Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

viernes, 01 de octubre de 2021
9.1 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Falleció José Luis Jaimerena, un emblema de nuestro taller gráfico

- Publicidad -
- Publicidad -

En La Mañana vamos de dolor en dolor. Se nos acaba de ir otro de los nuestros, de esos que a fuerza de tinta y sudor ayudaron a darle nombre a este diario. Falleció “el Vasco” Jaimerena, una verdadera institución de nuestro taller gráfico que alguna vez perdió la cuenta de los años que trabajó en esta casa.

Era apenas un chico cuando se incorporó a esta familia. Allá por principios de la década del 70, cuando hacer un diario era una verdadera artesanía y era preciso, además de un conocimiento experto del oficio, mucho tesón, amor por la actividad, pasión, entrega. El diario de entonces (y en muy buena parte también el actual) necesita de gente que no se permita a sí mismo que la hoja diaria, por la circunstancia que sea, no vea la calle todos los días.

- Publicidad -

Siempre hubo algo misterioso en ese inmenso taller del fondo de la Venezuela, contaminado por el espíritu laborioso, amante del oficio, de nuestros viejos y queridos ex compañeros de trabajo. Y el Vasco, el Vasquito Jaimerena, fue a lo largo de muchos más que 40 años un verdadero ejemplo en ese sentido. Hombre de una fidelidad y nobleza sin par, cascarrabias casi siempre con razón era, al mismo tiempo, un muchachón de sensibilidad extrema. Por eso nos queda la imagen de su lágrima el día que accedió a la jubilación. La recordamos como un premio que da la vida en estas empresas pequeñas, castigadas siempre por todas las crisis, provengan de donde sea. Suponía, entonces, que ya no tendría lugar detrás de la impresora off set que conocía tan bien como a un familiar cercano y se quebró al pensar que debía dejar, en algún rincón de esta vieja casona, sin más ni más, una buena parte de su propia vida solamente a merced del recuerdo. No fue así, por gracia de Dios, y el Vasco nos acompañó otros años más, hasta que una enfermedad lo obligó al retiro.

Pero hoy se nos fue del todo y la pena cala hondo. Hasta que volvamos a encontrarnos quizás en algún otro tiempo y dimensión. Seguramente ese día nos embriagaremos juntos con el olor a tinta y papel. Mientras tanto, querido Vasco, te honraremos haciendo que éste, tu querido diario, siga saliendo a las calles de Bolívar, todos los días.

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img