chicos de Escuelas Agrotécnicas que se llama Olimpíadas Lácteas Nacionales. Este año participaron treinta y nueve escuelas de todo el país”. “Participaron muchas escuelas relacionadas a la industria láctea, como por ejemplo la de Villa María, que es una escuela que se especializa en industria láctea”, detalló la profesora.

Esta fue la segunda experiencia para la Escuela Salesiana…

-El año pasado fuimos por primera vez a este concurso que se hizo en Esperanza (Santa Fé) y participaron treinta y cuatro escuelas y ganamos el primer premio. Este año participaron treinta y nueve escuelas y sacamos el segundo premio que fue de setecientos mil pesos. Realmente los chicos nuestros hicieron casi todas las preguntas bien, por una pregunta fue que salieron segundos y realmente lo que estudiaron, lo que se prepararon, el esfuerzo que hicieron fue realmente impresionante. Yo me quedé admirada y les aseguro que estos chicos que fueron de la base de los que es la veterinaria en la lechería saben más que yo.

¿Cómo se decide quién va a representar al colegio? ¿Hay una competencia previa al concurso?

-A principio de año, en marzo, les hice a todos los alumnos de séptimo año una evaluación múltiple choice en la cual la respuesta incorrecta resta un punto, la que no se contesta vale cero y la correcta puede valer uno o dos puntos, por lo que se asume todo un riesgo también en el caso de responder bien o mal. Después de esa evaluación explico todas las preguntas y un montón de cuestiones y a la semana siguiente les tomo otra evaluación en base a lo que ellos supuestamente tomaron apuntes, estudiaron y los que realmente están interesados en ir se van preparando. No están obligados ahí, nadie les dice que se preparen y es algo extra curricular y no se les pone nota en la materia por esto.

Los que no quieren participar no participan, pero por lo general todos arrancan queriendo participar y este año nadie dijo yo no quiero ir. Con las evaluaciones yo voy armando un ranking y después de ese ranking quedan los tres titulares y los tres suplentes. Los tres suplentes fueron en abril a competir a Suipacha en unas Olimpíadas parecidas a estas y también salieron segundos, por un punto.

Después que quedan armados los equipos ¿cómo trabajan?

-Los empecé a preparar ya para que trabajaran en equipo. Ellos se prepararon para jugar en equipo, porque son tres alumnos y entre ellos tienen que evaluar las preguntas, ver qué es lo que responden. Siempre hay un especialista en cada uno de los temas, se dividen los temas y sí bien todos saben todo hay especialistas en determinados temas que profundizan mucho más.

Lleva muchas horas de preparación para ir a competir…

-Estuvieron todo el fin de semana en casa preparándose. En un momento estuvimos reloj cinco horas, tanto el sábado como el domingo, estuvimos cinco horas sin pararnos de la silla, sin ir al baño, sin tomar mates. Realmente las horas de estudio extra curriculares fueron muchísimas, las ganas de estudiar de los chicos para esta competencia fue emocionante, porque esto no tiene nada que ver con la materia, ni con las notas. Yo les digo que lo que ellos hicieron fue una preparación pre universitaria muy importante, porque investigaron ellos, armaron sus propios resúmenes, buscaron información importante, armaron evaluaciones posibles, entre ellos se iban ayudando, se explicaban y buscaban para ver que más le podían preguntar de algún tema. Estuvieron entusiasmadísimos y estudiando de una manera muy inteligente porque analizaban los textos y cuando encontraban textos con datos diferentes decían “este tiene sentido por tal y cual cosa y este no tiene sentido porque esto”. Son chicos que cuando vayan a la Facultad ya tienen un paso muy importante en sus técnicas de estudios.

Mucho esfuerzo por lo que contas porque son chicos que están internados en el Colegio de lunes a viernes…

-Los chicos no solamente se prepararon en la Escuela en los horarios de estudio que tienen. Ellos estudian de siete y media de la mañana a doce menos diez y de una de la tarde a cinco y veinte y después tienen dos horas de estudio. La cantidad de horas que le meten de estudio es impresionante y a esas horas de estudio estos chicos las usaban para prepararse para la competencia porque el resto de las materias les resulta más fácil y tienen más facilidad y entonces todo el tiempo que les sobraba no es que se dedicaban a otra cosa, se lo dedicaban a esto.

¿Cuál fue el premio y en qué lo usarán?

-El premio fue de setecientos mil pesos y es para la escuela. Desde la institución se decide en que se invierte, con el premio que trajimos también en dinero el año pasado se compró una computadora para el uso de los docentes.

¿Cuándo viajaron?

-Viajamos el lunes y llegamos a las nueve de la noche a Colonia Vignaud que es un pueblo que queda a cien kilómetros al norte de San Francisco. Dormimos en una Escuela Salesiana que hace ya mucho tiempo que nos abre sus puertas. Es gente buenísima que no tienen ningún problema en que vayamos, comparten con nosotros y los chicos son muy simpáticos y nos tratan muy bien. Ya el año pasado nosotros compartimos el hospedaje con chicos de una Escuela Salesiana de Río Cuarto y armamos un grupo con ellos y los chicos de Vignaud. Ellos se conocieron, quedaron en contacto y se van generando lazos entre las diferentes Escuelas Salesianas y la experiencia fue hermosa.

Fue un viaje relámpago porque el martes fuimos, competimos y nos volvimos porque la escuela estaba corta de vehículos y necesitaban el miércoles a la mañana el vehículo en la escuela y nos dijeron van el lunes y vuelven el martes, esas fueron las condiciones y si no teníamos que poner el vehículo nosotros como hicimos el año pasado que fuimos en el vehículo propio, pero yo en este momento no pude poner el mío, entonces tuvimos que ir y venir así. Hicimos ochocientos kilómetros un día y ochocientos al día siguientes.

Ellos se quedaron en el colegio porque tienen que seguir cursando…

-Los chicos se quedaron en el colegio. Nosotros el martes a la noche los dejamos y el otro profesor que viajó con nosotros que es el coordinador de toda el área de producción, volvió a la escuela, agarró su vehículo particular y se fue a 9 de Julio y yo me vine para Bolívar. Eran más de las doce de la noche cuando salimos y bueno tardé una hora y media en llegar a mi casa por cómo están los caminos rurales, porque están los caminos cortados y hay mucho barro.

María Florencia Celma trabaja en la Institución Educativa hace veinticinco años y define a la escuela “es la casa de mis alumnos y yo los voy a visitar todos los días”. “Es su casa y ellos me hacen sentir como si fuera la mía”. “Agradezco siempre a la escuela que nos apoye para hacer este tipo de locuras que a mí a veces se me ocurren y gracias a todos los chicos porque realmente apoyaron un montón y los mismos compañeros ayudaron para que sus compañeros estudiaran y también agradezco a la gente que arma estos concursos que realmente a las escuelas les sirven de mucho”.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img