Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

martes, 01 de junio de 2021
13.6 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Finaliza hoy la Semana Mundial del Parto Respetado

Se celebra desde 2004 con el fin de visibilizar los modos de atender los partos en el mundo y de promover el cumplimiento de los derechos de las personas gestantes y recién nacidas, vinculados al nacimiento.

- Publicidad -
- Publicidad -

“Un gran deseo es que podamos trabajar en forma interdisciplinaria, en donde obstétricas, ginecólogos, ginecólogas, pediatras, neonatólogos, puericultoras y doulas trabajemos con el mismo fin: el bienestar de la mujer que va a ser madre y de ese niño por nacer”, sintetizó Patricia Biscardi quien en su profesión boga por los derechos de la madre gestante y sus bebés.

Finaliza hoy la Semana Mundial del Parto Respetado, que se inició el 16 de mayo. Tal como lo explica la Sociedad de Obstetricia y Ginecología de la Provincia de Buenos Aires, esta efeméride se celebra desde 2004, impulsada por la ‘Asociación Francesa por el Parto Respetado’ y apoyada por UNICEF, OMS y otros, con el fin de visibilizar los modos de atender los partos en el mundo y de promover el cumplimiento de los derechos de las personas gestantes y recién nacidas, vinculados al nacimiento.

- Publicidad -

El lema elegido para este año es ‘El respeto por las necesidades de la madre y su bebé en cualquier situación’, y busca promover “la importancia de contemplar en las medidas de cuidado para Covid-19 los derechos de las personas gestantes y sus bebés”.

Patricia Biscardi, reconocida doula bolivarense, marca su perspectiva sobre el tema. “En primer lugar, a mi me gustaría que se llamara la Semana del Nacimiento Respetado ya que lo que hay que respetar es la manera de nacer. No importa cómo es el nacimiento, si un parto o mediante una cesárea, de cualquier manera los derechos de las mujeres y los niños deben ser respetados”, destacó.

“Si hay una semana significa que algo está faltando porque durante esta semana lo que se trata es de visibilizar la problemática que existe, la violencia obstétrica, y que se ve no solamente en nuestra ciudad sino a nivel mundial”, remarcó. “Cuando nosotros hablamos de nacimientos dentro del marco del amor y del respeto, teniendo en cuenta las necesidades de la persona gestante y de los bebés por nacer, hablamos de la importancia que tiene no solamente durante el momento del nacimiento sino a posteriori, a largo plazo, ya que tiene consecuencias. La manera en que nacemos tiene consecuencias en nuestra vida, es la impronta que recibimos; donde un parto es violento, la impronta que recibiremos será diferente a un nacimiento en el que la mujer haya sentido que se la ha respetado, se la ha escuchado y acompañado en las decisiones que tome, por supuesto basándose en la información que ella recibe”, resaltó.

Para los que no conocen del tema, “la función de una doula es un acompañamiento emocional durante todo el embarazo, el trabajo de parto, el parto y el posparto. Aportar además información sobre los derechos que tiene la mujer en el momento del nacimiento de su hijo y durante su gestación así como el tiempo posterior, que le permitirá tomar decisiones en cuanto a lo que ella desea y que no”.

“Además, lo que hacemos es ofrecerle herramientas no farmacológicas para el alivio de las distintas molestias que surgen durante el embarazo y el trabajo de parto. También le contamos cómo son los procesos, qué cosas le van a suceder, cómo se van a dar cuenta si están en un trabajo de parto y cuándo ir a la institución”, añadió ‘Pato’.

Patricia quiso especificar que las doulas no sólo acompañan los partos domiciliarios como comúnmente se cree. “Las doulas acompañan nacimientos en instituciones o en domicilio. En aquellos partos que son en los domicilios no estamos solas; lo que se hace es buscar un equipo de obstétricas que acompañen estos nacimientos. Por eso se llaman ‘partos planificados en domicilio’; durante todo el embarazo, la mujer si desea parir en su domicilio va a buscar un equipo médico que la acompañe y una doula si así lo desea”, recalcó.

Consultada sobre la situación en el marco de la pandemia que nos atraviesa, Patricia cuenta: “los partos en domicilio en Bolívar, más allá que los ha habido, no se han dado durante la pandemia debido mayormente a que era necesario buscar equipo que asistiera, que viniera de otro lugar, porque en esta ciudad no hay profesionales que lo asistan”.

Hay mitos sobre los riesgos de los partos domiciliarios que la experimentada doula busca desterrar. “Quiero aclarar que el parto planificado en domicilio es seguro, no es improvisado, se tienen en cuenta todas las medidas que hay que tener, los equipos tienen todo lo necesario para asistir ante una complicación. Es como tener una sala de parto en la casa”, expresó. Pato quiso poner de relieve además que en estos casos “el equipo que acompaña puede ir viendo la evolución del parto y hacer traslados sin urgencia. No se espera a último momento para trasladar a la mujer si es necesario”.

En esta pendemia lo que se ha visto, no sólo en el ámbito local sino a nivel mundial, es que se ha aumentado muchísimo el índice de cesáreas. Las mujeres se han encontrado muy solas porque no se permitía que sus acompañantes estén en las consultas a las que iban. Se han cancelado muchos turnos. Las mujeres han atravesado más solas estos procesos, hubo mucho más miedo porque no han tenido acceso a grupos de embarazadas en los cuáles compartir experiencias, a las charlas de pre parto que son súper importantes, las cuáles es clave que sean dadas por profesionales que estén actualizados, que entiendan de la fisiología del trabajo de parto y del parto”, se lamentó.

En cuanto a sus anhelos como profesional, Pato afirma: “mi mayor deseo es que las mujeres puedan tener a sus hijos en una institución como si estuvieran en sus casas, que se sientan respetadas, acompañadas, escuchadas y para eso hay que generar un vínculo. No importa el lugar en el que se da el nacimiento sino el entorno que se genera en ese momento; un entorno de intimidad, de respeto, de acompañamiento, de escuchar las necesidades de la madre y del niño, y garantizas los derechos. La pandemia ha hecho que muchos derechos no se cumplan”.

Para concluir, Patricia manifiesta otro afán. “Otro gran deseo es que podamos trabajar en forma interdisciplinaria, en donde obstétricas, ginecólogos, ginecólogas, pediatras, neonatólogos, puericultoras y doulas trabajen con el mismo fin: el bienestar de la mujer que va a ser madre y de ese niño por nacer. Es fundamental que cada uno de nosotros nos actualicemos para dar confort a esa díada”, cerró.

V.G.

spot_img
spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img