Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

martes, 07 de febrero de 2023
16.9 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Felipe Sánchez vive un presente ideal y sueña con ser jugador profesional

Un bolivarense en las inferiores de Ferro.

- Publicidad -
- Publicidad -

No es novedad que Bolívar cuenta históricamente con jugadores que pasearon su fútbol por distintos puntos del país y el mundo. Para lograr concretar un objetivo como ese, es necesario esmerilar y potenciar al máximo las cualidades de esos elegidos que cuentan con las condiciones necesarias para estar a la altura de las exigencias de la elite.

Es el caso de Felipe “Felipao” Sánchez, quien pudo completar su primera temporada en las inferiores de Ferro Carril Oeste. El delantero surgido en Talleres, quien supo pasear sus goles por Balonpié y que desde muy chiquito mostró claras intensiones de vivir del fútbol, hoy ya con 15 años, se encuentra trabajando para potenciar sus condiciones en el máximo nivel.

En febrero de este año llegó al club de Barrio de Caballito y allí se incorporó al trabajo de las inferiores de Ferro. A lo largo del año jugó 29 partidos oficiales de AFA, 12 de la liga oficial, 10 amistosos y otros encuentros ante selecciones. Anotó un total de 9 goles oficiales y 7 en amistosos. Se consagró campeón de la en Octava división de la zona B del campeonato de AFA. En semifinales derrotaron 5 a 0 a Quilmes y se quedaron con la final tras ganar de visitante en el Mario Alberto Kempes de Córdoba, 3 a 0 a Instituto.

Un inicio más que prometedor para Felipe, quien ya fue confirmado para integrar el plantel de Octava del 2023, de la mano de Mario Marcelo, su entrenador.

“La experiencia de este año fue muy positiva. Siempre le pedí a mi papá que si había pruebas para jugadores quería participar. Surgió Ferro y hoy ya estoy bien adaptado. La verdad es que al principio fue difícil estar lejos de casa, pero siempre quise hacer esto. Estoy muy contento y enfocado en el objetivo de llegar a ser jugador profesional”, expresó Felipe sobre el momento que vive haciendo lo que soñó desde muy pequeño.

Indudablemente el desarraigo es uno de los problemas más frecuentes en estas situaciones, la edad y la lejanía del terruño muchas veces son un factor negativo, “Felipao” pudo sortear ese escollo rápido: “el primer mes fue difícil, ya que era algo nuevo. Con el correr del tiempo me pude adaptar al ritmo de cómo se vive en Capital Federal. Al estar con mis hermanos, todo se hizo más fácil”.

Más allá de que al final, las condiciones son las que definen la calidad de un jugador, las condiciones físicas marcan diferencia en la elite: “el nivel de las inferiores de AFA es muy exigente, existe una gran diferencia con el fútbol de interior. Es difícil adaptarse, al principio me costó bastante estar al nivel, pero gracias a la gran pretemporada que hice y con algunos encuentros amistosos, pude igualar el nivel. Es un juego mucho más intenso, a medida que fueron pasando los entrenamientos mejoré mucho en lo físico. Aquí en Ferro se hace mucho hincapié en potenciar al jugador desde el gimnasio”.

Con el primer año de adaptación cumplido, las pretensiones para la próxima temporada ya están más claras: “El objetivo en lo grupal es ser candidato siempre, representando al club de la mejor manera. En lo personal seguir sumando minutos, mejorando y aprendiendo para potenciarme en todos los aspectos”.

Para cerrar, Felipe sabe que su presente tiene a muchas personas que aportan su granito de arena para que él pueda llegar: “le quiero agradecer a mi familia que siempre esta. A Nancy Colombo, Carla y Paloma que me ayudaron mucho. Al municipio, que me dio un fuerte respaldo y también a un incondicional grupo de amigos de mi papá. Poder vivir este presente significa mucho, siempre quise hacer esto, por lo que debo seguir entrenando y en mentalizarme para cumplir mí sueño”.

P.L.P.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img